www.madridiario.es

CCOO teme que la ley de Viviendas Rurales dispare los incendios forestales

sábado 27 de abril de 2013, 00:00h
La ley regional de Viviendas Rurales Sostenibles, que permite construir, a partir de más de seis hectáreas, en suelo rural que no esté protegido, incrementa "gravemente" el riesgo de incendio y sus consecuencias, según bomberos y agentes forestales de CCOO de Madrid, que exigen su "inmediata" derogación.
El sindicato lo ha denunciado este sábado en un comunicado en el que califica esta ley de "disparate" y asegura que solo beneficia a una minoría integrada por grandes propietarios de terreno.

La ley, aprobada en diciembre pasado por la Asamblea de Madrid solo con los votos del PP, ha sido recurrida el 27 de marzo por el Partido Socialista de Madrid (PSM) en el Tribunal Constitucional al estimar los socialistas que crea "en la práctica un uso residencial en el suelo rústico".

"Construir viviendas dispersas en pleno monte disparará el riesgo de incendios forestales, agravará sus consecuencias y dificultará las labores de extinción", afirma el sindicato.

Además de los efectos "irreversibles" que conlleva al medio ambiente y al paisaje, los agentes forestales y los bomberos de CCOO consideran que es su deber alertar a la sociedad madrileña sobre las "gravísimas" consecuencias de la nueva ley.

"La nueva norma supone también un factor añadido que distorsiona el trabajo de los medios de extinción, incrementando notablemente el ya de por sí elevado riesgo para la seguridad de los bomberos, agentes forestales, fuerzas y cuerpos de seguridad y personal sanitario", añade.

Ambos colectivos entienden que la existencia de viviendas diseminadas en pleno medio natural crea un verdadero "cóctel explosivo", introduciendo un factor de riesgo añadido "injustificable" para una actividad ya de por sí peligrosa.

Además, sostienen que la nueva ley "incrementará" las hectáreas quemadas de bosque y puede suponer "una amnistía encubierta" para legalizar viviendas construidas en pleno monte al margen de las leyes urbanísticas, "incluso con carácter retroactivo", ha apuntado José Luis Díaz, agente forestal y delegado de CCOO.

Como ejemplo de estos efectos "perniciosos", el sindicato recuerda el incendio de Robledo de Chavela, Valdemaqueda y Santa María de la Alameda del pasado verano -en el que tuvieron que ser desalojadas unas 2.000 personas de varias urbanizaciones-, que arrasó 1.500 hectáreas de terrenos protegidos de alto valor ecológico.

"Si no teníamos bastante con urbanizaciones situadas en pleno monte, implantar ahora viviendas aisladas y dispersas en el medio natural es un disparate que convierte el medio natural madrileño en un polvorín, poniendo en grave peligro a todos los profesionales que trabajan en la extinción", advierte.

Por todo lo expuesto, los agentes forestales y los bomberos de CCOO de Madrid exigen la "inmediata" derogación de una ley que, a su juicio, va en contra del interés general de los madrileños, añadiendo un factor de riesgo a la ya de por sí arriesgada labor de los trabajadores del operativo de extinción de incendios forestales.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios