www.madridiario.es

El CEPI Hispano Peruano lleva tres años trabajando por la integración

Un 'rinconcito' de Perú en Majadahonda

Un 'rinconcito' de Perú en Majadahonda

Por Lucía de la Fuente
lunes 31 de mayo de 2010, 00:00h
Madrid cuenta con diecisiete Centros de Participación e Integración de Inmigrantes (CEPI), gestionados por la Consejería de Empleo, Mujer e Inmigración de la Comunidad, donde se trabaja cada día con el fin de promover la integración de las diferentes comunidades de inmigrantes que viven en nuestra región. Madridiario ha hecho una visita al CEPI Hispano Peruano de Majadahonda.
En el bulevar de Cervantes de la plaza de Pizarro del municipio madrileño de Majadahonda, encontramos un lugar que sirve de punto de encuentro entre españoles e inmigrantes. Es uno de los CEPI de la región. Éste se ‘apellida’ Hispano Peruano. Esto quiere decir que Perú es el país protagonista de las actividades, pero no el único: “Lo importante es que entre todo el que quiera entrar”, comenta Fernando Viñado, el director del centro.

El centro fue inaugurado en 2007 por uno de los novelistas peruanos más famosos de la historia reciente: Mario Vargas Llosa. En aquel momento, el autor de La Fiesta del Chivo, aseguró que el centro nacía con “un espíritu que acoge al forastero y le hace sentirse en casa”.

Y así ha sido. Tras tres años de vida “este centro ha logrado acceder a un público muy diverso y establecerse más allá de su territorio –Majadahonda-. Ha sabido crear talleres que han tenido una gran difusión, incluso llegando a superar las 200 personas, y ha sabido convertirse en un excelente punto de encuentro de intercambio para la integración”, afirma Viñado.

Entre los servicios que presta este CEPI, destaca el apoyo en el ámbito laboral, a través de la asesoría jurídica, la formación orientada al autoempleo –talleres de cocina, cursos de cuidado de mayores, cursos de informática y nuevas tecnologías, etc.-; la atención social y psicológica, el apoyo escolar, el acceso gratuito a Internet o las actividades deportivas dirigidas a jóvenes. El director del centro está convencido de que “las actividades que más demanda generan son las que afectan a necesidades reales de los ciudadanos, aunque también tienen mucho éxito otras que son de más ‘color’ –cursos de ganchillo o de cocina, por ejemplo-.”

Además de estos servicios, el CEPI Hispano Peruano colabora con las diferentes administraciones públicas para conseguir un enriquecimiento mutuo de  actividades. Un ejemplo de ello es la estrecha relación con la Agencia para la Reeducación y Reinserción del Menor Infractor (ARRMI) con la que, en palabras de Fernando Viñado, “hay una especie de cercanía, aunque tenemos cuidado de no invadir sus funciones, porque lo que ellos hacen lo hacen muy bien”.

Al año, este ‘rinconcito’ de Majadahonda recibe a unos 12.000 demandantes de servicios. “Llama la atención que cada vez haya más españoles”, afirma Viñado quien añade que esto es debido a que la crisis “empezó afectando a los colectivos de inmigrantes pero ahora ya afecta a toda la población española”.

Perú Fusión
Una de las actividades ‘estrella’ de este CEPI es la celebración anual de Perú Fusión, un festival gastronómico que coincide con las fiestas de Perú y que tiene por objetivo el conseguir la integración a través de los sabores. El evento consiste en la búsqueda de un cocinero español y uno peruano para encargarles la realización de un plato en conjunto. El resultado se da a probar a los asistentes en una fiesta acompañada por música y bailes tradicionales.

En cualquier caso, el objetivo de este CEPI es el mismo que el de los otros dieciséis que componen la red madrileña: el conseguir que las personas que vienen de fuera "se sientan como en casa".
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios