www.madridiario.es

El puente de la recuperación

lunes 05 de mayo de 2014, 10:35h

Al margen del análisis que hagan los políticos sobre la recuperación económica; al margen del diagnóstico de los economistas sobre el estado real de esa recuperación, el barómetro de la calle es la prueba del algodón: no engaña, y lo que llamamos "la calle" demuestra que la pesadumbre, la desazón y la melancolía se baten en retirada, porque de otra manera no se entiende que estando tan cercana la Semana Santa y la gran escapada nacional que ésta produjo, se haya repetido el mismo efecto de evasión en el puente del 1 de mayo, donde incluso se han batido las cifras de automóviles en las carreteras, de huéspedes en los hoteles, de buscasoles en las playas y de viajeros por todos los confines de nuestra geografía.

Se puede argumentar que era primero de mes y la paga estaba por estrenar; que muchos desplazados iban a sus pueblos, o a sus segundas viviendas, pero aún en estos casos, para desplazarse hay que gastar dinero, ya sea en gasolina, en tren, autobús o avión, y además, cuando uno se traslada de un lugar a otro, generalmente se toma una cervecita en el camino.

Estando tan reciente la Semana Santa, nadie podía esperar que unos días después, la carretera volviera a convertirse en protagonista de una gran evasión, que en algunas salidas de Madrid hubiera caravanas de 40 kilómetros y que se tardara cuatro horas en hacer recorridos de poco más de 100 kilómetros. Esto da idea del frenesí por la salida, por escaparse, por aprovechar el puente.

Y a todo esto, y a pesar de ello, ciudades como Madrid, no se quedaron vacías, o por lo menos los que no salieron fuera, sí lo hicieron dentro. El Parque de Atracciones, a tope, con largas colas de espera para acceder a las atracciones; en el Parque de la Waner, aparcamientos saturados de vehículos, como en los de muchos grandes centros comerciales; aglomeraciones en restaurantes, bares, cafeterías, comercios y salas de espectáculos. Todo esto no es casual. Todo esto responde a un estado de ánimo, que desde luego empieza en el bolsillo.

No sé si hay más gente que tiene trabajo, si hay menos miedo a perderlo, si hay presupuesto para gastar en ocio, o se emplea antes en ocio que en pagar deudas, si hay menos temor a gastar, pero los datos están ahí y la realidad evidencia que hay algo más que brotes verdes. Ojala no sea el sueñoo de un puente de primavera.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.