www.madridiario.es
Un paseo por los belenes más tradicionales

Un paseo por los belenes más tradicionales

Por MDO
martes 16 de diciembre de 2008, 00:00h
Patrimonio Nacional conmemora la Navidad con el montaje de belenes históricos, una tradición que se remonta varios siglos, que caló en toda la sociedad y que afortunadamente llega hasta nuestros días.
El Belén del Príncipe, llamado así porque el Rey Carlos III lo encargó para su hijo el futuro Carlos IV, vuelve a mostrarse un año más en el Palacio Real de Madrid, regresando a su tradicional emplazamiento ya que el año anterior estuvo en el Monasterio de La Encarnación.

El Belén que ahora se expone es en su mayoría  napolitano. Sus figuras están hechas al modo tradicional: cuerpo de alambre y estopa, cabeza de barro, extremidades en madera y ataviadas con ricas telas. También lo componen figuras al estilo genovés, fruto de sucesivas adquisiciones, que son articuladas con sistema de rótulas, de madera y vestidas también con tejidos suntuosos.

En su momento de mayor esplendor se cuenta que el número de piezas que lo componían se acercaba a las seis mil, con todos los accesorios: animales y los adornos o finimenti de cada una de las figuras o escenas: la posada, la taberna o el mercado que unidos formaban  un bello conjunto. Participaba toda la Familia Real, hasta la Reina y sus damas colaboraban confeccionando indumentaria para vestir las figuras..

El grupo principal del Belén es La Natividad la Virgen, el Niño y San José, figuras realizadas al modo napolitano, técnica muy del gusto de Carlos III. El uso y el tiempo produjo el deterioro de las figuras, lo que obligó a intervenir a reputados escultores de palacio: Pedro Michel, Celedonio de Arce, o Hermenegildo Silici. Los Reyes Magos, figuras primordiales en todo belén, son de la escuela Genovesa de autores tan renombrados como Andrea Casareggio y el grupo de los Ángeles está realizado por artistas españoles.

El Belén del Monasterio de la Encarnación
Se ubica en la Iglesia del Convento, en el hueco de altar de San Felipe. En el centro se expone un misterio del sigloXVII: Virgen ataviada según la Escuela española, San José al estilo hispano filipino y tallado en marfil y el Niño, de madera tallada y policromada con vestido de encaje. Con una estructura escalonada, al fondo a la izquierda, se encuentra el grupo de los Reyes Magos y sus pajes, modelados en barro y de la Escuela de Olot, datados en el siglo XIX, y a la derecha, los pastores, en dos grupos, uno que anuncia el Nacimiento de Jesús y otro  que peregrina al pesebre, ambos creados por José Luis Mayo, artista del siglo pasado.
 
Los Belenes del Monasterio de Santa Isabel
En el altar de San Leandro, situado a la derecha, se encuentra un misterio napolitano, La Virgen San José y el Niño, tallado en madera policromada, una pareja de ángeles y una oveja del siglo XVIII, todos enmarcados por una estructura de madera imitando las ruinas napolitanas.
   
A su alrededor, se han dispuesto doce figuras procedentes del Belén napolitano del Palacio Real de Madrid, que representan personajes populares, y de los que cabe destacar sus bonitos ropajes y que son articuladas lo que proporciona una gran versatilidad a la hora de montar las composiciones.

A la derecha  y bajo el altar de la Inmaculada, se ha dispuesto el belén popular, con una composición más moderna e innovadora.  Es de barro policromado, hecho a palillo por José Luis Mayo, Se compone de cincuenta figuras, e incluye cuatro construcciones muy innovadoras en cuanto al tratamiento  y la naturaleza de  los materiales y la escenografía.

El Misterio del Monasterio de Las Descazas
Este año se conmemora el ochocientos aniversario de la fundación franciscana, por lo que además del misterio en sí, se muestran tres figuras del Niño Jesús ataviadas con el hábito franciscano, procedentes  de los fondos del Monasterio, así como una talla de San Francisco de Asís, en madera tallada policromada y dorada, de la escuela española del siglo XVII.

El Belén colocado en la Capilla de San Sebastián, es uno de los más interesantes de los que posee el Convento, la factura es española, de finales del siglo XVII y realizado al estilo napolitano. Es todo el conjunto de madera tallada y polícroma con tela encolada para los mantos. Le rodean cuatro tondos de madera  pintados al óleo con cabezas de querubines y coronas de flores. Su autor es español anónimo, de la segunda mitad del siglo XVII.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios