www.madridiario.es
La libertad de horarios amenaza al pequeño comercio

La libertad de horarios amenaza al pequeño comercio

jueves 12 de julio de 2012, 00:00h
A partir de este domingo, todos los comercios podrán abrir las 24 horas del día los 365 días del año. Esta medida beneficiará, teóricamente, a las grandes superficies. Mientras, los pequeños comercios ven peligrar su viabilidad y los trabajadores se preparan para un endurecimiento de las condiciones laborales.
El final de la escalada en la liberalización total de los horarios comerciales de la Comunidad de Madrid será realidad este domingo con la entrada en vigor de la Ley de Dinamización del Comercio. Hasta ahora, solo las zonas de gran afluencia turística y los pequeños comercios de menos de 300 metros cuadrados contaban con esta libertad, mientras que el resto de comercios tenían derecho a abrir 22 festivos al año. Estas condiciones eran ya las más avanzadas en toda España.

La creación de empleo ha sido el caballo de batalla utilizado por la Comunidad de Madrid en la defensa de esta ley. Desde que fue propuesta ha levantado polvareda entre las grandes superficies, los pequeños comercios y los trabajadores.

El Gobierno regional estima que la liberalización total de horarios comerciales permitirá la creación de aproximadamente 20.000 nuevos empleos. Mucho menos optimista es la secretaria general de la Federación Regional de Comercio, Hostelería y Turismo de CCOO, Paloma Vega, quien asegura que "ni se van a crear nuevos empleos, ni se va incrementar la actividad económica".

Grandes superficies como Alcampo, Carrefour, El Corte Inglés, Toys 'R' Us, FNAC o las cadenas de moda Primark y C&A han acogido con entusiasmo esta medida y ya han anunciado que abrirán todos los domingos y festivos . No lo ha hecho, sin embargo, Mercadona, que seguirá, como hasta ahora, sin abrir ningún domingo. Por su parte, Inditex, propietario de enseñas como Zara, Stradivarius o Massimo Dutti, abrirá las mismas tiendas que abrían hasta ahora los domingos.

Mientras desde estas empresas se garantiza la creación de miles de empleos —como es el caso de los 1.500 que Carrefour asegura que creará gracias a esta ley— los trabajadores preparan movilizaciones en contra "de la precarización laboral" que va a conllevar esta ampliación de horarios.

"El más perjudicado, el trabajador"
El ejemplo más claro son los paros parciales y las concentraciones que ya han llevado a cabo los trabajadores de Alcampo. "No van a crear ningún empleo", asegura la portavoz de CCOO en la cadena de supermercados, Rosa Galvarro, quien teme, en cambio, que "se modifiquen los horarios y los turnos de la plantilla actual, lo que va a aumentar la precariedad". Por su parte, los trabajadores de Carrefour y El Corte Inglés también estudian acciones contra esta ley. "No van a aumentar las ventas, simplemente se van a repartir durante toda la semana", explica Galvarro.

Enfrentados a esta ley también se han posicionado los pequeños y los medianos comercios. "Esta ley amenaza la viabilidad del pequeño comercio", denuncia el presidente de la Confederación General de las Pequeñas y las Medianas Empresas (Copyme), Salvador Bellido, quien cree que "el verdadero interés de la Comunidad es apoyar a las grandes superficies, como Carrefour, una de las que más ha empujado para sacar adelante la ley".

Bellido apunta que de 2006 a 2010 cerraron 4.000 comercios en Madrid. "Desde que se comenzó a liberalizar los horarios se ha producido una sangría continúa de pequeños y medianos comercios. Ahora, este ley va a ser la puntilla definitiva", dice, y añade que según los últimos estudios "el 80% de los consumidores estaba conforme con los horarios actuales, que ya estaban suficientemente liberalizados".

"No se va a vender más"
A pie de calle, las opiniones muestran el mismo recelo. Sobre todo entre los trabajadores, como en el caso de Enrique, dependiente de Springfield, quien considera que le va a tocar trabajar más. "No van a contratar a más gente, así que los que estamos tendremos que cubrir los domingos", explica. En su opinión, "abrir los domingos no significa que se vaya a vender más".

De la misma opinión es José, empleado de Calzados Iris: "Ni se va a vender más, ni se van a crear más puestos de trabajo. Al final, el que sale perjudicado es el trabajador". Para este dependiente corre peligro la conciliación de la vida personal de los trabajadores. "Si tenemos que trabajar los domingos, ¿cuándo descansamos?".
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios