www.madridiario.es
Insólito y novedoso

Insólito y novedoso

martes 28 de junio de 2011, 00:00h
Telemadrid existe desde que la puso en marcha el Gobierno socialista presidido por Joaquín Leguina, quien no tuvo la tentación de usar este medio televisivo público en beneficio propio ni para que los informativos “educasen” a los televidentes y siguiesen el camino correcto marcado por los ideólogos de la manipulación. Leguina dejó el cargo cuando los electores castigaron al PSOE por sus malos rollos de golferío económico y de otros tipos.

Perdió las elecciones y llegó Alberto Ruiz-Gallardón, quien siguió las pautas de su antecesor y no sembró Telemadrid de filosofías dirigidas a que el que manda sea el que marque la realidad informativa, aunque la realidad vaya por otro camino. Desde la llegada del PP a la gobernabilidad, los socialistas y demás miembros de la oposición, así como muchos de los que en el mando de la tele pulsan el botón de Telemadrid, comprobaron que la llegada de Esperanza Aguirre orientó el ente público televisivo hacia lugares extraños en los que la manipulación y un pluralismo muy particular nadaban como pez en el agua.

En los debates aparecían miembros de la oposición para constatar que el desequilibrio informativo se inclinaba no tanto hacia el descaro y que alguna excepción confirmaba la validez de la línea editorial que siempre iba en el mismo sentido.

Pasaron los años y cada vez se veía con más nitidez que toda información siempre cojeaba de la misma pierna. El Gobierno respondía a las denuncias de la oposición con alegatos a favor de la libertad de expresión de los encantados con las tesis de Esperanza Aguirre, quien en mas de una ocasión debió sentir vergüenza al sentir que sus argumentos encanten tanto a algunos. La oposición criticaba esta política informativa y proponía cambios en la manera de elegir al
director general. Quería participar en este nombramiento y que dos de cada tres diputados de la Asamblea de Madrid diesen el visto bueno al que manda en Telemadrid, cuyo Consejo de Administración está integrado por representantes de los partidos parlamentarios, que recurrían a este organismo para colocar a algunos de los personajes de su partido con independencia de su experiencia o conocimientos de lo relacionado con la comunicación. Ahora, con un nuevo parlamento, unos nuevos diputados y un partido nuevo, UPyD, las cosas han cambiado.

Todos menos el PP insisten en la necesidad de garantizar la objetividad, el pluralismo y el cumplimiento de la función de Telemadrid como servicio público, pero UPyD, además de querer rebajar a la mitad el número deconsejeros y de hacerles pasar por una comisión de idoneidad y conocimientos, rechaza formar parte del Consejo de Administración de RTVM  y anuncia que el control del entre televisivo lo llevará a cabo desde la comisión de la Asamblea de Madrid que se dedica a estas funciones.

Eso es lo insólito y novedoso. Es todo un detalle que sean críticos y que pasen de las prebendas y pagas que se dan desde un órgano de dirección de un servicio público que se dedica a otras tareas nada relacionadas con el derecho de los ciudadanos a tener acceso a la información veraz.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios