www.madridiario.es
¿Tres años trabajando?

¿Tres años trabajando?

martes 31 de agosto de 2010, 00:00h
Nunca me han gustado los personalismos. Creo que la principal fortaleza del socialismo es haber guardado, desde su nacimiento, una coherencia en sus principios que le ha permitido trascender a cada generación, entrando de lleno en la historia política española. El socialismo madrileño no nació hace tres años, y el trabajo realizado durante ese tiempo no pertenece en exclusiva a la actual dirección regional, de la cual formo parte.

El Partido Socialista de Madrid es lo que es, gracias al trabajo realizado por los militantes de hoy pero también al trabajo de los militantes que nos precedieron, y que, en circunstancias más difíciles que la actual, transformaron Madrid aupando al PSM a las máximas responsabilidades institucionales en los ayuntamientos y el gobierno de la región. Hace muy poco tiempo también ganamos a la derecha, pudimos gobernar, y la derecha hizo lo que hizo. Todo el caudal de trabajo y esfuerzo desplegado por los compañeros de ayer también cuenta hoy. El proyecto socialista pertenece a millares de militantes, que generación tras generación, han trabajado duro por lograr un Madrid más justo y libre.

Por razones de edad, no pude afiliarme al PSOE durante los primeros años de nuestra democracia; pero si hoy soy militante socialista, es por haberme sentido reconocido en la labor que los socialistas desplegaron en los diversos gobiernos municipal, autonómico y nacional. Como muchos compañeros y compañeras sentí rabia por el rapto del gobierno de izquierdas legítimamente elegido en 2003. Junto a muchos socialistas, vemos con orgullo la labor que los alcaldes socialistas en Madrid y el Gobierno de España realizan en un contexto complejo, derivado de la crisis económica y el sectarismo de la derecha.

El socialismo ha trascendido a las generaciones porque hemos sabido reconocernos en el trabajo de los que nos precedieron. Nuestra principal virtud es recoger el testigo y nunca hacer tabla rasa. No caigamos en la trampa ahora. Somos los mismos. Pertenecemos al mismo equipo. No lo olvidemos nunca: es nuestra principal fortaleza.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios