www.madridiario.es
El mal fario de la 'Conce'

El mal fario de la 'Conce'

sábado 19 de diciembre de 2009, 00:00h
En los últimos tres años, la mala suerte se ha cebado con una pequeña zona del barrio de la Concepción. Después de meses y meses de percances y de obras, los vecinos empiezan a ver la luz al final del túnel.
A los habitantes del barrio de la Concepción les ha cambiado el verano. Aquí, en apenas dos manzanas, se concentran dos de los equipamientos más populares de Ciudad Lineal, que en los meses estivales atraían a vecinos de todo el distrito: la piscina al aire libre, todo un clásico de las vacaciones madrileñas desde 1969, y el auditorio del parque Calero, donde se podían ver al aire libre los estrenos de la temporada en las noches más calurosas del año.

En apenas un suspiro, todo cambió. La piscina del polideportivo de la Concepción fue la primera afectada por el mal fario. En junio de 2007 los técnicos municipales detectaron una avería y la repararon en un tiempo récord —quince días— para salvar la temporada de baño. En la reapertura, el concejal del distrito, Manuel Troitiño, explicó que se habían detectado "indicios de hundimiento", pero que ya podía utilizarse con plenas garantías de seguridad.

Dos años cerrada
Y así fue ese verano. Pero un año después, la piscina estaba vacía —algo que no ocurría ni siquiera en invierno— y cerrada al público. Ya no volvió a abrir, para disgusto y sofoco de los vecinos del distrito, que han visto pasar los meses sin que nadie arreglara la instalación.

La explicación es sencilla: de momento, no hay dinero. O por lo menos, no el suficiente, pues, tal y como explicó Manuel Troitiño a Madridiario, "en nuestro progarama electoral habíamos prometido convertir esa piscina en una instalación cubierta, para utilizarla todo el año, adaptándola así a la demanda de los ciudadanos".

Eso, ya de por sí, supone una inversión considerable, a la que habría que sumar los costes derivados de la reparación del vaso de la piscina. Y es que aquellos "indicios de hundimiento" respondían a una filtración de agua entre los dos fondos o 'vasos' que tiene realmente la instalación, pues su profundidad inicial, de 5 metros, fue rebajada para mejorar la seguridad. La crisis ha hecho el resto. "La inversión es demasiado alta, y la duración de las obras demasiado larga, como para poder financiar esa obra con el Plan E. Hay otras prioridades", explica el concejal presidente de Ciudad Lineal.

Y después, el auditorio

Apenas unos metros más allá, tan solo separado del polideportivo por un pequeño colegio público y la calle de la Virgen del Romero, el auditorio del parque Calero fue cerrado también "por un desprendimiento parcial" a principios del verano de 2009. Adiós al cine al aire libre -y al uso de la instalación por parte de los vecinos, los colegios y asociaciones de la zona para todo tipo de festivales y actuaciones- y hola, aquí sí, a las grúas y las hormigoneras. En las cercanas terrazas de la calle de Virgen de Nuria, punto de encuentro multitudinario de los vecinos de la 'Conce' en verano, circulaban teorías de todo tipo sobre la mala suerte que se cebaba con unos pocos metros cuadrados del barrio. ¿Tenía que ver la avería de la piscina con la del auditorio?

La respuesta de Manuel Troitiño es categórica: "No". El desprendimiento parcial de parte de la grada del auditorio, inaugurado hace casi treinta años, lo causó la rotura de una tubería a principios del verano. "Para colmo de males, por las mismas fechas, unos vándalos asaltaron el recinto. Primero lo destrozaron y poco después echaron abajo todo el sistema eléctrico", apunta el concejal. Así que no hubo más remedio que remodelarlo. Las obras -todavía están en ello- concluirán en el primer trimestre de 2010 y, si nada lo impide, el cine de verano volverá a Ciudad Lineal la próxima temporada.

Para entonces, los vecinos ya se habrán acostumbrado al ruido de las obras porque a la reciente remodelación del parque Calero, la instalación del carril bici y los actuales trabajos en el auditorio -además de la recuperación de un 'evacuatorio' muy apreciado por los mayores que sufrió su propia 'plaga' en forma de rotura de desagües el invierno pasado- acaba de unirse la construcción del aparcamiento para residentes de Virgen del Romero, calle que ha quedado totalmente cerrada al tráfico.

Ahora apenas hay sitio para transitar entre el auditorio y el polideportivo. Solo el colegio público Nuestra Señora de la Concepción permanece ajeno a tanto trajín.

Quizá nostálgico de aquellos tiempos lejanos en los que, tal y como atestigua la enorme fotografía que preside su entrada, no había piscina, ni auditorio, ni aparcamientos para residentes. Cuando corrían los años anteriores a aquellos veranos de la 'Conce'.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.