www.madridiario.es
Medallas de oro

Medallas de oro

viernes 15 de mayo de 2009, 00:00h
Pocas veces se consigue unanimidad a la hora de evaluar galardones municipales, como la Medalla de Oro de Madrid. Este año se ha otorgado a Paloma O’Shea, Joaquín Sabina, José Tomás y Raúl González. Ni un solo pero. La ciudad tiene mucho que reconocer a estas cuatros personalidades de la música, el deporte y los toros. Los cuatro han hecho por Madrid mucho más que cualquier campaña publicitaria. Son dos generaciones distintas de genios. La ceremonia de entrega ha congregado en el patio del Palacio Cibeles a los mejores amigos de todos ellos y a sus familias.

Me emocionó Raúl reivindicando su origen en la Colonia Marconi. Cuando su nombre, sin apellido, provoca admiración en todo el mundo, el futbolista recuerda sus primeros pasos, los valores que le inculcaron, su condición de humilde en su magnitud. Sabina volvió a admirarme con su manejo del idioma. ¡Qué Castellano tan hermoso en su voz! Alguien que ha creado “Pongamos que hablo de Madrid” merece este homenaje aunque no hubiera escrito nada más.

A José Tomás lo conocí profesionalmente hace muchos años. Hoy es la gran figura del toreo. Convoca multitudes en cada aparición y agarrota las gargantas del público con su arrojo y temeridad.

En un siglo con el materialismo como santo y seña, Paloma O’Shea aboga por el cultivo del espíritu, por crear artistas que, a través de la música, alimenten las almas. Lo hace con rigor, con vocación, con el apoyo de los grandes maestros de todo el mundo. La recién inaugurada sede de la Fundación Albéniz en la Plaza de Oriente, es ahora su camarote de mando.

Son cuatro madrileños de oro. Como siempre, la ciudad no ha mirado sus orígenes para premiarlos aunque, realmente, es Madrid la afortunada por contar con ellos entre sus vecinos.

La entrega se ha hecho en el antiguo patio de Correos, en el Palacio de Cibeles. Su nueva y extraordinaria cubierta permite utilizar este espacio como escenario para muchas actividades. Siempre me han admirado las obras de ingeniería. Esta cubierta es impresionante. La hemos pagado todos y por eso es deseable que todos podamos disfrutar de ella con un programa de actividades que busque hacer del nuevo Ayuntamiento la casa a la que todos los madrileños pueden acceder y no únicamente para pagar impuestos. Esta compleja reforma del monumental edificio de Palacios todavía no está culminada pero ya se ve el resultado final. Madrid, sin renunciar a la historia que atesora la Casa de la Villa, tiene un Ayuntamiento que refleja la gigantesca imagen que se ha hecho en todo el mundo durante los últimos años.

Antonio Castro

Cronista Oficial de la Villa

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios