www.madridiario.es

Opinión

Valentín Requena.
Valentín Requena.

La Primavera, ¡Por fin!

Por Valentín Requena
sábado 22 de marzo de 2014, 09:41h
La primavera cambia notablemente no solo el escenario donde se juega al golf, sino que el propio jugador experimenta un cambio notabilísimo a la hora de coger la bolsa y poner la proa a un campo de golf.

Los campos comienzan a tomar ese color verde intenso que tan agradable es a la vista, pero sin embargo tiene una serie de contraprestaciones de cara al sufrido jugador. Hay que ver como se pone el raf, si así tal como se pronuncia, de tal suerte que muchas veces hace falta una excavadora para sacar la bola, a no ser que la patrulla de mantenimiento haya pasado la máquina por allí unos minutos antes. Y qué decir de los grines recién pinchados.

Maravilla de las maravillas. Nunca se sabe si la bola va a coger la caída prevista o un camino alternativo que el jugador nunca había sospechado, rodando con ese trotecillo saltarín que siempre es el preludio de un golpe desastroso. Pero bueno todo se da por bien empleado para que en pocos días estén los diferentes campos en un estado óptimo en la mejor estación del año para la naturaleza. Y hablando de naturaleza los trinos de los pájaros, en un estado de calentura sexual tremenda, dado que es la época del apareamiento. El pato no deja ni a sol ni a sombra a la pata, pero en el momento que salgan los retoños, el muy irresponsable, dejara a la hembra sola para que la pobre cargue con su prole. Vaya morro. Ya me gustaría saber qué es lo que se dicen en esos gorgoritos, seguro que alguna cochinada que otra, pero bueno, viva la explosión de la primavera.

Los jugadores nos despojamos de protección invernal en cuanto a ropa se refiere. Por fin vamos a poder movernos con más soltura. Fuera por lo tanto ese cortavientos que hace ruido cuando hacemos el swing, fuera el guante de la mano derecha, terminaremos de jugar con el bajo de los pantalones seco, dejaremos de suspirar con un caldo hirviendo, abandonaremos los gorros de lana y las orejeras, etc. Es hora, por fin, de dar la bienvenida a la crema solar, a los pantalones cortos, a los polos de manga corta, a las gafas de sol, y a la gorra para que a más de uno no se le tueste la calva. Comenzaremos a sudar y a añorar esa ducha reparadora al término de la vuelta. Lo malo para los jugadores es que ahora comienzan a ir a los campos todos aquellos que han tenido invernando los palos y por ese motivo la afluencia será muchísimo más grande y habrá que esperar turno. Y es que nunca llueve a gusto de todos y lo que para unos es bueno, para otros no lo es tanto.

Es un tiempo nuevo que nos lleva a practicar más y a fijarnos en nuestros jugadores favoritos. Ya están en marcha los torneos estrella de los circuitos europeo y estadounidense. Dentro de nada ya el Masters. Comienzan las noticias de este mundillo tan nuestro. Que si Tiger estará listo para el primer major, que si alguno de los españoles podrá optar a su primer grande, miraremos con más insistencia las dos órdenes de mérito y el rancking mundial. Acabó por lo tanto el largo invierno donde todas estas noticias han estado un tanto aletargadas y es que llego la tan esperada primavera.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios