www.madridiario.es

Continúa en juicio por los atentados

11-M: La Guardia Civil descarta anomalías en recuento de explosivos en Mina Conchita

Por MDO/E.P.
martes 08 de mayo de 2007, 00:00h

El cabo interventor de Armas de la Guardia Civil de Salas, encargado de las inspecciones técnicas y documentales de las Minas de Caolines de Merilles, Gabriel García, que ha declarado  como testigo-perito en el juicio del 11-M, ha destacado que durante el año 2003 no se detectaron anomalías en el año 2003 en Mina Conchita ni hubo "errores de ningún tipo en los libros".

  Señaló que durante el 2004 hubo dos fallos en las anotaciones, correspondientes al 21 de enero de 2004 y 1 de marzo de 2004 que fueron justificadas por el acusado Emilio Llano, vigilante de la explotación y por el director facultativo de la misma.  El cabo describió las inspecciones realizadas en la mina.

Así, expuso que esta se hace una vez al año y en ella se comprueba que los mini polvorines estén útiles, los explosivos almacenados respondan a las cantidades legalmente permitidas y que la explotación cuente con las autorizaciones necesarias. Se realiza también un control de los documentos que debía en aquella época cumplimentar la mina, el libro de consumo y la guía de circulación de explosivos.

Estos controles se realizaban desde el exterior de la Mina sin necesidad de registrar los distintos niveles. El testigo-perito destacó que tras los atentados se han emitido baterias de leyes nuevas que establecen nuevas normas con lo cual el control es actualmente "enormemente más exhaustivo".

A preguntas de la abogada defensora de Emilio Llano, Pilar Gómez, el testigo expuso que el 9 de abril de 2004 emitió un de informe en el que reflejaba sus hipótesis sobre la forma en que pudieron sustraerse los explosivos de Mina Conchita. Dijo que con los datos de que disponía en aquel momento, contando con lo que tanto Llano como la dirección facultativa decía (que no había faltado explosivo) y con el dato de que no se habían producido denuncias de ningún trabajador la teoría más plausible era la de que el robo se realizara a través "de una sisa".

Por su parte, el capitán jefe de la Unidad Orgánica de la Policía Judicial (UOPJ) de la Comandancia de la Guardia Civil de Oviedo, Pedro Marful, ha indicado que se le "escapan los motivos" del fracaso en la creación de un equipo mixto constituido por personal de las Comandancias de Oviedo y Gijón. Tenía por objeto investigar las confidencias ofrecidas por Francisco Javier Fernandez Díaz, conocido como "Nayo", un testigo protegido (Lavandera) y el confidente de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil (UCO) Rafa Zouhier respecto a la existencia de una red de tráfico de explosivos en Avilés gestionada por José Emilio Suárez Trashorras y Antonio Toro.

Ha detallado que tras las informaciones ofrecidas por "Nayo" que apuntaban a que existencia de unos 200 kilos de explosivos que no habían sido localizados en la conocida como Operación Pipol y dado que los datos apuntaban a Avilés se celebró una reunión con personal de la Comandancia de Gijón, a quien correspondía territorialmente esta ciudad asturiana para intercambiar información y estudiar la posibilidad de conformar este grupo mixto.

No obstante, la creación fracasó ante la intención de Oviedo de liderar el Grupo y el desarrollo por parte de Gijón de la Operación Serpiente, abierta a raiz de las confidencias del testigo protegido Lavandera también sobre Toro y Trashorras. En cuanto a la mención por parte de "Nayo" a la banda terrorista ETA Marful especificó que en la primera reunión celebrada con él le habló de que la banda terrorista estaba "detrás de unos explosivos de Antonio Toro". Trasladó esta información a sus mandos naturales, ha indicado.

El capitán ha especificado que quedó encargado de las investigaciones derivadas de las confidencias efectuadas, que finalmente no dieron fruto. En cuanto al tercer confidente que ofreció datos coincidentes con los anteriores, el acusado Rafa Zouhier, que informó de la existencias de dos asturianos que podían manejarhasta 150 kilos de explosivos a sus controladores de la UCO, Marful explicó que ni siquiera averiguó su nombre y que el miembro de la unidad "Victor" le transmitió que contaban con una fuente viva que confirmaba lo anteriormente comentado por otros.

 

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios