www.madridiario.es
La crisis ralentiza el Campus de la Justicia

La crisis ralentiza el Campus de la Justicia

lunes 30 de junio de 2008, 00:00h
La crisis económica ralentizó las obras de los edificios que se presentaron durante los primeros meses de 2008. Alejandro Zaera-Polo abandonó la dirección facultativas de su proyecto para el Instituto de Medicina Legal.
Antes de que la crisis desembarcase en el Campus, el entonces vicepresidente segundo y consejero de Justicia y Administraciones Públicas, Alfredo Prada, anunciaba nada mas comenzar el año (9 de febrero) que el Campus sería capaz de producir la energía necesaria para su iluminación. Prueba de esta sostenibilidad sería la futura sede de la Fiscalía, presentada el 1 de febrero.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, acompañó a Prada en la puesta de largo del proyecto del Juzgado de lo Penal en la Real Fábrica de Tapices, una "balanza de la Justicia" diseñada por el prestigioso arquitecto Rafael de La Hoz. El 26 de febrero, antes de la presentación del futuro Registro Civil, el departamento de Alfredo Prada confirmaba a Madridiario que se estudiaba crear itinerarios turísticos y arquitectónicos para aprovechar que cuatro premios Pritzker habían contribuido al Campus. El Registro Civil de Ángel Borrego y el estudio OSS confirmó la calidad de las construcciones.

Primera piedra de los edificios
El 3 de abril, el 'Campus de la Justicia' afrontó la última fase previa con la aprobación de las obras de urbanización de la segunda y última fase con una inversión de 57'3 millones. Sólo una semana después, se presentó el último de los 17 edificios del Campus que han visto la luz: una galaxia elíptica, inspirada en el cosmos y el movimiento continuo, que albergará la futura sede de los Juzgados de Guardia.

El 29 de abril, Esperanza Aguirre, y Alfredo Prada colocaron la primera piedra simbólica del Tribunal Superior de Justicia, el Juzgado de Menores, la Audiencia Nacional, el Instituto de Medicina Legal y la Central Térmica tras recorrer las dos galerías de seguridad que garantizarán el servicio del Campus. A un acto al que acudieron los representantes institucionales de toda la judicatura y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Crisis y abandono de Zaera-Polo
Pero a pesar de todos los parabienes, el Campus no se libraba de la crisis económica internacional y la fuerte recesión paralizaba parte de las inversiones. Además, impedía la salida a subasta de los antiguos edificios del poder judicial en Madrid capital. La falta de financiación aplazaba entonces la adjudicación de las obras de construcción de los edificios, que según el Ejecutivo regional se retomarían cuando la recuperación de los mercados lo permitiese.

Prada, con Zaera Polo. Metro de Madrid reveló el 27 de julio que, a pesar de que la Comunidad se había comprometido a llevar el suburbano al Campus en esta legislatura, ese proyecto estaba paralizado al menos hasta 2011. La situación se agudizó en diciembre, cuando el día 12, el arquitecto Alejandro Zaera-Polo anunciaba que abandonaba  la construcción del Instituto de Medicina Legal después de que la Comunidad se negase a aumentar la financiación que ya se había pactado. Zaha Hadid, otra de las arquitectas participantes, también pidió renegociar al alza su presupuesto.

La necesaria financiación del Campus dio antes de acabar 2008 para un nuevo enfrentamiento entre Esperanza Aguirre y Alberto Ruiz Gallardón. El Gobierno autonómico pidió al Ayuntamiento cambiar el uso del suelo de los Juzgados de Plaza de Castilla para hacer viviendas y oficinas con cuya venta se obtendrían parte de los 1.400 millones necesarios para acabar el Campus. Gallardón aireó el proyecto -con el consiguiente malestar en el Ejecutivo de Aguirre- dejando caer que sería un "pelotazo urbanístico". Dado que la Comunidad tenía que compensar por ley al consistorio por la posible recalificación de suelo, con el subsiguiente benefico para este, el proyecto terminó por retirarse.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios