www.madridiario.es

Una exposición interactiva que despierta los sentidos

martes 20 de noviembre de 2012, 00:00h
El libro como.., es . es una muestra organizada por la Biblioteca Nacional de España y Acción Cultural Española (AC/E) dentro de los actos del Tricentenario de la institución cultural más antigua del país, presenta a través de 200 piezas una aventura que nos lleva al mundo de los libros de artista y libros objeto, pertenecientes a la colección de la BNE. Por primera vez, el visitante será el protagonista de una exposición en la que interactuará con las piezas a través de sonidos, música, escenas cinematográficas, voces en off, etc.

La BNE, AC/E y la profesora e investigadora de la Universidad de Barcelona, de la ESMUC y de la URL, Magda Polo, han propuesto para una de las secciones de la exposición a lectores anónimos que seleccionaran los más de 500 textos que, según su criterio, son los que mejor describen a un personaje de la literatura universal y que formarán parte de la muestra junto a obras plásticas, documentales y gráficas de artistas como Picasso, Miró, Saura o Tàpies.

Esta novedosa iniciativa se puso en marcha a través del canal de Facebook de la BNE y de Acción Cultural Española, donde los interesados en participar han estado enviando sus propuestas desde el mes de febrero de 2012. Al finalizar la exposición se realizará un E-book, un libro de narraciones editado con el contenido que han elaborado los visitantes de la exposición en la sección El libro como destino, lo que se denomina ‘cadáver exquisito’.

La exposición se estructura en nueve secciones que muestran los aspectos sensoriales del libro:

El libro como cazador de instantes: el libro es un cazador de instantes, congela narraciones, elabora documentos para la memoria. Casi siempre desvelan algo que estaba escondido. Cazando instantes, los libros nos sorprenden continuamente.

El libro como poética de la mirada: la creación, edición y producción de libros son susceptibles de una cantidad insospechada de detalles, ya sean referentes a la aplicación tipográfica, al diseño de la cubierta, a los elementos que comulgarán en la caja de composición o al manipulado de sus acabados. El libro es un todo pero también es la suma de todas sus partes.

El libro como música: las partituras musicales no dejan de ser libros escritos con notación musical. Es a partir de las segundas vanguardias del siglo xx, cuando el músico explora nuevas formas de escribir su música, llegando al extremo de rozar el límite de lo sonoro para pasar a ser puramente música visual, un tipo de música que muchas veces no es audible, no puede ser ni interpretada ni escuchada.

El libro como destino: el destino del libro parece dialogar con la idea del libro tradicional y con la del e-book, este último promulgado por las nuevas tecnologías y nuevos soportes. Los e-books mantienen características esenciales de los libros en soporte papel pero incorporan nuevos aspectos que los enriquecen y facilitan su lectura y difusión.

El libro como manjar: pensar en el libro como manjar implica, indudablemente, entender  el libro como alimento exquisito, como alimento del alma. El libro nutre los pliegos más profundos de nuestro espíritu. Las horas de lectura aparecen como citas inevitables para saciar el hambre de saber.

El libro como libro de artista: lo pictórico, lo escultórico y lo literario pasan a formar parte de la esencia del libro tratado desde el punto de vista artístico. Los libros de artista o libros objeto inauguran una nueva categoría de libros, con un carácter interdisciplinario que ofrece a los artistas múltiples posibilidades.

El libro como deseo: Muchas páginas de la literatura universal se han teñido de erotismo con la finalidad de colmar un anhelo de saciabilidad. El erotismo ha sido un cebo destacable para muchos artistas que han dado rienda suelta a sus instintos más voraces en sus manifestaciones artísticas, auspiciados por relatos en los que el sexo y el deseo se han citado en miles de historias.

El libro como herida: toda herida se corresponde con una lesión, con un traumatismo. No solo existen heridas físicas, también las hay psicológicas. Ni todas las heridas son en la piel, pueden producirse en la cubierta de un libro, en las notas a pie de página... Los libros han sido considerados, en algún periodo y en la mayoría de culturas, elementos peligrosos por sus contenidos, ya que han ayudado al hombre a ser libre, a pensar sin ataduras…

El libro como viaje: a través de la fantasía los libros han relatado las exploraciones más inverosímiles de todos los continentes de ficción. los viajes requieren un tiempo y una intensidad. Pueden ser un paseo, un éxodo, una odisea, un periplo... Cada uno de ellos una aventura y una manera diferente de vivir el tiempo y el espacio.

Con motivo de la exposición se ha editado un catálogo que, en sí, ya es un libro de artista y en el que el lector/comprador será el que escogerá su diseño final. Un libro sin acabar de encuadernar y con nueve sobrecubiertas (una por cada área temática de la exposición) más un juego de títulos. El lector podrá elegir qué sobrecubierta, título y composición gráfica quiere para acabar el catálogo, permitiéndole así crear un libro único, su propio libro.

Redacción : madri+d. Fuente BNE


Lugar: Biblioteca Nacional de España. Paseo de Recoletos 20-22 , 28071 Madrid
Fecha: hasta el 13 de enero de 2013
Horario: De martes a sábados de 10:00 a 21:00 h.. Domingos y festivos de 10:00 a 14:00 h..
Enlace: El libro como….

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios