www.madridiario.es
Analizando al gran gurú de la gestión empresarial

Analizando al gran gurú de la gestión empresarial

jueves 16 de abril de 2009, 00:00h
Carlos Fernández, investigador del Departamento de Sociología de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), ha profundizado en el estudio de las principales ideas que, sobre la gestión de las empresas y la sociedad, tenía el más importante de los gurús empresariales: Peter Drucker (1909-2005).
Peter Drucker es considerado el principal representante (si no el verdadero fundador) de la denominada gestión empresarial o management, esto es, el análisis de la administración y dirección de empresas. Ha sido uno de los principales gurús empresariales (expertos en gestión que cobran millones de dólares por sus análisis sobre las tendencias de los mercados) y ha sido inspirador de muchos grandes ejecutivos y directores de empresas, grupo de enorme influencia social (como por desgracia se está percibiendo últimamente).

Sin embargo, a diferencia de muchos de sus discípulos y sucesores, su erudición le permitió acercarse a un conjunto de cuestiones adicionales, tales como la ciencia política, la sociología y el análisis histórico, lo que da a su trabajo una peculiar distinción intelectual. Su legado, con cerca de treinta libros, ha sido fundamental en la teoría de gestión, y por ello es un autor que merece la pena conocer.

Drucker plantea a lo largo de su obra, utilizando un estilo profundamente retórico -que apela al sentido común y a valores conservadores-, una visión del mundo que puede considerarse como un reflejo de la posición ideológica que la clase empresarial capitalista ha mantenido en la segunda mitad del siglo XX. De este modo, sus primeros libros, escritos durante las décadas de los cuarenta y los cincuenta, mantienen el argumento de que las compañías no sólo tenían una finalidad económica, sino también una dimensión social.

La empresa –institución desprestigiada tras la Crisis del 29- será la institución social clave en una sociedad funcional, en la que intereses de empresa y sociedad eran totalmente coincidentes. Parecían existir principios armónicos que solucionaban los conflictos de índole económica, satisfaciendo las necesidades y deseos legítimos de los trabajadores: así, se establecía una genuina armonía entre las demandas de rentabilidad de la empresa y las demandas de seguridad del trabajador. Sin embargo, la convulsa década de los sesenta con sus movimientos de lucha por los derechos civiles, la fragmentación de los mercados y, en la década siguiente, la creciente inestabilidad e incertidumbre económica terminaron por llevar ese modelo regulado y armónico descrito por Drucker a la crisis.

En la década de los setenta surgirá en el mundo anglosajón un poderoso discurso neoliberal que se enmarcará en un nuevo capitalismo de producción flexible, con libre circulación de capitales e intensificación de la competencia internacional. El propio discurso de Drucker también se reposiciona, y su visión sobre la sociedad cambia: abandona el corporativismo social para hablar de post-capitalismo y fin de la sociedad de clases.

A su juicio, lo que existe ahora es una nueva sociedad del saber en la que el elemento esencial será el conocimiento, expresado en conceptos como movilidad, saber, redes, cambio o innovación. Los trabajadores del conocimiento serán la clase social líder, que rechazará la seguridad a favor de la creatividad. Drucker demandará la privatización de las empresas públicas y los servicios sociales para facilitar la competencia empresarial: como se ve, Drucker se adaptó en sus últimas obras al paradigma neoliberal dominante hasta ahora.

Rodríguez CJF. Management and society in the work of Peter Drucker. Revista Internacional de Sociología. (2008) 66(49): 195-218

Imagen : Wall Street
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios