www.madridiario.es
Los entresijos del abono sin contacto

Los entresijos del abono sin contacto

viernes 02 de marzo de 2012, 00:00h
Antes del verano se implantará la tarjeta sin contacto para el abono joven A, después de meses de pruebas. A final de año se ampliará a los abonados del abono normal de la zona A. Madridiario les explica el nuevo título desde la perspectiva técnica y de los usuarios.
El título como tal tendrá un coste de cuatro euros, que harán las veces de fianza. Aunque para las pruebas se pudo adquirir en las oficinas de Metro de Madrid de Nuevos Ministerios y Avenida de América, la Comunidad ha previsto implantar hasta diez nuevas oficinas donde poder adquirir el nuevo título. Los trámites serán muy sencillos: el usuario rellenará una ficha con sus datos, se hará una foto y podrá comenzar a usar la tarjeta. La carga del título se realizará en las máquinas ordinarias de compra de billetes que lleven incorporada la tecnología que acepta el nuevo sistema. El software (identificado con un botón que reza 'SubeT') está programado por el momento en 550 máquinas de la red de ferrocarril metropolitano de la capital, aunque está previsto que la implantación se amplíe de forma progresiva.

Botón SubeT en las pantallas de las máquinas de Metro de MadridEl usuario solo tiene que introducir su tarjeta, presionar el botón 'SubeT' correspondiente y adquirir el producto que se desee mediante pago en efectivo o, sobre todo, por tarjeta de crédito. El sistema permite acumular varios títulos de transporte. En principio, el uso se centrará en el abono joven A, cuyo uso será de 30 días naturales, que se iniciarán cuando el viajero lo use por primera vez (con un tiempo limitado de tres meses para su activación). Es decir, no tiene su uso obligatoriamente con el mes natural. Esta fórmula permite al cliente un uso más flexible del transporte y un mayor ahorro a lo largo del año.

Según los resultados del informe sobre la tarjeta sin contacto, elaborado por el Consorcio Regional de Transportes, al que ha tenido acceso Madridiario, los usuarios de abono joven suelen comprar 10 abonos mensuales al año, coincidiendo con los meses lectivos. Con el nuevo abono, si el viajero racionaliza su compra podrá reducir la compra a 9 meses, manteniendo la misma cobertura, lo que redundará en un ahorro de 30,5 euros. Fuentes de la Consejería de Transportes inciden en que los beneficiarios de esta medida serán 100.000 usuarios. Antes de final de año, el sistema se extenderá a los 300.000 usuarios de abono normal de la zona A. En 2013 se irá extendiendo al resto de abonos.

La tarjeta sin contactoCada tarjeta recoge en un servidor centralizado toda la información de un usuario en formato cifrado, lo que facilita que si un usuario denuncia su desaparición, el título pueda ser automáticamente anulado, y el usuario pueda solicitar y recibir una nueva tarjeta. También evita fraudes como la fotocopia de abonos. Según el informe del Consorcio, la tarjeta madrileña es la más segura de Europa porque incluye un chip que está protegido ante posibles ataques de 'hackers', lo que impide su duplicación u otro uso fraudulento. El acceso a la red de transporte (Metro, EMT y Cercanías; los interurbanos tienen previsto introducir este sistema dentro de su plan de modernización) es más rápido para el usuario porque no necesita introducir el billete y los datos no se borran al entrar en contacto con un campo magnético. También permitirá mejorar las frecuencias del transporte porque, sobre todo en los autobuses, se reducirá el tiempo de carga en cada parada.

El Consorcio Regional de Transportes realizó numerosas pruebas piloto del sistema en 2011 para comprobar su funcionamiento. Los usuarios que participaron recibieron un mes de abono transporte como gratificación. Según este organismo, la respuesta general ha sido muy positiva. Los clientes han destacado su flexibilidad, comodidad, facilidad de uso y rapidez.

Esperanza Aguirre, en la presentación de las pruebas de la tarjeta sin contacto (Efe)Este periódico digital se ha puesto en contacto con uno de estos usuarios. Juan -nombre ficticio- puntualiza que, aunque el uso es mucho mejor que el de los abonos actuales y "va a ser una experiencia cien por cien positiva si todo funciona correctamente", pueden surgir algunos problemas. El inicial es el de hacerse el abono. "Cada tarjeta tarda en hacerse unos 15 minutos entre que la máquina produce el título y el operario te explica cómo funciona. Si solo hay dos oficinas para hacerlo, no van a tener capacidad para implantarlo a tiempo. Podrían encargarse por internet o hacerlas con máquinas como las que tiene el Ayuntamiento de Madrid en los polideportivos y bibliotecas, que resuelven el problema en apenas un minuto", incide Juan.

Añade que uno de los problemas que todavía no se ha solventado es el de la intercompatibilidad de este tipo de dispositivos. En el período de pruebas, pudo comprobar cómo su título de transportes sufría interferencias con otras tarjetas como las de bibliotecas, crédito y otros dispositivos que cuentan con tecnologías similares, cuando pasaba su cartera por las canceladoras del Metro. No leía bien el dispositivo y tenía que sacarlo y repetir la operación, lo que redundaba en la misma pérdida de tiempo que el abono actual (según fuentes técnicas, este problema está ampliamente superado).

Fuentes regionales cercanas al desarrollo del sistema replicaron que la implantación de la tarjeta está muy pensada y que contará con todo tipo de facilidades. El viajero podrá cumplimentar los datos de solicitud, pagar y pedir cita para recoger el título por internet. El usuario ya registrado por la Comunidad tendrá una facilidad añadida. El sistema por internet le permitirá solicitar directamente la actualización de su abono, sin tener que aportar nueva información si no es necesario. El servicio también contará con sistemas de aviso por mensaje de texto en el teléfono móvil para recordar la cita para crear o recoger el título en las oficinas acreditadas. Transportes estudia la posibilidad de que la recogida pueda hacerse en la oficina que más convenga al usuario o, incluso, que la tarjeta se envíe al domicilio del cliente. En todo este proceso, se pretende que colaboren los estancos en la labor de información del nuevo título. Desde la Consejería agregan que se está trabajando en una campaña publicitaria de explicación del nuevo sistema.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.