www.madridiario.es

Esgrime las impugnaciones para demostrar que necesita cambios

La lista municipal del PSM se queda justa en apoyos y Lissavezky llama a intervenir a Ferraz

La lista municipal del PSM se queda justa en apoyos y Lissavezky llama a intervenir a Ferraz

viernes 11 de febrero de 2011, 00:00h
La votación de la lista del PSOE al Ayuntamiento de Madrid en las agrupaciones de la capital terminó este jueves sin resolver nada. Sólo el 10% del censo ha ratificado la lista elaborada por el secretario general, Tomás Gómez, por lo que el cabeza de cartel, Jaime Lissavetzky, cree tener los argumentos necesarios para que la dirección federal intervenga y la modifique a su favor.
Y es que la lista, en datos absolutos, se ha quedado corta en apoyos. Sólo alrededor de 700 militantes de los 6.800 censados en la ciudad de Madrid le han dado su respaldo desde que las votaciones comenzasen el pasado lunes. Cierto es, alegan los partidarios de Tomás Gómez, que el respaldo ha sido del 90% entre quienes han votado y que la participación en los procesos orgánicos del partido siempre es baja, pero ello no ha evitado que la lista salga indemne.

De las 22 agrupaciones, Barajas, Vallecas Villa, Retiro, Hortaleza, Vicálvaro, Moncloa, Villaverde y la Agrupación Socialista Universitaria se negaron realizar la votación por considerar la candidatura ilegal al no haber nacido del consenso ni contar con el visto bueno de Lissavetzky, que es quien la encabeza. En Chamberí, Ciudad Lineal, Chamberí, Chamartín, Usera, Vallecas Puente, Tetuán, Fuencarral, Latina, Arganzuela, Centro, Salamanca, San Blas y Moratalaz la votación se llevó a cabo pero fue impugnada por los mismos motivos por los partidarios del secretario de Estado.

¿Intervendrá Ferraz?
Tomás Gómez, en un mitin socialista.Con estos datos en la mano, Jaime Lissavetzky cree que la Comisión Federal de Listas -y fundamentalmente José Luis Rodríguez Zapatero, al que llamó el pasado miércoles- tiene motivos para intervenir a su favor antes de que el Comité Federal apruebe definitivamente las listas a los ayuntamientos de más de 50.000 habitantes del próximo 12 de marzo. Lissavetzky, como les adelantó Madridiario, se niega a encabezar la candidatura en Madrid si la lista permanece tal y como la elaboró Tomás Gómez, con una amplia mayoría de sus partidarios (el 70%) en la misma.

Para seguir adelante, el secretario de Estado exige la entrada de más personas de su confianza, pero los miembros de la Ejecutiva Regional del PSM consultados por este digital lo tienen claro: Gómez tiene absolutamente la sartén por el mango. La confianza es tal que, aseguran, la dirección federal no se arriesgará a provocar un episodio que acabe como lo hicieron las primarias, con un Tomás Gómez victorioso y engrandecido frente al aparato. Tampoco a modificar una lista que hace justicia, en su opinión, a la representatividad de las agrupaciones de Madrid y a la confianza que el secretario general pone en ellas. El equipo de Lissavetzky por su parte se niega, sin negar esa representatividad, a aceptar que el PSOE vaya a dejar en la cuneta a un político de su calibre, por lo que espera, al menos, un gesto de su parte para poder formar su equipo.

El resultado de todo el proceso es un cisma abierto y total entre dos facciones del socialismo madrileño, lejos de la pacificación y la tranquilidad que Gómez ha propugnado desde su llegada a la secretaría general. Muy al contrario, la guerra entre los 'tomasistas' y quienes apoyaron a Trinidad Jiménez en las primarias (entre ellos los partidarios del ex secretario general, Rafael Simancas) es total. Mientras los primeros acusan a los segundos de dañar al secretario general para conseguir mantenerse en las listas, estos denuncian que Gómez ha emprendido desde su llegada una "purga" para hacerse con el control total "y por muchos años" del Partido Socialista de Madrid.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios