www.madridiario.es

Un 9,5% menos que en 2008

Los madrileños gastarán 105 euros en las rebajas

Los madrileños gastarán 105 euros en las rebajas

Por MDO/E.P.
sábado 20 de junio de 2009, 00:00h
Los madrileños se gastarán de media 105 euros en las rebajas de verano, que comenzarán este domingo, una cifra que está por debajo de la del año pasado, y además cuatro de cada diez ciudadanos no comprarán nada debido a su actual situación económica por la crisis, según se desprende de una encuesta a 500 personas realizada por la Federación de Usuarios y Consumidores Independientes (FUCI) en la Comunidad de Madrid.
Así, el gasto medio de cada vecino en estas rebajas será un 9,5 por ciento inferior al del pasado verano, pasando de los 115 a los 105 euros por persona. En cualquier caso, Madrid será la región más consumista de España, seguida por Valencia (102 euros) y La Rioja (100 euros).

Según la presidenta de FUCI, Agustina Laguna, "este hecho se debe a la crisis que lleva a los consumidores a comprar sólo los artículos que realmente necesitan, prescindiendo de lo superfluo a pesar de los agresivos descuentos que los comercios harán para intentar reducir su stock". No obstante el 42 por ciento de los madrileños asegura que no comprará nada en estas rebajas, la mayoría (74 por ciento) por la crisis, aunque también hay quien dice no necesitar nada (18 por ciento) o que ya lo ha comprado en temporada (5 por ciento).

Respecto al 58 por ciento de los madrileños que sí comprará algo, el 67 por ciento de las mujeres y el 39 por ciento de los hombres comprarán ropa o complementos mayoritariamente, eligiendo para ello centros comerciales (41 por ciento de los casos), grandes almacenes (26 por ciento), cadenas de ropa (13 por ciento) y tiendas de barrio (15 por ciento).

Reclamar
En cuanto a las reclamaciones, la encuesta pone de manifiesto que los madrileños son los más 'protestones' de España, lo que se traduce en que ocho de cada diez han presentado reclamaciones en alguna ocasión. Los motivos de éstas son, sobre todo, que el artículo estaba deteriorado (41 por ciento) o que presentaba anomalías tras su uso (28 por ciento).

Por último, la FUCI abogó por un consumo racional, calculado y exigente durante las rebajas recordando que éstas son en el precio y no en la calidad y recomendando a los consumidores que fijen un presupuesto previo y lo respeten al máximo, haciendo una lista de las compras necesarias; que revisen con atención las etiquetas, en las que debe figurar la talla, composición y tratamiento aconsejable de lavado en el caso de prendas textiles; y que observen que en cada producto se indica, de forma clara, el precio anterior y el precio rebajado o en su defecto, el porcentaje de rebaja.

Asimismo, recordó que los medios de pago, tales como tarjetas, siguen en vigor durante las rebajas, salvo que se indique en el establecimiento, de forma visible, la no aceptación de esa forma de pago. Además, si compra un bien de carácter duradero, la garantía es por un periodo de dos años. Si tiene que reclamar durante los primeros seis meses será el comerciante el que deba probar que el defecto del producto sobre el que se reclama no es de fabricación. Por otra parte, el establecimiento debe aceptar las devoluciones y/o cambios de los productos defectuosos, y los consumidores deben exigir y guardar siempre el justificante de compra como única garantía ante una posible devolución o reclamación.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios