www.madridiario.es
‘La bella Otero’, nueva producción del BNE
Ampliar
‘La bella Otero’, nueva producción del BNE (Foto: Antonio Castro)

‘La bella Otero’, nueva producción del BNE

Ballet operístico en el Teatro de la Zarzuela

jueves 08 de julio de 2021, 11:36h

Rubén Olmo afronta su primera gran producción como director del Ballet Nacional de España. Se trata de la recreación de un personaje legendario de las variedades: Carolina Otero La bella Otero.

Olmo es el coreógrafo y director, con Manuel Busto al frente de la Orquesta de la Comunidad de Madrid. En la banda musical han participado Manuel Busto, Alejandro Cruz, Agustín Diassera, Rarefolk, Diego Losada, Víctor Márquez, Enrique Bermúdez y Pau Vallet.

En este ‘ballet operístico’, como lo califica el director, se recorre la vida de la Otero desde sus orígenes gallegos hasta sus triunfos en la Francia de la Belle Époque. Ello permite al coreógrafo y a los compositores transitar por numerosos ritmos, desde la muñeira inicial, a los cuplés, pasando por aires flamencos y por una versión de la Carmen de Bizet. Una historia con tantas localizaciones y ambientes requiere un vestuario lujoso, que nos lleva a las primeras décadas del siglo pasado.

Carolina Otero nació en la localidad pontevedresa de Valga el año 1868. Tuvo una infancia y adolescencia turbulentas, escapando de su aldea para dedicarse al espectáculo como bailarina y cantante. Gracias a un banquero al que conoció en Barcelona, pudo presentarse en Francia, donde llegó a ser muy popular. Claro que la leyenda que dejó atrás fue la de una mujer que no dudó en relacionarse con monarcas y políticos influyentes para mantener su extraordinario tren de vida. Se supone que llegó a acumular una gran fortuna. Una de las anécdotas que se cuentan de ella es que salía a escena adornada con tantas joyas valiosas, que tenía guardaespaldas para evitar que la robaran. Sin embargo, sobrevivió hasta los 96 años gracias a una pensión que le otorgó el casino de Montecarlo. En 1910 se estableció en Niza y en esa ciudad murió el año 1965. Se cuenta que a su entierro solo acudió el personal del casino.

En 1926 publicó Les Souvenirs et la Vie Intime de la Belle Otero, un libro de memorias escrito con Claude Valmont, que ha debido proporcionar material histórico tanto a Rubén Olmo como a Gregor Acuña-Pohl, encargado de la dramaturgia del ballet. A este último se debe también la dramaturgia de La maldición de los hombres Malboro, programada la pasada semana.

En La Bella Otero se presentan los episodios más destacados de esa vida de leyenda. Para encarnar a Carolina el Ballet cuenta, como artista invitada, con la bailaora granadina Patricia Guerrero. Como gran producción que es, participa la compañía al completo. Destaca la presencia de Maribel Gallardo, Francisco Velasco y Antonio Correderas. Hasta aparece Rubén Olmo encarnando a Rasputín cuando aparece el zar Nicolás II.

El Ballet Nacional, a lo largo de su existencia, ha estrenado ballets de estas características, con una historia a desarrollar, como Medea, La gitanilla, Don Juan o, más recientemente, Sorolla.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios