www.madridiario.es

Madrid “no va a la zaga” de ninguna otra comunidad ante la COVID-19

sábado 18 de julio de 2020, 15:38h

La situación actual en España con 628 nuevos casos, la cifra más alta desde el fin del estado de alarma es para preocuparse y ocuparse tomando decisiones basadas en los indicadores sanitarios, para evitar que los más de 100 rebrotes, se conviertan en “transmisión comunitaria”, lo que puede poner en peligro a todo el territorio nacional.

Durante los últimos días asistimos a decisiones de muchos gobernantes, más políticas que sanitarias, que obligan a llevar la mascarilla en todas las situaciones posibles, incluso en la piscina y la playa, y a pesar de que podamos mantener esa “distancia de seguridad de 1.5-2 metros”, que es la medida más eficaz de acuerdo con la evidencia científica.

Son más necesarias que nunca las campañas de concienciación frente a las medidas que se van relajando, como la higiene continua de las manos con agua y jabón o gel hidroalcohólico, el mantenimiento de la distancia de seguridad y el uso de mascarilla siempre que no se pueda mantener esa distancia. Campañas que apelen a la responsabilidad y la conciencia personal y colectiva, que generen actitudes cívicas entre los jóvenes, sus padres, o los empresarios de la hostelería y el ocio nocturno. Se trata de pasar del “saber lo que hay que hacer” a “querer hacerlo” y a “ponerlo en práctica”.

Es fundamental e imprescindible que se vele por el cumplimiento de la extensa normativa existente en torno a estas medidas, porque la relajación no afecta solo a los ciudadanos, sino a las fuerzas de seguridad que pasan por alto el comportamiento de los ciudadanos “imprudentes” que desoyen esas normas. No se trata tanto de seguir prohibiendo, como de cumplir con las normas adoptadas.

Madrid siempre es observada y analizada con lupa desde todas las atalayas, políticas, sociales y mediáticas. Asisto a diferentes programas en los medios de comunicación donde escucho con frecuencia a algunos tertulianos: “ya veremos que pasa con Madrid”, “¿Qué pasa con Madrid, va a esperar a que haya rebrotes y no puedan controlarlos?”, “¡Qué pronto olvidan los responsables políticos de Madrid la cantidad de fallecidos!”. Pero no, sinceramente yo no creo que “Madrid vaya a la zaga de ninguna otra comunidad”.

Lo que sucede es que al menos hasta hoy, y confío en que sigamos así, las decisiones políticas, desde la Presidencia y la Consejería de Sanidad, se están tomando en base a los indicadores sanitarios y a los consejos de los expertos en epidemiología, clínica y salud pública.

Hay muchas razones para entender y aceptar el hecho de que Madrid, la comunidad más afectada por el Coronavirus desde el principio de la Pandemia, sea hoy, con una incidencia acumulada mucho más moderada que en el resto de España, la que menos rebrotes registra en estos momentos.

Los madrileños contamos con un índice de inmunidad, que aunque muy pequeño todavía (10.5.11%), es el doble prácticamente que en el resto de España; hoy contamos con un programa eficaz de diagnostico precoz tanto en los centros de salud como en los hospitales, púbicos y privados; cada vez son mas las empresas que realizan pruebas diagnósticas a sus trabajadores; contamos ahora con 126 “rastreadores” (epidemiólogos, preventivistas, profesionales de enfermería y operadores debidamente entrenados), que pronto contarán con 41 mas, que se encargan de estudiar a todos los contactos de la persona que ha dado ”positivo”, con un seguimiento diario de todos los contactos estudiados; cada vez se hacen más pruebas PCR y otros test serológicos que ayudan al diagnostico precoz de los casos.

Por otra parte, los madrileños estamos demostrando un alto grado de concienciación social a la hora de respetar la higiene de las manos, la distancia de seguridad y el hecho de llevar mascarillas, incluso en la calle cuando no se puede mantener esa distancia. Además, nadie apostaba por el cívico y responsable comportamiento de los “madridistas”, que nos han dado a todos una gran lección de solidaridad al no celebrar su 34 Copa liguera como ha sido costumbre siempre, quedándose en casa y aplaudiendo desde los balcones, como nos pidió nuestro alcalde. Esa, si es una actitud cívica, responsable y solidaria.

¿Cómo entender que en algunas comunidades se cierren los cines los teatros y demás espacios culturales? No se puede comparar la “cultura segura”, donde se respeta la higiene de las manos, la distancia de seguridad y la obligación de llevar mascarilla, con los botellones, las fiestas clandestinas, las celebraciones de fin de curso o de selectividad y los locales de ocio nocturno que no las respetan en absoluto, con la mirada impávida de los responsables municipales y autonómicos.

De todos modos y aunque Madrid sigue en alerta como debe ser, es cierto que se deben aumentar los contratos de nuevos controladores, potenciar la Atención Primaria y aumentar el numero de pruebas diagnósticas porque son realmente necesarias. El Coronavirus continúa entre nosotros y él, si que no baja la guardia.

Jesús Sánchez Martos

Catedrático de Educación para la Salud en la Universidad Complutense de Madrid

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios