www.madridiario.es

El poblado de Santa Catalina vuelve a estar habitado

Por Lucía de la Fuente
jueves 06 de marzo de 2014, 07:32h
En octubre de 2011 se dio por concluido el desmantelamiento del asentamiento chabolista más antiguo de Vallecas: el poblado de Santa Catalina. Tras años de abandono institucional, el terreno vuelve a estar habitado por familias sin recursos. IU pedirá explicaciones en el Pleno del distrito.
  • Ángel Horcajada posa junto a su infravivienda

    Ángel Horcajada posa junto a su infravivienda
    Juan Luis Jaén

  • La zona sigue llena de escombros

    La zona sigue llena de escombros
    Juan Luis Jaén

  • Una excavadora trabaja en el terreno

    Una excavadora trabaja en el terreno
    Juan Luis Jaén

  • Interior de la infravivienda (cocina y chimenea)

    Interior de la infravivienda (cocina y chimenea)
    Juan Luis Jaén

Hace más de dos años que el poblado chabolista de Santa Catalina, en el barrio de Entrevías (Puente de Vallecas), es historia. Allí residían más de 130 familias y su desmantelamiento se contemplaba dentro de un programa que pretendía erradicar el chabolismo histórico de Madrid. Sin embargo, a día de hoy ese espacio, que es zona verde de acuerdo con su calificación por el Plan General de Ordenación Urbana, no está vacío: residen tres familias con trece personas, siete de ellas menores de edad. Desde su vaciamiento el mayor uso que se había dado a la zona, próxima a las cocheras de la EMT, era servir de contenedor de escombros.

En una de las infraviviendas habita Ángel Horcajada Martínez, de 66 años y natural de Guadalajara, que invita a Madridiario a conocer su casa al mismo tiempo que explica que no quiere vivir allí, pero que no encuentra otra alternativa. Dentro de las carencias que innegablemente tiene una chabola, ésta tiene 'buenas' condiciones. Dispone de un cuarto de baño, una habitación, cocina-salón y chimenea. Todo funciona con luz eléctrica, 'pirateada'. Y es que Horcajada dice que ha sido albañil toda su vida y ha arreglado el habitáculo "lo mejor posible" para poder vivir con su mujer y sus dos hijos, de 8 y 10 años. Desde hace siete años no trabaja y desde hace dos no recibe "ningún ingreso": "No quiero meterme en un piso 'de patada' como hace la gente, pero tampoco quiero estar aquí; qué hago, ¿robar?", se pregunta. 

La familia, que vive en la infravivienda vallecana desde junio del año pasado, no cobra la renta mínima de inserción (ayuda económica que puede solicitar quien no tiene ingresos ni propiedades), ni pensión de jubilación, ni nada, pero no saben por qué. Horcajada se confiesa analfabeto. Dice que no están empadronados en el distrito porque no saben cómo hacerlo y que "nadie" de Servicios Sociales les ha ofrecido solución alguna. "Vino la Policía Municipal y nos dijo que teníamos que desalojar, pero ya está", señala. Rosario Jiménez, su pareja, hoy no está en casa. Ha acudido a la Fundación Secretariado Gitano, ONG que de  vez en cuándo les echa una mano (ella es gitana). Los niños están en el colegio. "Nunca han dejado de ir a clase, a no ser que esté lloviendo o algo así, que me da pena llevarlos", afirma.

Además de la de Horcajada, en el terreno tiene instalada su chabola otra familia gitana de siete miembros (que nunca llegó a abandonar el poblado) y una pareja de rumanos. Uno de los vocales vecinos de Izquierda Unida (IU) en Puente de Vallecas, Jorge Madrigal, pedirá explicaciones sobre este asunto en el pleno del distrito, que se celebra este jueves. Desde la Junta Municipal de Puente de Vallecas se asegura que la zona "se vigila constantemente y se actúa para que no se instalen indebidamente nuevas infraviviendas".

El programa de erradicación del chabolismo en Madrid arrasó con más de dos mil chabolas en poblados como La Quinta, Mimbreras (I y II), Pitis, Plata y Castañar, Chabolas del Cristo, Trigales, El Salobral, El Cañaveral o Puerta de Hierro y contó con la implicación del Gobierno autonómico y local pero no consiguió acabar con el problema. La principal asignatura pendiente de la lucha contra la exclusión residencial es la Cañada Real, para cuya solución aún no hay acuerdo firmado, y El Gallinero (Villa de Vallecas), poblado donde la mayoría de sus habitantes son niños.

Más información:

2008: El Ayuntamiento desmantelará el poblado de Santa Catalina

Así fueron los realojos en Santa Catalina: de la chabola al 1º A

2011: Concluyen los realojos en Santa Catalina

 

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios