www.madridiario.es
Campo de fútbol municipal
Campo de fútbol municipal

El deporte español, en la cuerda floja

Por Enrique Villalba
miércoles 11 de septiembre de 2013, 08:00h

La negativa del COI a organizar los Juegos de 2020 en Madrid ponen al deporte madrileño en una situación muy delicada. Sin patrocinadores ni ayudas públicas, su labor social, deportiva y de promoción de la marca España queda en la cuerda floja.

Finalmente, los Juegos no vendrán a Madrid y el deporte español afronta su abismo. En Buenos Aires, nadie hablaba de las estrellas tienen el futuro asegurado. El problema está en los deportes minoritarios y los profesionales de nivel medio. A nadie le extraña que se multipliquen casos como el de la desaparición del mundialmente famoso BM Atlético de Madrid, el pago de los gastos para acudir a competiciones por parte de los deportistas como le ha ocurrido al piragüista Carlos Pérez Rial 'Perucho', o el patrocinio de una empresa angoleña de la selección de hockey sobre hierba para que el equipo más laureado de la historia de este deporte acuda al mundial en este país africano.

Y cuanto más se baja en el escalafón, más penurias sufre el deporte. El Euskaltel, decano del ciclismo español, se ha salvado de desaparecer gracias a Fernando Alonso, que ha comprado la entidad. El Dridma de Rivas, de la primera división de softbol, no pudo acudir a la 'Cup of cups' europea por la eliminación de las subvenciones regionales. Y así hasta las categorías inferiores y el deporte aficionado. Las familias están teniendo que asumir las subidas en los precios de las fichas y la externalización de servicios deportivos en las ciudades, como el caso denunciado por la asociación de vecinos de La Elipa.

Para ahorrar, los equipos están teniendo que pagarse el material básico para jugar y han regresado al 'tupper', la venta bizcochos y lotería, y la cabaña en las fiestas del barrio para sacar dinero. Y aún así no llegan. "No nos pueden acusar de no luchar por el deporte español. Somos productivos en cuanto a resultados y nos buscamos los patrocinadores, pero nos han dejado solos", comenta un medallista olímpico, con la condición de que no citemos su nombre.

Las soluciones pasan, a juicio de los expertos, por incrementar las ayudas públicas, tal y como comprometió el ministro de Deportes, José Ignacio Wert, en Buenos Aires. Pero, sobre todo, aseguran que es imprescindible que se incremente la labor de patrocinio del deporte que realiza de la sociedad civil y, más concretamente, las empresas. Sin embargo, estas también han recortado significativamente sus aportaciones. En esta situación, el deporte español está abocado a reducirse, lamentablemente, hasta un nivel asumible a los tiempos y las circunstancias. Pésima noticia porque, tal y como dijo Alejandro Blanco, presidente del Comité Olímpico Español, si se preguntase a las federaciones qué país elegirían para organizar sus campeonatos mundiales, más de la mitad dirían que vendrían a España por su nivel deportivo y de servicios. Una auténtica desgracia, según algunos responsables públicos, porque el deporte está siendo nuestro mejor embajador y una argamasa social que está trayendo las únicas alegrías a la ciudadanía en plena crisis.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios