www.madridiario.es
Coches a menos velocidad para reducir el ruido

Coches a menos velocidad para reducir el ruido

Por MDO/E.P.
domingo 10 de enero de 2010, 00:00h
El Ayuntamiento de Madrid creará zonas de velocidad limitada a 30, 40 o 50 kilómetros por hora según las necesidades acústicas de las diferentes calles con el objetivo de reducir el ruido, dentro del Plan en Materia de Contaminación Acústica que se desarrollará hasta 2015.
Este proyecto, presentado el pasado 22 de diciembre por el alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, incluye cinco líneas de actuación que pasan por sensibilizar y educar contra el ruido, fomentar una movilidad sostenible, actuar sobre el ruido del ocio nocturno, mejorar el paisaje urbano y ordenar el territorio con criterios de lucha contra la contaminación acústica.

Precisamente dentro del segundo eje de medidas se incluye una propuesta para categorizar los viales según la velocidad, con el objetivo de reducirla y, así, disminuir el ruido aerodinámico y de rodadura. Para ello, el Consistorio estudiará la reducción del límite de velocidad según cada calle, en función de sus necesidades acústicas y de movilidad.

En concreto, la idea sería crear tres zonas diferentes. En la Zona 30, que incluiría los viales aledaños a edificios educativos y hospitalarios entre otros, el límite de velocidad estaría en los 30 kilómetros por hora, mientras que en la Zona 40 se podría circular a 40 kilómetros por hora y en la Zona 50, a 50.

Asimismo, se delimitarán zonas de influencia asociadas a parques de bomberos y centros hospitalarios para que los vehículos de emergencias sólo usen sus sirenas en ellas, facilitando a su vez el acceso de estos vehículos por otros medios. En cuanto al transporte de mercancías, quedará restringido el reparto en las zonas residenciales durante el horario nocturno.

Más radares

Con el objetivo de que la medida se cumpla, el Gobierno local estudiará también instalar más radares en el interior de la ciudad, especialmente en estas zonas con velocidad limitada y se instalarán señales variables, que llaman más la atención de los conductores y permiten ajustar los límites de velocidad a la fluidez del tráfico, al horario y a las condiciones meteorológicas.

Mientras, allí donde se puede circular a más de 50 kilómetros por hora se propondría sustituir el asfalto por otro poroso o 'thin layer', que ayudara a reducir el ruido. En las zonas del centro donde la presencia de adoquines aumenta considerablemente el ruido, se podría sustituir la piedra con "nuevas soluciones más silenciosas que no varíen el paisaje urbano".

Para ello, se estudiará la viabilidad de esta solución en cada caso, teniendo en cuenta la velocidad permitida, la facilidad de limpieza y la existencia de carriles de aceleración o desaceleración, y en caso de permitirse el cambio de capa asfáltica, se aprovecharán las tareas de mantenimiento de Madrid Pavimenta Madrid para sustituirlo.

Asimismo, se sustituirán los cruces con semáforo conflictivos por rotondas a la vez que se instalan chicanes para cambiar las trayectorias de las calles, aumentando así la seguridad viales de los peatones, dotando de más visibilidad los pasos de cebra y provocando una reducción de la velocidad y, por ende, del ruido. Lo mismo se conseguirá estrechando la calzada en algunas zonas residenciales.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios