www.madridiario.es

Balance de la legislatura en materia de Transportes

Las infraestructuras que cercenó la crisis

Las infraestructuras que cercenó la crisis

miércoles 01 de junio de 2011, 00:00h
Las infraestructuras de la legislatura 2007-2011 llevan la cicatriz de la crisis. El ambicioso programa en materia de transporte con el que Esperanza Aguirre se presentó a las elecciones se ha visto estrangulado por la recesión. El Ejecutivo ha salvado los muebles a base de imaginación y ha mejorado tanto la red de transporte colectivo como las carreteras, pero la falta de dinero ha detenido grandes proyectos.
Aguirre arrancaba su segundo mandato con el Metro en el punto de mira. Los 90 kilómetros construidos en su primer mandato (2003-2007) fueron un potente aval para repetir como presidenta y, en el programa de su reelección, aunque en menor medida, no podía faltar.

Renovación de escaleras mecánicas en el Metro de Madrid.La líder del PP ha cumplido llevando el metro a los barrios de Mirasierra y Las Rosas en Madrid capital y a La Fortuna en Leganés. Las obras de Torrejón ya están en marcha, aunque convertidas en un tren que operará Cercanías, con una estación menos y sin parar en Ciudad Pegaso, como demandan los residentes. En cambio los prometidos proyectos a Majadahonda, el Hospital de Valdemoro, Las Rozas y El Casar a Getafe, este último por el desacuerdo con el alcalde socialista Pedro Castro, han quedado completamente detenidos. La segunda circular, que nunca constó en el programa pero que la presidenta regional puso sobre la mesa como idea de futuro, fue finalmente descartada para esta legislatura.

A cambio, Metro ha podido destinar más dinero a cuidar de los pequeños detalles. A la inaplazable remodelación de la catenaria y los trenes de la línea 6, la que más usuarios y averías acumulaba de toda la red, y de las instalaciones de la línea 2 y la línea 4 se ha unido la reforma de Plaza de Castilla, Avenida de América, Diego de León, Manuel Becerra, Estrecho, Oporto, Bilbao, Pacífico, Sainz de Baranda, Méndez Álvaro, Argüelles y Ópera, además del túnel del Ramal. En 2008 comenzó un plan de renovación de escaleras mecánicas para sustituir las 281 más antiguas de las 1.642 con que cuenta la red.

Inicio de las obras del tren a Navalcarnero, hoy detenidas.En 2009 Aguirre logró firmar con el nuevo responsable del Ministerio de Fomento, José Blanco, el Plan de Cercanías prometido en su día a la presidenta por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. De las más de 25 nuevas estaciones, cinco intercambiadores y 115 kilómetros a los que se comprometió Fomento, sólo ha visto la luz la estación de Fuente de la Mora en Manoteras. Fuera del Plan se inauguró la estación de Sol, cuyas obras padecieron importantes retrasos. El punto negro sobre raíles se llama tren a Navalcarnero, obra sufragada por la Comunidad de Madrid (pese a estar dentro del Plan de Cercanías) que OHL se niega a cometer. El Ejecutivo no ha sancionado por el momento a la empresa pese a que los trabajos están completamente detenidos y a que acumula un retraso de un año. La constructora no ha dado ninguna explicación al respecto.

Potenciación de los autobuses
Como no sólo de Metro vive el hombre (y también porque su coste de puesta en funcionamiento es mucho menor) el autobús ha salido beneficiado. En 2010 el Consorcio de Transportes contaba con 350 líneas interurbanas (las últimas puestas en marcha lo fueron en Móstoles y Leganés) que suponen más de 20.000 kilómetros de recorrido y casi 17.000 paradas. Para todos ellos, la institución trazó un plan de modernización que les detallamos en Madridiario (lea aquí el informe completo) que ya se ha comenzado a aplicar y que incluye más tecnología, más eficiencia y menos contaminación.

Nuevos autobuses interurbanos.Sin embargo, uno de los grandes fiascos de la legislatura ha estado relacionado, precisamente, con el transporte rodado. Manuel Lamela, antecesor de José Ignacio Echeverría en el cargo, presentó en 2008 los proyectos de cuatro líneas del Metrobús (autobús con plataforma reservada) cuyas obras deberían comenzar ese mismo otoño. El consejero llegó a realizar una gira por Ámsterdam y Londres y a organizar un Congreso Internacional del Metrobús para mostrar este sistema de transporte, pero Esperanza Aguirre terminó por guardar esta idea en el cajón. El hecho de que el Ministerio de Fomento no construyese los imprescindibles carriles Bus-VAO en las autovías radiales también pesó en la decisión.

El centro de unión del transporte son los intercambiadores. El Gobierno regional ha inaugurado en estos cuatro años los de Moncloa y Plaza de Castilla -que también implicaron una gran ampliación de las estaciones de Metro-, además del intercambiador de autobuses urbanos en superficie de Plaza de Castilla, uno de los más grandes de Europa. Los distribuidores de Legazpi y Conde de Casal no se han llevado a cabo por falta de presupuesto. Del proyecto del intercambiador de Chamartín, vinculado a la estancada operación Chamartín, no ha habido rastro. Las obras de remodelación del de Avenida de América comenzaron en julio de 2010 y no han concluido.

El abono joven se extiende hasta los 23 años.Desde 2004 hasta hoy el transporte público ha perdido viajeros. Sólo en 2010, la caída fue de 37,4 millones de usuarios. A nivel de tarifas, esto se ha traducido en incrementos anuales consecutivos (más uno intermedio realizado en julio de 2008) para mantener la estabilidad presupuestaria del Consorcio de Transportes. A cambio, la Comunidad de Madrid ha creado nuevos abonos sociales con descuentos para familias numerosas y personas con discapacidad, abonos interzonales y bonos de diez viajes interzonales para los autobuses interurbanos. Esperanza Aguirre también ha cumplido sobre la bocina su compromiso de extender la edad del abono joven de 21 a 23 años después de cumplir el paso intermedio de los 21 a los 22 años.

Más carreteras y aeropuertos no natos
Con menos recursos disponibles en infraestructuras cada año según empeoraba la crisis, la Consejería de Transportes se ha volcado en las carreteras. La construcción de pasos a distinto nivel, la duplicación de carreteras y la creación de variantes para sacar el tráfico fuera de los municipios y aumentar la seguridad han sido una constante. De ellos se han beneficiado Pozuelo, Alcalá de Henares, Colmenar y Soto del Real, Fuenlabrada y Leganés, pero también los pequeños Valdelaguna, Villar del Olmo o Torrelaguna entre otros. En total, destaca la Consejería desde 2003 (incluyendo la legislatura anterior) se han construido o desdoblado 150 kilómetros de carreteras, con una inversión de 450 millones de euros. Ello ha contribuido a la reducción de la siniestralidad registrada desde 2001, que ha descendido en un 67,2% en la región. Respecto a los motoristas, las víctimas mortales han caído un 63,1% en los últimos diez años, también empujado por la protección de más de 82 kilómetros de guardarraíles de la red de carreteras regional gracias al acuerdo alcanzado con las asociaciones de moteros.

La M-100 en Alcalá de Henares.Las carreteras, con todo, también tienen su punto negro. La Comunidad ha visto cómo mientras los tribunales le exoneraban por los fallecimientos en la 'curva de la muerte' de la autovía de Colmenar (M-607), le quitaban la razón respecto a la duplicación de la carretera de los pantanos (M-507), que aún puede ser objeto de sanción desde Europa por haber sido desdoblada ilegalmente. El promocionado cierre norte de la M-50 bajo el monte de El Pardo no se ha llevado a cabo, como tampoco la autopista de pago alternativa a la A-6, la M-65.

Junto a estados dos, últimas también aparecían en el programa electoral del PP de Madrid de 2007 los aeropuertos de Campo Real  y El Álamo. El PP aseguró que concentraría en el primero el transporte de mercancías y trasladarían los vuelos privados y de instrucción al segundo para cerrar Cuatro Vientos. Aunque ambos existen hoy solo sobre el papel ya que, aunque los proyectos eran a largo plazo, la falta de presupuesto ha obligado a ralentizarlos.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios