www.madridiario.es
Los sindicatos quieren convertir la calle en un 'hervidero'

Los sindicatos quieren convertir la calle en un "hervidero"

martes 14 de febrero de 2012, 00:00h
Los secretarios generales de CC OO y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez, han explicado este martes ante una asamblea de delegados de ambas centrales en Madrid que es preciso cambiar el estado de ánimo de los trabajadores antes de convocar una huelga general contra la reforma laboral. Para ello, han llamado a convertir la calle "en un hervidero" en la manifestación que han convocado para el próximo 19 de febrero.
Toxo no ocultó que muchos trabajadores "desconfían" de los sindicatos y admitió que eso es algo que hay "contrarrestar", por lo que pidió a los delegados sindicales que acudan a las empresas para explicar una reforma laboral que, en su opinión, "cambiará radicalmente el panorama de las relaciones laborales". "Tenemos que hacer un trabajo ingente para conseguir la fuerza que algunos creen que no tenemos", dijo para insistir en que los sindicatos "harán lo que sea menester" para "desbaratar" la reforma laboral, pero "pensando con la cabeza para luchar con el corazón". No obstante, Toxo sugirió que el argumento definitivo para la huelga podría ser la presentación de los próximos Presupuestos Generales del Estado (PGE): "Mañana (en referencia al mes de marzo) serán los Presupuestos. Hay que acumular fuerzas y la huelga general va a depender de los pasos que dé a partir de ahora el Gobierno".

Del mismo modo, Méndez ha asegurado que antes de convocar una huelga general contra una reforma que, en su opinión, implanta "el despido único", "hay que saber cuál es el estado de ánimo de la población". En su opinión, "la misión más importante" de la reunión de delegados de este martes es la de "contar después lo que está ocurriendo" en los respectivos centros de trabajo y explicar que la reforma laboral "atenta gravemente contra el modelo de convivencia". Así, puso el acento en la puerta que se abre al despido en las administraciones públicas para sustituir a estos trabajadores por desempleados voluntarios. "Ojo con lo que va a ocurrir en los servicios, esto es un problema de todos", ha dicho para aunar más fuerzas aún en torno a las movilizaciones.

El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, ha advertido a los sindicatos de que una huelga general agravaría la recesión de la economía española y destruiría más puestos de trabajo, por lo que les animó a que realicen aportaciones que puedan mejorar la reforma en lugar de ir a convocatorias de este tipo.

El consejero de Economía y Hacienda de la Comunidad de Madrid, Percival Manglano, ha manifestado que no es el momento de hacer huelgas "sino de promover acciones y tomar decisiones para sacar a España en general y a Madrid en particular de la grave crisis económica y eso se hace con políticas reformistas que es lo que los ciudadanos demandan de sus responsables políticos". "Echarse a la calle es la forma que tienen los sindicatos de eludir sus responsabilidades frente a los parados, que exigen a los gobiernos cambios que les permitan encontrar un empleo cuanto antes", ha concluido Manglano. Finalmente, ha recordado que las decisiones que ha tomado el Gobierno regional "han hecho posible que la situación económica de la región sea mejor que la del conjunto de España".

El director del departamento de Relaciones Laborales de la CEOE, José de la Cavada, ha reconocido que la reforma laboral aporta más causas para justificar los expedientes de regulación de empleo, aunque ha apuntado que eso no significa que las plantillas vayan a salir "por la puerta", ya que los expedientes deben ser negociados. Ha afirmado que el ERE debe de estar "íntimamente" relacionado con las causas y que si no existe racionalidad, la decisión extintiva no evolucionará por la vía judicial. "Por el hecho de que la facturación de una empresa haya caído un dos por ciento durante tres trimestres consecutivos, un juez no va a aceptar una reducción masiva de la plantilla. Tiene que existir una proporción", ha manifestado.

Asimismo, ha insistido en que esta reforma no va a cambiar nada en las grandes empresas, ya que todas cuentan con representantes sindicales que saben defender sus derechos, asegurando que en el caso de las pymes no se suelen realizar prácticamente ERE y que aunque sea más fácil llevarlos a cabo, no existe "barra libre". "Desde CEOE no estamos por la destrucción de empleo. Nuestro objetivo no es pensar en ERE's, sino en mantener el acuerdo que tenemos. Nos jugamos mucho porque el pensar exclusivamente en la rescisión de contratos no es nuestro objetivo", ha remarcado.

La delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, se ha mostrado este martes "preocupada" por que pueda haber "algunos elementos radicales que quieran convertir una protesta legítima y el derecho de manifestación de muchos ciudadanos en una actuación de otro tipo".
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios