www.madridiario.es

La crisis obliga al Ejecutivo de Aguirre a otro drástico ajuste

La Comunidad dispondrá de 1.500 millones menos para servicios públicos en 2011

La Comunidad dispondrá de 1.500 millones menos para servicios públicos en 2011

viernes 15 de octubre de 2010, 00:00h
La Comunidad de Madrid dispondrá en 2011 de alrededor de 1.500 millones de euros menos para financiar los servicios públicos como la Sanidad, la Educación o los Servicios Sociales. Ese será parte del recorte que el Ejecutivo acometerá de cara al año que viene para lograr capear la crisis, 'tijeretazo' que conllevará la desaparición de varias empresas públicas, además de la anunciada eliminación de liberados sindicales.
En el debate del estado de la región, el pasado septiembre, Esperanza Aguirre anunciaba que el presupuesto para 2011 caería un 10%. Según ha confirmado a Madridiario la Consejería de Economía, esa es la cifra en la que se viene moviendo el consejero Antonio Beteta desde hace meses a fin de que la Comunidad tenga un presupuesto equilibrado. En números redondos, el Ejecutivo contaría con alrededor de 16.545 millones de euros, entre 1.400 y 1.800 millones menos que en 2009, cuando el presupuesto no financiero ya había descendido respecto a 2008 un 2,3%, 430 millones de euros menos (18.383).

Con este presupuesto, la Comunidad de Madrid deberá gestionar los servicios públicos regionales. Una parte fundamental de ese recorte lo asumirán las empresas públicas a través del plan de reestructuración en el que Beteta lleva medio año trabajando y del que el Ejecutivo no ha querido desvelar ninguna pista hasta el momento. El plan incluye la disolución de algunas de estas empresas y la asunción de sus competencias por parte de otros organismos que, por otra parte, también deberán asumir su cuota del ajuste.

El adelgazamiento del gasto no se quedará ahí. Con la polémica reducción de liberados sindicales el Ejecutivo espera ahorrar unos 70 millones de euros, a pesar de que los sindicatos se niegan a negociar y de que en la última reunión dejaron plantado al responsable de la Función Pública, el consejero de Interior, Francisco Granados. Como medidas complementarias, la Comunidad optaría por una nueva congelación o bajada de salario de los cargos públicos (con el que esperaba ahorrar 400 millones anuales) y el mantenimiento de la paralización tanto de las inversiones (especialmente en infraestructuras) como de la contratación de personal interino o temporal en la Administración Pública. Los ayuntamientos, en difícil situación ya de por sí, también podrían ver reducidas las aportaciones por parte de la Comunidad.

Recortes en todas las consejerías
La caída del presupuesto no financiero (el que no incluye a las empresas públicas) de 2011 será proporcional para ajustarse a la caída de la recaudación de impuestos y de las transferencias del Estado, cuyos presupuestos generales destinarán a Madrid 500 millones de euros menos que el año pasado. Economía deja claro que ha hecho unas previsiones de ingresos y crecimiento "responsables", más en el entorno del 0,7% que vaticinan las organizaciones internacionales que del 1,3 que fija el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. El objetivo es mantener a toda costa el principio de estabilidad presupuestaria, "no gastar más de lo que ingresamos", para que Madrid siga siendo la única comunidad autónoma que no ha tenido que presentar un plan de ajuste de su deuda.

El Ejecutivo asegura que, pase lo que pase, mantendrá "todos los servicios públicos", aunque admite que todas las consejerías deberán apretarse el cinturón. En 2009, debido a la necesidad de reasignar partidas, se cancelaron por falta de presupuesto ferias como Juvenalia y Expo-Ocio y se redujeron, entre otras, las rutas escolares.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios