www.madridiario.es

La muestra reúne imágenes de distinas épocas de la sociedad española

Los fotógrafos de la 'Escuela de Madrid', en el Museo Municipal de Arte Contemporáneo

Los fotógrafos de la 'Escuela de Madrid', en el Museo Municipal de Arte Contemporáneo

jueves 14 de diciembre de 2006, 00:00h

El Museo Municipal de Arte Contemporáneo acoge desde este jueves la exposición 'Escuela de Madrid. Fotografía, 1950-1975', que recoge un repertorio de imágenes de los fotógrafos que integraron la llamada Escuela de Madrid, como  Gerardo Vielba, Juan Dolcet, Leonardo Cantero, Francisco Gómez, Fernando Gordillo y Gabriel Cualladó.

A la inauguración de la muestra han asistido a la presentación el director general de Patrimonio Cultural del Área de las Artes, Juan José Echeverría; la comisaria de la muestra, Mónica Carabias; y el director del museo, Eduardo Alaminos. La 'Escuela de Madrid' retrató con rigurosidad y profesionalidad la sociedad española de su tiempo y sus integrantes fueron los protagonistas de un movimiento renovador que, pese a sus limitaciones, supuso un intento honesto de romper con  el academicismo de la época.

Esta exposición es una invitación a recorrer un país y un tiempo definitivamente clausurados, en un registro muy amplio de aspectos de la vida cotidiana de entonces. Ciudad y medio rural, mujeres de negro y niños jugando, zapateros remendones y comerciantes de ultramarinos, grupos familiares y ociosos paseantes, muros blancos y pintadas, curas y monjas, toreros, artistas plásticos y fiestas populares. Un poliédrico retrato con un tratamiento realista la mayor parte de las veces, pero también con un marcado acento poético, realizado por un grupo de excelentes fotógrafos que oxigenaron el estancado mundo de la fotografía oficial de la época.

La 'Escuela de Madrid' supuso una evolución respecto a las estructuras fotográficas de décadas anteriores, llevando a cabo una renovación que, apartándose de la estética pictórica, abordó una nueva que miraba hacia Europa y a la condición humana. La fotografía se presentaba ahora como un  lenguaje con características propias. El objetivo continuaba siendo documentar la realidad que les rodeaba, pero sin simbolismos.

La aspiración del grupo no fue llevar a cabo una revolución sino una renovación. La fotografía se encontraba en un profundo desgaste, anquilosada en un estética saturada de amaneramientos y sublimaciones. Era necesario que la fotografía se replanteara su futuro y dejase cerradas las puertas del pasado. Si hubo una actitud que caracterizó la postura de este grupo fue la del respeto hacia los maestros, así como de la tradición que de una u otra manera se había tejido. Por todo ello que esta escuela debe ser considerada como uno de los pilares fundamentales en el origen de la fotografía española contemporánea.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.