www.madridiario.es

'El Rulo' está acusado de los delitos de asociación ilícita y suministro de explosivos

El abogado de 'El Rulo' dice que la única prueba contra su cliente es una declaración de otro acusado

miércoles 20 de junio de 2007, 00:00h

El abogado defensor de Raúl González, Endika Zulueta, ha destacado que la principal prueba incriminatoria contra su cliente fue una declaración de otro de los acusados Iván Granados, que aseguró en dependencias de la Guardia Civil que José Emilio Suárez Trashorras le había confesado que fue González quien le había proporcionado la dinamita. Endika Zulueta ha recordado que Granados hizo esta confesión después de que los agentes le prometieran "una pizza y que le pondrían en la calle".

Zulueta ha declarado que le mostraron a Granados fotos de su defendido, conocido como "El Rulo", y que el joven asturiano no le reconoció en ningún caso. También ha recordado que González sólo trabajó en Mina Conchita, de donde se extrajeron los explosivos utilizados en los atentados, hasta el 7 de diciembre de 2003 y que fue él quien pidió el cambio a otra explotación de la misma empresa, Mina Collada. "Cambia porque le viene mejor y pide ir a una mina donde el control de explosivos es mayor y no hay tantos problemas como en Mina Conchita", ha declarado el abogado que ha intentado mostrar la incongruencia de que una persona acusada de traficar con explosivos pida este cambio a un lugar donde sería más difícil robar dinamita.

Raúl González Peláez, alias "El Rulo", está acusado de los delitos de asociación ilícita y suministro de explosivos, por los que la Fiscalía solicita en su caso un total de 8 años de prisión. "El Rulo" trabajaba como minero-artillero en Mina Conchita, donde había sido compañero de José Emilio Suárez Trashorras. Se encargó de proporcionar al ex minero asturiano la dinamita que éste le solicitaba y de esconderla en el monte a cambio de cocaína, según la fiscal Olga Sánchez. Actualmente se encuentra en libertad con cargos y permaneció dos años en prisión.  Durante la exposición de sus conclusiones definitivas Zulueta ha destacado que su cliente ha sufrido una vulneración del principio acusatorio ya que en un inicio, cuando se produjo su encarcelamiento se le imputaba también un delito de pertenencia a banda terrorista islamista. "No había salido en su vida de su pueblo, Tineo, y no había visto a un árabe en su vida", ha dicho Zulueta. 

En este sentido, también ha explicado que durante el desarrollo del proceso su cliente "pensaba" que "lo tenía engañado" ya que a lo largo de las diferentes sesiones de la vista "nadie hablaba de él". Y es que, según ha recordado el letrado, "no existe ninguna prueba contra él". "¿Cómo puede ser que 23 acusaciones y 3 fiscales no aporten ninguna prueba contra él?. Además, ha acusado a la Fiscalía de haber renunciado a valorar la existencia de indicios que demostrarían la nula implicación de "El Rulo" en los hechos de que se le acusa porque no era necesario investigar "si ya tenían a un minero".

También ha recordado que las acusaciones han ido variando a lo largo del juicio entre la teoría de "quién no ha sido" y la de "han sido otros", "un partido de pin pon en el que las defensas no han participado". En esta misma línea, ha subrayado que nunca ha visto en un proceso que se ocuparan tantas jornadas en dedicarse a averiguar quién no ha sido el culpable del delito. "Se ha pasado mucho tiempo hablando de 'los otros', que si 'la cuarta trama', que si 'el quinto elemento'....pero veníamos a otra cosa, a hablar de las 28 personas y de los hechos que se les imputan y ver que pruebas había contra ellos".  Durante su intervención, también ha valorado otros indicios existentes contra su cliente como la existencia de llamadas entre "El Rulo" y Suárez Trashorras y ha precisado que se le acusa de pertenecer a una asociación, conocida como la trama asturiana.

"La única trama es que todos los acusados son de Asturias", ha declarado, apuntando a que la Fiscalía no cuenta con ningún indicio criminal. El letrado también ha señalado que todas las partes presentes en el proceso parecen estar de acuerdo en unas premisas básicas, es decir, "que fue un grupo yihadista, que cometió los atentados con explosivos de Mina Conchita, que intentó atentar contra el AVE y que los miembros del juicio se suicidaron en Leganés". "Falta la intervención de las 28 personas que están acusadas". Zulueta ha puesto de manifiesto, por otra parte, los beneficios promocionados por la publicidad de la vista oral. En este sentido, ha asegurado que además de lograr que la sociedad española haya percibido lo que es un juicio en nuestro país, ha logrado que se profundizara en las garantías judiciales de sus clientes. "El sistema funciona y hay que decirlo",  ha indicado el abogado defensor.

Secreto de la causa
El defensor ha puesto de manifiesto el perjuicio para los acusados provocado por el secreto de la causa, que se mantuvo entre el 11 de marzo de 2004 y el 25 de abril de 2006. Ha destacado que los letrados únicamente tuvieron 7 meses para estudiar "más de 1.000 folios y no sé cuantas piezas abiertas". "Ha sido una carrera que empezamos con los pies atados y el fiscal, que iba corriendo, nos dice: 'no sé de que te quejas, tú también corres'. Vamos con los pies atados pero vamos a ganar nosotros", ha afirmado el abogado, que también ha destacado que este secreto provocó que se realizara un interrogatorio a su cliente introduciendo preguntas sobre temas que él desconocía.

Entre ellas se le interrogó por los motivos por los que él pensaba que Suárez Trashorras ha asegurado que era él en que proporcionó la dinamita. "Resulta que Suárez Trashorras nunca ha dicho eso", ha apostillado Zulueta. "Raúl ha estado dos años en la cárcel y cuando preguntaba por qué estoy en la cárcel tengo que decir que no lo sé porque la causa esta secreta", ha añadido. "No sé si no están todos los que son. Lo que sí sé es que todos los que están no son y Raúl González no es", ha finalizado.

 

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios