www.madridiario.es

El Gobierno amplía la jornada laboral de los funcionarios

martes 31 de enero de 2012, 00:00h
El Gobierno extendió por Ley la semana laboral de 37,5 horas para todo el personal público de todas las administraciones pasando a la historia la jornada de 35 horas semanales. Una decisión no exenta de polémica y protestas sindicales.
De esta forma, la ampliación de la jornada de 37,5 horas semanales a la función pública de todos los niveles administrativos se ha ido extendiendo progresivamente.

La Comunidad dictó las instrucciones para aplicar esta jornada semanal, que estuvo vigente hasta el 31 de diciembre para unos 54.000 empleados públicos, las cuales podrán modificarse si se llega a algún acuerdo con los órganos de representación sindical. Los sindicatos anunciaron que recurrirán esta medida.

En cumplimiento de la Ley de Medidas Fiscales y Administrativas, el incremento de la jornada de 35 a 37,5 horas ha sido negociado en las Juntas de personal, Mesas sectoriales y en la Mesa General de Negociación de los Empleados Públicos, aunque sólo ha habido acuerdo en la Mesa de Sanidad para el personal médico y de enfermería.

La medida se adoptó después de que diferentes responsables regionales negociaran la jornada en las correspondientes Juntas de Personal y Comités de Empresa y en la propia Mesa General de Negociación de los Empleados Públicos, sin que se llegara a ningún acuerdo a excepción del ámbito sanitario referentes a médicos y enfermeras. Según el Gobierno regional, la Administración autonómica y los representantes sindicales se reunieron en 37 ocasiones en comités, con el fin de ajustar el calendario laboral a la peculiaridad de cada órgano, y en otros siete encuentros en la Mesa general.

Estas instrucciones recogen las horas que se deberán realizar en todos los tipos de jornadas existentes entre los funcionarios de la administración y servicios, con excepción del destinado en el ámbito del Servicio Madrileño de Salud, y todo el personal laboral incluido dentro del ámbito de aplicación del Convenio Colectivo para el personal laboral al servicio de la Comunidad de Madrid.

En total, se regula el tiempo de trabajo de unos 54.000 trabajadores, quedando excluido el personal estatutario del Servicio Regional de Salud y los docentes no universitarios. Para aquellos que tengan jornadas ordinarias se establecen dos tipos de alternativas según las necesidades de los centros de trabajo: o bien realizan 1.650 horas anuales en 220 jornadas de trabajo o 1.645 horas al año a desarrollar en 235 jornadas.

En relación a la jornada nocturna, se establece que tendrá una duración de 1.470 horas anuales a realizar en 147 jornadas de trabajo al año; y en el caso de jornadas especiales hay dos modalidades: las jornadas de 24 horas sufren un incremento anual de cuatro jornadas y en el caso de las jornadas de 12 horas, el número a realizar se aumenta en ocho jornadas al año. No obstante, este crecimiento de las jornadas especiales se puede cumplir en jornadas completas, parciales o bolsa de horas, con finalidad formativa, preventiva o preestacional.

Todos los sistemas de control horario deben adaptarse a los nuevos horarios. Además se establece que no se puede producir ningún tipo de modulación de la jornada laboral para periodos veraniegos o festividades que suponga un menoscabo en el promedio semanal de 37,5 horas.

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella aprobó en septiembre la ampliación a 37,5 horas semanales de la jornada laboral de sus empleados públicos, establecida por el Gobierno central, pese al rechazo de los sindicatos a esta medida.

Botella reconoció que "las sesiones negociadoras culminaron sin poderse alcanzar acuerdos porque las organizaciones sindicales han manifestado su negativa a acordar concreciones y desarrollos de una normativa de la que discrepan en su origen".
     
La alcaldesa precisó que este incremento de la jornada laboral es compatible con el mantenimiento del cierre de las oficinas municipales a las 17 horas, establecido en la pasada legislatura para ahorrar y para permitir la conciliación de la vida laboral y familiar de sus empleados. Esta modificación obliga a la supresión de las jornadas reducidas de verano y en la semana de San Isidro, cuando tradicionalmente se adelantaba la salida una hora. Además, a partir del 1 de enero de 2013 se suma a esta modificación la reducción a tres de los días por asuntos particulares y la supresión de los denominados "moscosos.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios