www.madridiario.es
El TSJM obliga a Barajas a reducir en un 50% sus vuelos

El TSJM obliga a Barajas a reducir en un 50% sus vuelos

sábado 31 de octubre de 2009, 00:00h
Una sentencia del TSJM instaba a AENA a reducir en un 50 por ciento los vuelos que cruzaban la urbanización Ciudad Santo Domingo de Algete. Sin embargo, AENA recurrió porque ello reduciría la capacidad de Barajas un 20 por ciento.
La Sala de lo Contencioso-Administrativo estimó parcialmente dos recursos de súplica. Los vecinos de Ciudad Santo Domingo, ya reconocidos como los primeros afectados con derecho a ser indemnizados, tuvieron que recurrir de nuevo a los tribunales después de que AENA no redujese los vuelos, sino que incluso "aumentaran" según los afectados.

Tras analizarlo,el TSJM entendió en noviembre que tenían que disminuir tanto el nivel del ruido como el número y frecuencia de sobrevuelos. Del examen de los datos aportados por los vecinos, los magistrados concluyeron que la entrada en funcionamiento de la nueva pista 18-L no había supuesto "mejora sustancial alguna" para los vecinos.

Así, el TSJM reconoció, como confirmación de una sentencia del Tribunal Supremo, que sufrían niveles de ruido incompatibles con el desarrollo de una vida normal y que era necesario reducir de inmediato tanto el número como la frecuencia de los sobrevuelos sobre la urbanización Ciudad de Santo Domingo de Algete. La sentencia suponía una victoria para los vecinos, pero aun así no se fiaban ya que se había llegado a registrar en las últimas semanas picos por encima de los 80 decibelios.

Por eso, a pesar de la sentencia, los vecinos de Ciudad de Santo Domingo advirtieron de que no cesarían sus movilizaciones mientras las aeronaves no dejasen de provocar estruendo sobre sus cabezas.

Más municipios se quejan del ruido
Las reacciones no se hicieron esperar por parte de otros municipios. Paracuellos del Jarama quiso que los tribunales dictaminaran que sus vecinos también sufrían tanto o más ruido que los de Algete. Lo mismo que la urbanización de Fuente el Fresno en San Sebastián de los Reyes que preparó una demanda contra AENA en este sentido. Asimismo Soto del Real se quejó del ruido que tenía que sufrir sobre todo cuando el aeropuerto operaba en configuración norte -una de las rutas de aterrizaje y despegue-, algo que suele ocurrir frecuentemente.

Por otro lado, San Fernando entregó 4.000 firmas en la sede de AENA como protesta contra la denominada 'configuración sur' del aeropuerto. Precisamente, esta es la vía que los vecinos de Algete pretendían que AENA utilizase para no perjudicarlos a ellos. También Paracuellos del Jarama y Belvis mostraron su oposición a que los aviones que hasta ahora pasaban por Ciudad de Santo Domingo se desviasen por sus poblaciones, que ya padecían altos niveles de ruido de Barajas.

AENA se opone
Por su parte, AENA anunció también en noviembre, poco después de salir la sentencia, que no podía reducir los vuelos que operan en Barajas alegando que con ello perdería al menos 20 por ciento de la capacidad del aeropuerto y con ellos los beneficios subsiguientes. Por ello, aseguró que recurriría la última sentencia del TSJM.

En este sentido, el presidente de la empresa pública, Juan Ignacio Lema, explicó que continuaría trabajando para que el aeropuerto siga creciendo pero con un "impacto mínimo" para la vida de los municipios que lo rodean, ofreciendo para ellos diversos planes y medidas compensatorias.

El anuncio no sentó nada bien a los residentes en Algete, San Fernando de Henares, San Agustín de Guadalix, Torrejón de Ardoz, San Sebastián de los Reyes o Coslada. En vista de la negativa de AENA a cumplir, los vecinos de Ciudad Santo Domingo presentaron ante el TSJM un preparatorio previo de recurso de casación para el Tribunal Supremo en el que exigieron que se llevasen a efecto "medidas rigurosas y eficaces que garanticen el fiel y exacto cumplimiento de la sentencia que trata de ejecutarse".

El mapa del ruido
Pero la lucha contra los ruidos provocados por el vuelo de los aviones venía de meses atrás. Antes de esta sentencia, en febrero, los municipios afectados ya presentaron alegaciones al mapa acústico hecho público a finales de 2008 por AENA, cuyo objetivo de este mapa era hacer un diagnóstico de la afección acústica de Barajas para después poder tomar medidas correctoras, porque consideraban que no se ajustaba a la realidad.

Según la asociación Afectados por el Impacto Aéreo, de los 400.000 vecinos que se calculaban que sufrían el ruido del aeródromo madrileño, el mapa solo reflejaba a 43.000. Además, AENA sólo tenía en cuenta a 16 municipios, pero había otros que no estaban contemplados dentro de la cartografía, como Madrid, y alguno que ni siquiera existe como tal para la empresa estatal. Es el caso de Tres Cantos.

Ley Ómnibus
A finales de noviembre, los afectados por el impacto del tráfico aéreo se encontraban con la sorpresa de que el PSOE había presentado una enmienda en el Senado a la Ley Ómnibus sobre el ruido aéreo que, de aprobarse, impediría la ejecución de la sentencia del TSJM, al tener carácter retroactivo.

La enmienda añadía dos nuevas disposiciones transitorias a la Ley de Navegación Aérea referidas a la regulación de las infraestructuras aeroportuarias. En concreto, el texto establecía que las poblaciones afectadas estarían "obligadas a soportar los escenarios operacionales de mayor afectación acústica en los correspondientes aeropuertos, así como el ruido, sobrevuelos, frecuencias e impactos ambientales que pudieran resultar" en tanto se aprueban las servidumbres y sus correspondientes planes de acción.

Todos los municipios afectados, asociaciones y grupos políticos se levantaron en pie de guerra ante la posibilidad de que la enmienda saliera adelante. Por lo que ante la previsión falta de apoyos, finalmente el PSOE la retiró, aunque anunció que se iba a modificar la Ley de Navegación Aérea para compatibilizar los intereses de los ciudadanos con los económicos.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios