www.madridiario.es
Una red social para lectores y escritores

Una red social para lectores y escritores

Por Carmen M. Gutiérrez
miércoles 31 de agosto de 2011, 00:00h
Si Internet ha sido capaz de dar a conocer grupos de música o cineastas, por qué no escritores. Esto es lo que pensaron los jóvenes creadores de la red social Literatura Nova.
Los poemas y cuentos que muchas veces se escriben y se quedan en el cajón de la mesilla o, más bien, en una carpeta del ordenador ahora tienen una plataforma en Internet donde pueden compartirse. Es Literatura Nova, una red social para escritores noveles, que permite no solo dar a conocer los pinitos literarios de uno, sino también saber si gustan y conocer a otras personas con las mismas inquietudes. Pese a que el proyecto está orientado a aquellas personas que nunca han publicado, no es excluyente y permite subir textos a todo el mundo, aunque se sea Arturo Pérez Reverte o Javier Marías.

Desde que la web apareció en abril, la actividad va a más cada día. Ya tienen 1.600 usuarios registrados y 1.800 escritos publicados. Los textos se pueden descargar en PDF para después leerlos en el ordenador, el e-book o impresos sin estar registrado; pero para publicar sí es necesario crearse una cuenta, aunque no hace falta dar datos personales. Así que hay principalmente dos perfiles: los que suben escritos y los que entran a leer. Eso sí, para participar en los comentarios, crear una librería o, en definitiva, compartir esta afición por la escritura y la lectura con los demás hay que estar registrado. En Literatura Nova las obras son siempre del autor y la licencia por defecto es Creative Commons, aunque cada usuario puede elegir la que más le interese.

Sus creadores, Pablo Trillo y Rodrigo Aguilera, son dos jóvenes madrileños de 24 años que hacen de "CEO, director, creativo, jefe de marketing y director de tecnología" de Literatura Nova, como bromea el segundo, el desarrollador web del proyecto. La plataforma surgió por la necesidad de Trillo, recién licenciado en Periodismo, de "sacar la literatura a la calle de cualquier modo". Primero pensó en formas más vandálicas, como sustituir los carteles que invitan a la lectura en el metro, pero por el camino se encontró con Aguilera, un antiguo amigo, que estudia Informática y podía echarle una mano para plasmar su idea.

Sin dinero

Con esta red social quieren ocupar un nicho, aunque, por ahora, no es precisamente de mercado. Todo lo hacen por amor al arte. Es más, se llegaron a abrir una cuenta en el banco cuyo único movimiento son las comisiones de servicio. "Me parece fantástico que una cosa así se pueda montar sin dinero, con herramientas libres. Simplemente hay que tener ideas", asegura Aguilera. Lo que sí requiere mantener Literatura Nova es tiempo e ilusión por sacarla adelante. Por eso, están abiertos a la colaboración de otras personas que quieran participar en el proyecto, incluso, desde el otro lado del Atlántico, en Sudamérica, de donde proceden muchos de sus usuarios.

"La industria no se quiere abrir a Internet. De hecho, te compras un libro electrónico y te cuesta 18 euros", reflexiona Trillo, quien asegura que "se ha explotado la música, el cine o las series y han salido un montón de músicos y cineastas que habían subido sus obras a Internet, pero falta por explotar la literatura". De hecho, aunque hay plataformas que permiten publicar libros on-line, no había una red social para escritores noveles.

Ellos se han lanzado a darle más visibilidad a las letras en Internet en un momento en que se empieza a comprobar cómo las nuevas tecnologías hacen que cada vez cueste más concentrarse en largas lecturas, "el síndrome del microrrelato", como le llama Aguilera. "La tendencia es esa, pero a mí no me gusta. La gente debería concentrarse y leer más. Hay gente que sí, que lee mucho, pero los estados de sus amigos [en Facebook]", sentencia.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios