www.madridiario.es
Los mercados se ponen al día

Los mercados se ponen al día

Por Enrique Villalba
domingo 19 de octubre de 2008, 00:00h
'Adaptarse al entorno o desaparecer'. Esta teoría darwinista es la que han tenido que aplicar los mercados tradicionales de los barrios de Madrid en los últimos años para poder resistir el empuje de las grandes superficies comerciales. Las asociaciones de comerciantes, con el apoyo del Ayuntamiento de Madrid, a través del Plan municipal de innovación y transformación de mercados, y de la Comunidad de Madrid, mediante el plan FICOH, han dado un paso adelante para poner sus establecimientos en el siglo XXI.
A principios de la década de los 90, los técnicos municipales se dieron cuenta de que los mercados tradicionales se habían quedado viejos y estaban inadaptados para el consumo moderno. Había escaleras mal diseñadas y sin rampas mecánicas.

Había una mala disposición de los espacios y del volumen de cada negocio. En cada centro había un montón de fruterías, carnicerías, pescaderías, sin aprovechar las potencialidades de canalizar la oferta. Además, no ofrecían otros servicios que los centros comerciales dan a sus clientes. Esto hizo que los clientes fuesen desapareciendo.

 Por eso, en 2003 se pensó en recuperar estos espacios, que estaban abocados a la desaparición. Ayuntamiento y Comunidad se pusieron en marcha. El Consistorio puso en marcha el Plan de Modernización de Mercados al que el Gobierno regional dio un empujón aportando fondos del Plan Ficoh. El programa municipal contemplaba el estudio de cada uno de los 48 mercados madrileños.

Mediante estos estudios se trataban de potenciar tres aspectos fundamentales para rehabilitar estos espacios. En primer lugar, se propuso dar formación y profesionalización a los trabajadores de los mercados para que gestionasen sus espacios de trabajo, a través de cursos de la Federación de Comercio Agrupado y Mercados de la Comunidad de Madrid. También se ideó la remodelación integral continua de los establecimientos y la creación de una marca que promocionase los mercados madrileños y recuperase los clientes perdidos.

Reparto de gastos
El trato era el siguiente, el Ayuntamiento de Madrid sufragaba el 30 por ciento de este gasto, la Consejería de Economía y Hacienda, otro 30 por ciento; y los comerciantes el 40 por ciento. Además, ambas administraciones facilitaban los trámites administrativos de la transformación. En la primera fase del proyecto, entre 2004 y 2007, el Consistorio invirtió 15,62 millones de euros, el Gobierno regional 18,5 y los comerciantes 28, hasta alcanzar la inversión total de 52,54 millones totales, entre fondos públicos y privados.

El sistema que adoptaron los comerciantes privados para poder acometer este gasto fue, principalmente, el aprovechamiento del espacio sobrante de muchos mercados (principalmente, edificando en los patios centrales que tenían muchos de ellos para ganar superficie), para incluir medianas empresas u otros reclamos que hagan que la gente se acerque.

Un gimnasio o un centro de salud, por poner dos ejemplos, son ese nuevo 'algo más' que dan los mercados para que los vecinos sean fieles. También ha sido de gran ayuda la creación de aparcamientos en esos lugares donde ha sido posible acometer su construcción, porque multiplican la facturación y evitan a la gente hacer varios viajes al mercado para hacer la compra.

Pero no sólo se ha trabajado en las novedades, sino en mejorar lo que ya se poseía. Uno de los elementos clave ha sido la accesibilidad. Se han instalado ascensores, se han suprimido barreras arquitectónicas, y se han construido rampas que facilitan la movilidad a los carritos de la compra y a los discapacitados.

Apuesta por el medio ambiente
De la misma manera, algunos de estos centros han apostado por el medio ambiente, implantando mercados de productos ecológicos (Ventas), sistemas de climatización respetuosos con el medio ambiente (Moratalaz), o una central de generación de energía mediante paneles fotovoltáicos (Maravillas). En determinados espacios comerciales, el Ayuntamiento se ha reservado espacio para incluir equipamientos como  bibliotecas u otros centros sociales junto a los puestos.

En la pasada legislatura, se actuó en 28 de los 48 mercados de la ciudad, se cerró el de Atocha y se enajenó el de Torrijos. Según Daniel López Gálvez, Director General de Comercio del Ayuntamiento de Madrid, "los mercados se habían pasado 40 años sin meter un duro en rehabilitación y desde 2003, se ha multiplicado por cinco la inversión anual en remodelación. Queremos dejar los mercados como nuevos. Ahora son más dinámicos porque tienen que evitar quedarse obsoletos", comenta.

Inversiones
En 2008, está prevista una inversión entre administraciones y comerciantes de 19,58 millones, una cifra que según está previsto se va a mantener cada año de legislatura hasta 2011. En este periodo, se ha finalizado la rehabilitación integral de los mercados de Chamberí y Puerta Bonita. Este año, se ha comenzado a trabajar en la recuperación del mercado de Ibiza, que concluirá en 2009. Se terminarán los trabajos en el mercado de Orcasitas y se iniciarán en noviembre las obras en el mercado de Embajadores.

Se invertirán 240.000 euros en mejorar los mercados de Las Águilas, Las Ventas, La Guindalera, Santa María de la Cabeza, San Enrique, Numancia y Vicálvaro. Se reformarán 24 puestos en siete mercados por valor de 1.165.000 euros.

Se elaborarán los anteproyectos de obra de rehabilitación de otros tres, así como planes de rehabilitación integral de los mercados de Barceló y La Cebada (para ésta última se están buscando alternativas de financiación). Se continuarán los trabajos del mercado de San Antón y se construirán, con esta filosofía de modernidad, los nuevos mercados de Las Tablas y Sanchinarro. También se está proyectando la creación de otro centro en Valdecarros.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios