www.madridiario.es
Noche de Reyes
Ampliar
Noche de Reyes (Foto: José Alberto Puertas)

‘Noche de Reyes’, una comedia de Shakespeare

lunes 24 de enero de 2022, 17:07h

Helena Pimenta se dio a conocer a nivel nacional con un brillante montaje de Sueño de una noche de verano, con su compañía Ur Teatro. Fue tal el éxito que la directora obtuvo el Premio Nacional de Teatro en 1993. Ya entonces demostró que se metía en el teatro de Shakespeare con total desinhibición, intentando sacar el humor que impregna muchas de sus comedias. En los últimos veinte años ha vuelto varias veces a este autor y sus comedias, salvo el montaje de Macbeth en 2011.

Ahora dirige en las Naves del Español una versión de Noche de Reyes, cuya adaptación firma junto a Álvaro Tato. En estos tiempos en los que prácticamente todos los teatros públicos se dedican casi en exclusiva al teatro contemporáneo, es un placer encontrarse con el gran teatro de repertorio hecho con talento y con una compañía más que aceptable. El título original, Twelfth Night, hace referencia a la noche duodécima tras Nochebuena, o sea, la noche de Reyes. Es una comedia de enredo que los adaptadores de esta versión han desentrañado muy claramente, sin ningún complejo.

En la costa de Iliria naufraga un barco en el que viajan dos gemelos, chico y chica. Esta última, creyendo que su hermano ha muerto, se hace pasar por varón, originando una serie de situaciones divertidas y amores cruzados. Como hombre enamora perdidamente a la condesa Olivia, enlutada y reacia al amor. Más tarde entra en escena Sebastián, el hermano gemelo, que también salvó la vida. Y ahí se produce la confusión total.

Los cinco actos de la comedia original se quedan aquí en una hora y cuarenta y cinco minutos de función, a un ritmo trepidante y utilizando una hermosa y funcional escenografía de Tomé y Teijeiro. Con un gran panorama que reproduce el mar, se habilitan entradas y salidas que facilitan la comprensión de los espacios.

Los adaptadores bucean en el humor sin llegar nunca al disparate. Se corre el peligro con personajes como Malvolio, el mayordomo de Olivia, de rozar la farsa. Pero aquí presentan un hombre entre patético y fatuo, lo que justifica la cruel broma de la que es objeto.

Decía al principio que la representa una compañía más que estimable. El reparto es ajustado y cada actor encaja en su personaje (o en sus personajes cuando doblan) como un guante. Pero es de justicia destacar el trabajo de tres intérpretes: Carmen del Valle, Rafael Castejón y David Soto Giganto. La primera es una extraordinaria actriz capaz de brillar en cualquier registro. Aquí tiene momentos extraordinarios en sus intentos de seducir al falso Cesáreo. Castejón tiene una larguísima experiencia en el teatro clásico y se enfrenta a Malvolio desde el sentimiento. Es ejemplar la escena en la que lee la falsa carta que le hará caer en el ridículo. David Soto se ha curtido en la Joven Compañía del Clásico y aquí se muestra como un experimentado comediante. Hace dos papeles pero es como el bufón Feste cuando consigue brillar con una naturalidad apabullante. Intuyo que, aunque aquí haga el gracioso, está en condiciones de ser un estupendo intérprete de los galanes del Siglo de Oro.

Completan el reparto Victoria Salvador, José Tomé, Sacha Tomé, Patxi Pérez y Haizea Baiges.

En resumen: Helena Pimenta, tras su marcha del Clásico, vuelve a sus orígenes con el mismo entusiasmo de los noventa, pero con la sabiduría acumulada en las dos últimas décadas. Noche de Reyes es uno de los pocos espectáculos convencionales que se puede ver estos días en los teatros públicos. Y se agradece.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios