www.madridiario.es
Freno burocrático al nuevo barrio del Aeropuerto

Freno burocrático al nuevo barrio del Aeropuerto

jueves 16 de junio de 2011, 00:00h
El Ayuntamiento de Madrid no admite como válido un segundo informe positivo y vinculante del Ministerio de Fomento para la remodelación integral del barrio del Aeropuerto. La razón es que el Estado se ha dirigido a los vecinos y no al Consistorio. A pesar de que el fin de la reforma estaba prevista para 2011, ni siquiera han comenzado los trabajos.
Cuatro años después del anuncio de Alberto Ruiz-Gallardón de transformar el barrio del Aeropuerto, en el distrito de Barajas, los vecinos siguen en las mismas condiciones de precariedad en la vivienda y los equipamientos. En marzo de 2007, el alcalde firmó un convenio con la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid y la asociación ciudadana del barrio por el que se comprometía a transformar este ámbito. Literalmente, iba a crearse un nuevo barrio. El proyecto contemplaba actuar en 88.000 metros cuadrados, de los que 56.000 son de propiedad municipal. El ámbito de actuación cuenta con una edificabilidad de 70.400 metros cuadrados, de los que se iban a destinar 36.619 a usos residenciales, 31.531 a oficinas y 2.250 a locales comerciales. También se reservaban 26.648 metros cuadrados para zonas verdes, 5.000 para equipamientos públicos y 8.000 para instalaciones deportivas.

El documento también preveía la sustitución de 567 viviendas antiguas, pequeñas y en malas condiciones por otras tantas que aumentasen un 20 por ciento su superficie (unos 60 metros cuadrados), con garaje y trastero, divididas en 34 bloques de pisos. El Ayuntamiento pretendía financiar los costes de la operación mediante los aprovechamientos que pudiesen derivarse de esta actuación.

Informe negativo
Sin embargo, ese proyecto, por ahora, sigue en el papel. Y es que el Ayuntamiento mantiene un complicado diálogo burocrático con los vecinos y el Ministerio de Fomento que frena el desarrollo de la remodelación. El Consistorio realizó, a través de la comisión de seguimiento del convenio, varios estudios de planificación, mientras trataba de recabar, ya que era condición imprescindible, el acuerdo unánime de los vecinos sobre la obra (aún quedan algunas dudas sobre los pagos de elementos añadidos a las propiedades, como garajes o trasteros). Tras la aprobación inicial del plan parcial de reforma interior de la zona, en octubre de 2009, el Gobierno municipal solicitó informes sectoriales no vinculantes a distintos organismos. Entre ellos, a la Demarcación de Carreteras del Ejecutivo que dirige José Blanco. El 22 de noviembre de 2010 llegó la respuesta de este departamento, que resolvió de manera negativa al proyecto, al considerar que incumplía la Ley de Edificación en lo concerniente a los niveles de ruido.

No obstante, el barrio del Aeropuerto está rodeado de carreteras principales y está a apenas unos metros de la terminal de carga de Barajas. El Gobierno central no quiere que se repitan las protestas que hubo hace años en el resto de barrios del distrito y por eso bloqueó la propuesta. Según el presidente de la asociación del barrio, Rufino Martínez, los vecinos consiguieron que el arquitecto que había desarrollado el planeamiento, consensuado con el Ayuntamiento, realizase las modificaciones oportunas para obtener la respuesta afirmativa de Fomento. Así fue. En el nuevo ordenamiento, se planteó el retranqueo de un edificio y la colocación de un inmueble comercial como pantalla antirruido para las viviendas.

Modificaciones sustanciales
De esta forma, el Ministerio accedió a la petición de los vecinos. Fuentes de este organismo consultadas por Madridiario, aseguran que se redactó un segundo informe positivo y vinculante, condicionado a la realización de las medidas sonoras que había pedido Fomento. Si no se atendían los consejos de Carreteras, las quejas por ruido de los vecinos revertirían en el Ayuntamiento. La asociación asegura que llevó esta carta, considerada por Fomento como documento oficial, a la Gerencia de Urbanismo para continuar la tramitación. Pero esta no avanza.

Pablo Olangua, director general de Gestión de la Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo de Madrid, encargada de la reforma, argumentó a este periódico digital: "Consideramos que este documento no es un informe oficial y, por tanto, necesitamos un estudio oficial con los cambios que se dirija a la administración competente para continuar el proceso de reordenación urbanística". Para el gestor de la EMVS, son importantes las modificaciones que recoja el Ministerio en el nuevo informe. "Si hubiese una modificación sustancial del proyecto, habría que volver a realizar el proceso de exposición pública para que cualquiera realizase alegaciones", concluye el responsable de la EMVS.

Los vecinos no entienden por qué la carta de Fomento no sirve. Sobre todo, cuando el propio organismo la considera un documento oficial y vinculante. "¿A qué están esperando? ¿A sacarnos de los escombros de nuestras casas?", se pregunta Martínez. Algunos vecinos creen que los reparos burocráticos municipales son una excusa para no acometer la reforma, en un momento en que las maltrechas arcas del Ayuntamiento deben reducir los frentes que cubrir. Fuentes socialistas aseguran que el Ayuntamiento no tiene excusa para demorar más aún la obra, que ya se ha retrasado cuatro años. En pleno enfrentamiento, el barrio aguarda una solución.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.