www.madridiario.es

Pedro Santín, concejal del PSOE en el Ayuntamiento de Madrid

'Hay zonas de Madrid donde el aire no se respira, se mastica'

"Hay zonas de Madrid donde el aire no se respira, se mastica"

Por Carmen M. Gutiérrez
martes 24 de febrero de 2009, 00:00h
La contaminación atmosférica, el ruido provocado por el ocio nocturno o las nuevas multas por no reciclar son algunos de los temas sobre los que ha hablado Pedro Santín, concejal socialista de medio ambiente en el Ayuntamiento de la capital, con Madridiario.
¿Cómo califica la gestión del medio ambiente que hace el Ayuntamiento?
Con un suspenso pleno, como ha dado la Unión Europea al Gobierno de Ruiz-Gallardón. El medio ambiente para este Ayuntamiento no supone en ningún caso una prioridad ni un objetivo, sino que es un recurso que le permite hacer titulares de prensa. En realidad, el medio ambiente tiene que ser un principio básico en toda gestión municipal, además de una política sectorial. Para Gallardón fue todo lo contario. Es más, hizo verdaderas piruetas para saltarse la declaración de impacto ambiental obligatoria y necesaria para las obras de la M-30, tal y como se ha demostrado por los tribunales de justicia.

¿Cuáles son los principales problemas medioambientales de la ciudad?
En Madrid tenemos tres problemas que son persistentes: la contaminación atmosférica, la acústica y la conservación de nuestras zonas verdes. La contaminación atmósferica es un problema que respiramos a diario en los periodos anticiclónicos en invierno. Hay zonas de la ciudad, donde el aire no se respira, se mastica. Estamos por encima de lo que marca la legislación sobre calidad del aire, sobre todo en partículas en suspensión, que las superamos ampliamente. Hay estaciones medidoras donde se superan por mucho los límites permitidos por la normativa. En dióxidos de nitrógeno, ocurre una cosa muy parecida.

¿Qué hace el Ayuntamiento ante esta situación?
La respuesta de la ciudad de Madrid es siempre la misma, negar la evidencia. Para ello, hacen una interpretación  muy 'sui generis' de la normativa, que da un cierto margen. La gran trampa que hace el Ayuntamiento es centrarse en la medición de todo el término municipal. Pero, en realidad, la gente que vive en el entorno de Recoletos, por ejemplo, respira a diario un aire mucho más contaminado de lo que oficialmente quiere reconocer el Ayuntamiento. Y respirar aire contaminado no es una cuestión de estadística, es una cuestión de salud.

¿Qué le parecen algunas medidas para reducir la contaminación como
peatonalizar calles o utilizar vehículos más ecológicos en las flotas municipales?
Las medidas que hasta ahora ha puesto en marcha el Ayuntamiento de Madrid son puramente testimoniales. De hecho, la medida más importante dentro de la Estrategia Local de Calidad del Aire era la restricción del tráfico en la ciudad de Madrid, en el perímetro de la M-30, convirtiéndola en zona de bajas emisiones. Esto tenía que estar listo en 2008 y lo han retraso dos o tres años más.

El cierre al tráfico, ¿sería la solución?
Aquella propuesta era absolutamente clasista. Cualquier restricción habría que hacerse en función no de los años de matrícula, sino de las emisiones a la atmósfera de ese vehículo, como hacen otras ciudades que han optado por esta vía.

¿Qué solución a la contaminación propone el grupo municipal socialista?

No se puede combatir la contaminación atmosférica y mantener el mismo bienestar sin tener una red de transporte público que cumpla las necesidades de la ciudadanía. Tenemos que tener muy claro que la opción pasa por ahí. Cuando esté cubierta esa demanda, que ahora no lo está por encima de cualquier discurso triunfalista, podremos pensar en medidas de otro carácter. Evidentemente, podría ser la restricción de los vehículos en función de sus emisiones.

El Ayuntamiento ha elaborado el mapa del ruido y ha anunciado que tomará medidas para reducirlo, ¿Qué espera de ellas?
Las cifras que dio el alcalde son difícilmente entendibles. Si las medias de 24 horas del Ayuntamiento muestran habitualmente que la mayoría de las estaciones medidoras superan el límite permitido de 65 decibelios, decir que el mapa del ruido reconoce solo 280.000 ciudadanos afectados es simplemente desconocer o no querer decir lo que registran las estaciones medidoras. Evidentemente, el alcalde sí tiene razón en algo: el ruido del tráfico, el que hacen los coches, es muy similar al de cualquier ciudad europea.

El ruido nocturno es otro de los problemas. Gallardón llegó a hablar de expropiar locales...
Simplemente no se le puede creer porque no se puede hablar de expropiar y cerrar locales de ocio por problemas de ruido cuando en estos seis años que lleva gestionando Madrid solamente en la zona centro han abierto más de cien locales de ocio altamente ruidosos. No se puede estar permitiendo que se genere un problema y luego de repente, como el bombero pirómano, cuando la situación es insostenible venir como grandes salvadores con medidas carísimas y jurídicamente muy complejas.

La ordenanza de limpieza va a multar a las comunidades de vecinos que no reciclen, ¿qué opina de esta medida el PSOE?
Hay una valoración previa. Hemos visto que esta ordenanza tenía un único objetivo, que es recaudar. La novedad es que en todos los comportamientos que ya estaban recogidos se incrementan exponencialmente las sanciones que se les aplican. En ese intento desaforado por crear instrumentos para recaudar aparecen algunos nuevos como es la obligación de separar en origen. Lo primero que hay que ver es la legalidad de algunas medidas. En este sentido, es un despropósito absoluto, sancionar a un colectivo; no podemos generar sospechas en una comunidad.

En Madrid se recupera para reciclar o hacer compost aproximadamente un 18 por ciento de los residuos que se generan. ¿Cuál sería el objetivo y cómo conseguirlo?
En estos momentos, la mayoría de las ciudades que han hecho pedagogía ciudadana y que han puesto medios a disposición de los ciudadanos para recilar están en ratios superiores al 45 por ciento. Si ponemos esas dos cosas a disposición de la ciudadanía, los éxitos son palpables al día siguiente. Pero, claro, esto requiere una voluntad municipal que ahora no existe.

Se refería antes al estado de conservación de los parques en Madrid...
Madrid es una de las ciudades que más arbolado urbano y más zonas verdes tiene en su conjunto. Lo paradójico es que Ruiz-Gallardón desde hace ya muchos años es el primer alcalde que no ha inaugurado ni un solo parque en la ciudad de Madrid. Habló de varios proyectos, alguna ampliación, pero no ha inaugurado ni un solo parque nuevo. Por otra parte, con las obras de la M-30 destruyó casi 200 hectáreas de zona verde y unos 22.000 árboles absolutamente consolidados. El resultado no puede ser más catastrófico. Después, él puede rellenar páginas y páginas con sus plantaciones, pero nadie las ha visto.

¿Qué haría el PSOE en medio ambiente si llegase a la Alcaldía?
Habría qué preguntarse por dónde empezaríamos. Lo primero sería cambiar la mentalidad de esta ciudad, es decir, asumir que el medio ambiente tiene que ser un elemento central en toda gestión política, el principio que informe la gestión de la ciudad. En segundo lugar, empezar a poner en valor el patrimonio medioambiental de la ciudad. Para todas estas cosas Madrid tiene muchísimos instrumentos, falta ponerles voluntad política, que es lo que normalmente el Ayuntamiento no ha hecho. Al contrario, ha sido una dejación de funciones durante todo este tiempo.


¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios