www.madridiario.es

Diviertt contraataca y reparte las responsabilidades

miércoles 07 de noviembre de 2012, 00:00h
Diviertt, la empresa organizadora de la fiesta de Halloween, ha señalado al Ayuntamiento de Madrid como el responsable de que el recinto reuniera las condiciones técnicas y de seguridad necesarias para celebrar eventos como el Thriller Music Park Madrid Arena.
La reacción a la denuncia comunicada por el Ayuntamiento de Madrid contra la empresa promotora de la fiesta de Halloween en el Madrid Arena no se ha hecho esperar. Los responsables de Diviertt han emitido, poco después del anuncio, un comunicado en el que responsabilizan al consistorio de ser el responsable de la seguridad del Madrid Arena como instalación municipal.

Sobre el aforo, el comunicado ha recalcado que no son ciertas las cifras de aforo que se están publicando y ha apuntado al respecto que la empresa estableció "los mecanismos de venta habituales en el sector para la venta de entradas en este tipo de eventos, así como para evitar cualquier tipo de incidencia en relación con aquéllas"."En todo caso, ante las noticias aparecidas sobre supuestas irregularidades en relación con la venta de entradas o con el acceso por medio de éstas, la empresa está realizando las debidas comprobaciones", ha añadido.

Asimismo, el texto señala que "la Delegación de Gobierno, los técnicos de Madrid Espacios y Congresos y los responsables de Seguriber, inspeccionaron el recinto, conforme al protocolo de seguridad exigido para la celebración del evento y autorizaron de su celebración".

En cuanto al orden público, Diviertt apunta que correspondía a la Policía Municipal garantizar "el orden público y la seguridad en los aledaños del recinto donde se produjo un botellón multitudinario, en el que participaron jóvenes de todas las edades, desde primeras horas de la noche".

Además, apunta que Seguriber es la empresa que tiene la competencia exclusiva y excluyente en materia de seguridad integral del recinto del Madrid Arena. Para Diviertt, era responsabilidad de "Seguriber controlar la seguridad integral del recinto". "El contrato de alquiler del Madrid Arena exigía a la arrendataria, la empresa Diviertt, la contratación de los servicios de esa compañía de seguridad", indica el comunicado.

Asimismo, señala que la seguridad de acceso al recinto correspondía, en consecuencia, a Seguriber  que debía determinar el plan de seguridad y llevarlo a la práctica. "Seguriber asignó al evento un total de treinta y ocho vigilantes, sobre quienes es necesario también señalar que la empresa Diviertt no tenía potestad ni autoridad alguna, siendo todos ellos dependientes de Seguriber".

"Sólo estos profesionales, con carnet de vigilantes de seguridad, podían ejercer la función de organizar, vigilar y controlar el lugar en el que se realizaba la requisa de acceso, así como de acceder al espacio en el que se ubica el control de cámaras de seguridad y desde el que se vigila el recinto y el desarrollo del evento, y en su caso, se da aviso de cualquier incidencia que se produzca".

Asimismo, Divertt apunta que "la responsabilidad de garantizar el orden y seguridad en el interior del recinto corresponde en exclusiva a Seguriber, que en su plan de seguridad destinó a 6 personas en el interior de edificio".

Horas antes del comuinicado, Seguriber ya había confirmado que su cliente es Madrid Espacios y Congresos e informado de que la noche de la fiesta hubo un total de 39 vigilantes, de los que 33 estaban fuera del recinto, otros cinco en las puertas de seguridad y un agente en el centro de comunicaciones del pabellón.

También Diviertt afirma que, por voluntad propia, se decidió "contratar los servicios de la empresa de selección Kontrol 34, que dotó al evento de un total de 63 controladores. Todos ellos contaban con el carnet de controlador, expedido por la Comunidad de Madrid. Sus funciones se limitaban a recibir a los asistentes que ingresaban en el recinto, guiando su acceso al edificio, ojeando el desarrollo del evento y avisando a los responsables de seguridad, en caso de que se produjera cualquier incidente". Otra de las misiones de estos controladores era el traslado a la enfermería de quienes lo precisasen. Por ello, en el comunicado se insiste en que estos profesionales no pueden realizar funciones de seguridad (como cacheo, registro de mochilas y bolsos).

Por último, Diviertt recuerda que es una empresa dedicada a la gestión del ocio y espectáculos, presidida actualmente por Miguel Ángel Flores, licenciado en Dirección y Administración de empresas, "reputado y reconocido empresario del sector que cuenta con una amplísima experiencia en la organización de grandes eventos musicales".
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.