www.madridiario.es
Lanzamiento de disco entre los árboles
Ampliar
Lanzamiento de disco entre los árboles (Foto: Miguel Espiau)

Madrid International Disc Golf: “No tiene sentido que seamos la única capital europea sin campo propio”

La euforia del Disc Golf

Por Fernando Rodríguez
domingo 08 de agosto de 2021, 08:57h

Son muchas y muy diversas las disciplinas deportivas que se pueden practicar en Madrid. Desde los clásicos fútbol o running al estrambótico tiro de hacha, pasando por otras poco comunes como el lacrosse o el pole dance. Sin embargo, pocas o ninguna tan desconocidas y que, al mismo tiempo, estén levantando tantas pasiones como el disc golf, un mix entre el frisbee, el golf y el baloncesto y cuyo número de adeptos alrededor del mundo no para de crecer.

“Es muy similar al golf, pero mucho menos elitista. De hecho, su origen se encuentra en el movimiento hippie de los 60. Compartimos con ellos el reglamento, pero cambiamos la bola por un disco de plástico y el hoyo por una cesta metálica de unos 35 kilos. Tampoco hay palos, solo diferentes tipos de frisbees. El objetivo es idéntico: introducir el disco en la cesta en el menor número de lanzamientos como sea posible”, explica Carlos Río, pionero en introducir este curioso deporte en nuestro país y que también preside la Asociación Española de Disc Golf (AEDG).

Río detalla cómo empezó a jugar cuando se trasladó desde Oviedo, su ciudad natal, a Noruega, para estudiar en la Universidad de Oslo. “Aunque en España aún es poco conocido, el disc golf se encuentra totalmente asentado en los países nórdicos y también en otros lugares como Estados Unidos, Reino Unido y Alemania. Poco a poco ha ido extendiéndose por todos los rincones del mundo, generando miles y miles de nuevos jugadores cada año”.

Ya en 2012, decidió dejar su trabajo para dedicarse por completo a la profesionalización de este particular deporte en España. Para ello fundó el primer equipo de disc golf dentro de nuestras fronteras, el Disco Club Oviedo. Además de crear su propia empresa de material deportivo específico para disc golf.

Ahora, cuenta orgulloso, “ya existen equipos en muchas grandes ciudades como Madrid, Barcelona o Bilbao”. En total, afirma, son diez los equipos que componen actualmente la AEDG, con unos 200 jugadores federados, aunque son muchos más los aficionados que lo practican por su cuenta, a nivel amateur, sin necesidad de formar parte de un equipo profesional.

Cada vez más aficionados

Al contrario de lo que ha ocurrido con otros deportes, sobre todo colectivos, cuya práctica se ha visto mermada o, en el peor de los casos, suspendida a partir del inicio de la pandemia, el disc golf ha experimentado un crecimiento exponencial desde la puesta en escena del temido coronavirus. De los 53.000 jugadores prepandemia a los más de 70.000, de acuerdo con las cifras aportadas por la Professional Disc Association. La pregunta que cabe hacerse ahora es “¿por qué?”.

“Las razones son variadas”, aclara Río. Por un lado, se trata de un deporte que se puede practicar individualmente, sin necesidad de compartir el material y, además, al aire libre. Normalmente, en un parque. Eso ha propiciado un menor número de restricciones, a diferencia de lo que pudo ocurrir en espacios cerrados como los polideportivos y los gimnasios.

Otro motivo es que jugar resulta muy barato. El precio de los discos ronda los 25 euros y, aunque los profesionales jueguen con diferentes tipos en función de la distancia a la que se encuentren de la canasta, para empezar sobra con uno. Las cestas, por su parte, suelen estar ya situadas en los espacios habilitados para su práctica. Estos, generalmente, son públicos, por lo que no suponen desembolso alguno para el jugador.

A todo ello habría que sumar el hartazgo que experimenta muchos deportistas con respecto a las actividades más convencionales. “Hay quien se harta de hacer siempre lo mismo y prefiere experimentar cosas nuevas. También hay quien no se encuentra en una forma física extraordinaria y se ve limitado para ciertas disciplinas. Esto no ocurre en el disc golf. Una vez que empiezas a jugar te enganchas y ya no lo dejas nunca”, concluye.

Disc golf en la región

Tanto ha crecido el disc golf en los últimos años que solo era cuestión de tiempo que llegase a la capital, primero de la mano del Disc Golf Madrid, allá por el año 2015 y, en la actualidad, con el Madrid International Disc Golf, fundado en 2018 y que está formado por unos 40 miembros, casi la mitad extranjeros.

Como a falta de pan, buenas son tortas, los aficionados madrileños deben conformarse por el momento con practicar su deporte favorito en parques, jardines y espacios verdes repartidos por toda la región y que, sin embargo, aún no están habilitados de manera específica para ello.

“En el Madrid International Disc Golf llevamos mucho tiempo intentando conseguir un campo. Prácticamente desde nuestra fundación. Hemos presentado varios proyectos al Ayuntamiento con diseños en Casa de Campo, aunque sabemos que es muy complicado por el tema de los permisos, en el parque de Polvoranca de Leganés, en el Emperatriz María de Austria, que es donde estamos jugando ahora…”, expone Miguel Espiau, miembro de la directiva del Madrid International Disc Golf.

“Además ahora, en pleno verano, nos estamos encontrando con los típicos problemas burocráticos: si la persona responsable está de vacaciones, si es el otro quien tiene que autorizar tal o cual decisión…”, añade.

A pesar de contar con el respaldo de numerosas firmas internacionales, aún no han conseguido una respuesta en firme por parte del consistorio. “Hasta ahora no hemos conseguido que nos hagan caso. Ni con el apoyo de diversas marcas. Da un poco de rabia, porque, a pesar de que el disc golf es todavía un deporte minoritario, tenemos derecho a contar con un campo propio para jugar. Construirlo no es caro. Menos de 20.000 euros. Tampoco mantenerlo, porque no resulta nada invasivo. Ni siquiera es necesario podar los árboles. No tiene sentido que Madrid sea la única capital europea sin campo propio”, afirma Espiau.

Otro punto a favor en la consolidación de unas instalaciones adecuadas para la práctica del disc golf en Madrid es el factor turístico. “Cada año son miles los aficionados de todo el mundo, sobre todo del norte de Europa, que viajan a distintos países para conocer nuevos campos. Incluso se organizan torneos internacionales que dejan grandes cantidades de dinero en las ciudades que los acogen”, concluye.

A raíz de la Copa de España 2021, que tras el verano recalará en Madrid como única sede del país sin instalaciones específicas, desde el International confían en “dar mayor visibilidad al disc golf” y conseguir, por fin, que el Gobierno municipal apruebe el proyecto para la construcción del tan ansiado campo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios