www.madridiario.es

Es necesaria una ley nacional que proteja a las personas LGTBI

jueves 26 de diciembre de 2019, 14:58h

Hoy 26 de diciembre, se cumplen 41 años del fin de la persecución legal de la homosexualidad en nuestro país. En ese día se terminó para el colectivo LGTBI, el tiempo oscuro de la clandestinidad, de los armarios silenciosos, de tener que esconder el amor hacia quien uno u otra sintiera. Se terminó el no ser libre, los casamientos para esconder la orientación sexual por el que dirán...

Han pasado 41 años pero la lucha sigue, el discurso de odio contra este colectivo de seres humanos continua en nuestro país, debemos seguir reivindicando la igualdad en todas las esferas sociales.

La represión franquista hacia lo que hoy conocemos y denominamos como el colectivo LGTBI, no ha sido conocida en su total dimensión. Nos hallaríamos ante una de esos episodios siniestros de la dictadura con cierta parte oculta.

La derogación de la ley de peligrosidad social del franquismo, marcó el fin de la persecución legal de la homosexualidad en España. Aquella norma de 1970, ya al final de la dictadura, heredera de la ley de vagos y maleantes, establecía en su artículo segundo, que "serán declarados en estado peligroso, y se les aplicarán las correspondientes medidas de seguridad y rehabilitación, quienes: resulten probadamente incluidos en alguno de los supuestos de este artículo y se aprecie en ellos una peligrosidad social". Y en el listado de a quiénes se aplicaba estaban, junto a los "vagos habituales", "los que realicen actos de homosexualidad".

La ley había incluido en su nombre un apartado: la rehabilitación social. Por ello, a quienes realizaran actos de homosexualidad y a quienes se dedicarán habitualmente a la prostitución se les imponía "internamiento en un establecimiento de reeducación" y la "prohibición de residir en el lugar o territorio que se designe o de visitar ciertos lugares o establecimientos públicos, y sumisión a la vigilancia de la autoridad". En el caso de los hombres homosexuales, esos centros fueron, sobre todo, los penales de Huelva y Badajoz. Para las mujeres lesbianas no se plantearon centros concretos.

En nuestro país se han conseguido diversos logros, a través de la eliminación de normas discriminatorias del ordenamiento jurídico, entre los que destacan el reconocimiento del derecho al matrimonio a las parejas del mismo género y la ley de identidad de género, que consagraron la dignidad y libertad de las personas, eliminando toda discriminación, con independencia de la configuración de las familias, del género de sus progenitores, condición y procedencia. Pero todavía no se ha logrado normalizar la diversidad afectivo-sexual en la sociedad, existiendo una intimidación que limita la libertad de muchas personas.

El temor a ser víctima de discriminaciones o de acoso es la principal causa para que muchas personas trabajadoras LGTBI oculten su opción sexual y/o identidad de género, en algunos casos, incluso tomando decisiones como cambiar el nombre de su pareja o eludir hablar de su vida privada.

Por ello, es necesario una mayor intervención por parte de los agentes sociales para poder acabar con el acoso que sufren las personas LGTBI en el ámbito laboral y en la sociedad en su conjunto. Para UGT se hace imprescindible, a través del diálogo social, la implantación de protocolos contra el acoso por razón de orientación sexual e identidad de género, como la formación de todas y todos los delegados sindicales así como de los responsables de la empresa.

Ana Sánchez de la Coba
Secretaria de Igualdad de UGT Madrid

Ana Sánchez de la Coba

Secretaria de Igualdad de UGT Madrid

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Foro asociado a esta noticia:

  • Es necesaria una ley nacional que proteja a las personas LGTBI

    Últimos comentarios de los lectores (1)

    17529 | NORBI - 27/12/2019 @ 09:00:54 (GMT+1)
    Y una ley que proteja a los españoles ...

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.