www.madridiario.es
La fórmula mágica del 15 %

La fórmula mágica del 15 %

Por Pedro Montoliú
miércoles 09 de junio de 2010, 00:00h
Madrid tiene un problema. El municipio debe 6.762 millones de euros y ha tocado suelo. La situación económica es muy complicada. Standard & Poor’s ya rebajó hace más de un año  el rating de la deuda municipal a largo plazo. El pasado mes de mayo el Banco de España calculaba que, al cierre del año pasado, todos los ayuntamientos, mancomunidades, diputaciones, cabildos y consejos de España sumaban una dedua de 34.594 millones de euros. Pues bien, sólo el Ayuntamiento de Madrid acumulaba el 19,5 por ciento de toda esta deuda y el 23,5 por ciento de la generada por todos los ayuntamientos.

Y en esto llegó Zapatero y aplicó un tijeretazo a las inversiones, a prestaciones sociales como el cheque bebé, a los sueldos de los funcionarios y de los altos cargos y a las pensiones que, salvo las mínimas, se verán congeladas en 2011. Y fue el acabose. Mientras el PP nacional acusaba al Gobierno socialista de entreguismo, falta de orgullo patriótico y hasta de bajada de pantalones, sin importar que todos los países importantes de Europa hicieran a continuación lo mismo, el alcalde debió ver en esta coyuntura la gran oportunidad para aliviar una hacienda lastrada principalmente por el soterramiento de la M-30 -su gran proyecto estrella- que, al margen de su cuestionable impacto en el tráfico, ha sido recibido por los madrileños como parte de la deuda que tendrán que pagar también nuestros hijos y nietos. Aprovechemos la coyuntura y, de paso, demos ejemplo, debió de pensar. Y, mientras en otras administraciones seguían estudiando por donde meter la tijera, Gallardón dio un paso al frente y proclamó: Marchemos todos juntos y yo el primero por la senda del ahorro.

Absortos con lo que estaba pasando a nivel nacional e internacional, el anuncio pareció, en principio, coherente y hasta ejemplificadora la fórmula del “menos 15 por ciento”. Era loable que el equipo de gobierno se bajara el sueldo un 15 por ciento sin cuestionarnos si un alcalde de una capital puede seguir cobrando más que un presidente de Gobierno; era motivo de aplauso que se redujera un 15 por ciento en las contratas; era lógico que se interrumpieran obras  y era muy presentable que los vehículos oficiales se sustituyeran por otros de una gama más baja.

Pero faltaba leer la letra pequeña  que, a estas alturas, sigue borrosa. Un redactor de este periódico le preguntó al alcalde cuántos puestos de trabajo podía llevarse por delante la reducción del 15 por ciento en las contratas. No hubo respuesta. Y todavía seguimos sin saber qué ahorro supondrá dejar unos vehículos que ya se tienen por otros que hay que comprar, como se desconoce qué coste puede tener el nuevo coche del alcalde si, como parece, quiere que sea híbrido -lo que supone un ahorro energético- y blindado -lo que resta ahorro energético-. Tampoco se entiende mucho que se paralicen obras como el Centro de Convenciones de las Cuatro Torres y continúen otras como la reforma del palacio de Cibeles, cuando la Casa de la Villa se mantiene casi sin uso. El argumento de que sólo se paralizan las obras cuyas fases futuras no están adjudicadas no vale cuando el Ayuntamiento lleva muchos meses sufriendo una difícil situación económica y, sin embargo, se han firmado nuevas adjudicaciones sin importar cómo se pagarían. Tampoco se entiende que el recorte salarial sólo afecte a 54 altos cargos cuando los sindicatos hablan de cientos de personas elegidas a dedo que cobran más de 6.000 euros al mes , en lo que se ha dado en llamar "la Red 6000".

El tiempo, sin embargo, va haciendo legible esta letra pequeña. De momento Madridiario este miércoles se ha adelantado al resto de los medios al anunciar la convocatoria de una huelga indefinida en el servicio de recogida de basuras. Las causas están claras: si se reduce un 15 por ciento del importe de la contrata, un total de 200 personas -el 15 por ciento de la plantilla- se irán a la calle. Además, para no tener que pagar nocturnidades ni festivos,  se baraja no recoger la basura los domingos y pasar a recoger los cubos por la mañana o por la tarde.

 El efecto de estas medidas sería tremendo para Madrid. Desde 1976 en que se implantó la recogida nocturna nadie ha discutido la bondad de la medida que se tomó hace 34 años forzados por un volúmen de tráfico que hoy nos hace sonreír. Los atascos que el servicio conllevaría serían apoteósicos, especialmente los lunes cuando los camiones recogieran el doble de basura que un día normal. Además como el servicio se paga con una tasa -que habría que reducir si no hay recogida un día de la semana- el ahorro municipal sería nulo.

Y es sólo el principio. Se habla de que el recorte del 15 por ciento en la limpieza viaria puede dejar en la calle a más de 1.200 personas. Y quedan aún muchas más contratas. En septiembre y octubre, cuando se renueven las del Servicio de Estacionamiento Regulado veremos qué efectos tiene. Si los planes municipales se cumplen, al final del año, es posible que Madrid tenga 1.000 millones menos de deuda pero puede haber miles de personas en la oficina del paro. La culpa se echará entonces al Gobierno de la Nación pero Madrid seguirá liderado la lista de deudores y de parados.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios