www.madridiario.es
Malos humos

Malos humos

jueves 23 de mayo de 2013, 00:00h
La Comisión Europea acaba de dar un varapalo –otra buena noticia que unir a la colección- al Gobierno municipal de Ana Botella, al negarle la prórroga para cumplir con la normativa europea sobre niveles de contaminación. Madrid, dice Europa, debe adoptar medidas más estrictas.
Difícilmente se podrá encontrar un asunto en el que lo objetivo y lo subjetivo vayan tan de la mano. Resulta claro y evidente que la contaminación se mide. Al microgramo. Pero luego son muchos los factores subjetivos que nos llevan a pensar que una ciudad está más o menos contaminada. Además, en Madrid ha habido una fuerte polémica con grupos ecologistas y de la oposición sobre el cambio de ubicación de las estaciones medidoras, en lugares mucho más “cómodos” a la hora de determinar niveles de contamnantes, según denuncian los ecologistas, pero ciñéndose a las instrucciones del  Ministerio de Medio Ambiente, según el Gobierno local.

En cualquier caso, es cierto que Madrid presenta, especialmente en determinadas épocas del año y bajo unas concretas condiciones meteorológicas, una boina negra que salta a la vista sin necesidad de ser un experto. Y también lo es que la ciudad ha mejorado muchísimo en lo que a contaminación atmosférica se refiere: algunos tenemos suficiente edad para recordar los tiempos en que el encendido de las calefacciones –de carbón mayoritariamente- disparaba todas las alarmas, hasta el punto de hacer necesario en algunos años tomar medidas drásticas como limitar sus horas de funcionamiento.

Ahora, Europa exige más medidas. Se lo dice a Madrid, pero también a una docena de capitales europeas más, que tampoco cumplen, entre otras la extraecológica Copenhague. Tal vez la directiva sea tan estricta que su cumplimiento resulte poco menos que imposible. Y si se hace caso a quienes piden más dureza en las restricciones, especialmente al vehículo privado, cabría preguntarse si la limitación de entrada de vehículos en la ciudad, o en su zona central, o el establecimiento de peajes, es compatible con la actual situación económica. Y también, si los ciudadanos estarían dispuestos a cumplirlos y dejar el coche en casa.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios