www.madridiario.es
Obras de demolición del Vicente Calderón.
Ampliar
Obras de demolición del Vicente Calderón. (Foto: Chema Barroso)

El Ayuntamiento instalará tres medidores más de contaminación y ruido en las obras del Calderón por la preocupación vecinal

miércoles 04 de diciembre de 2019, 08:00h

“Estamos rodeados de obras por todos los sitios, hay un ruido excesivo y muchísimo polvo”. Quien habla es una de las profesoras del instituto Gran Capitán, uno de los centros afectados por las obras de demolición del estadio Vicente Calderón. Como ella, otra vecina pone en duda que la contaminación que emana de la gran obra esté permitida. “Estamos desesperados”, continúa. Y son varios los que alzan la voz.

Sin embargo, los datos oficiales dicen lo contrario. Según los otorgados por el Ayuntamiento que recoge la empresa que se encarga del proyecto, el nivel de los gases contaminantes entre los meses de septiembre y noviembre ha sido “bastante buena” y las partículas de la obra que se quedan en el aire “son mínimas”.

Es una versión que también mantiene el Consistorio que, pese a todo, ha decidido instalar nuevos medidores para tranquilizar a los habitantes. En una reunión celebrada este martes en la que estuvo presente Madridiario, la delegada de Obras y Equipamientos, Paloma García Romero, confirmó que ya están en marcha los procesos para tomar nuevos datos y seguir confirmando su versión: que la obra no está afectando a la salud de los vecinos.

Es más, su versión se vio respaldada por una responsable de Madrid Salud, que ratificó que “si hubiera un problema de salud”, ellos serían “los primeros” en alertar. “No se está respirando peor que en el resto de la ciudad”, constató a la vez que volvió a insistir en la idea de que la calidad del aire “es bastante buena para la que está cayendo”. En este punto, también aseguró que el SERMAS no tiene ningún documento oficial que pruebe que estén aumentando las infecciones respiratorias, pese a que es un rumor que corre por el barrio.

Con todo, eso no cambia los planes municipales, pues se instalarán de igual forma tres nuevas estaciones: una acústica, que se sumará a las otras 12 del estilo que están repartidas por la zona; otra de emisiones, que supondrá que el número total de las mismas suba a cinco; y una de control de incidencia de viento. Se espera que estén operativas en breve, ya que o bien están instaladas o están configurándose.

Con esto, el Consistorio quiere lograr que los vecinos mantengan la calma. “Hemos visitado las zonas afectadas y hemos dado respuesta a vuestras dudas”, se defendía la concejala del distrito Arganzuela, Cayetana Hernández de la Riva, en el mismo encuentro. En su intervención, recordó que esta era la segunda reunión informativa y que la próxima tendrá lugar en marzo. No es habitual que las obras tengan estas reuniones de seguimiento pero en este caso, tal y como recuerdan fuentes del departamento de Obras y Equipamientos, los vecinos insistieron en conocer a fondo las actuaciones. “Algo que es lógico y es bueno”, destacan.

Allí, los responsables políticos y técnicos responden a las dudas y apuntan las peticiones de los vecinos. Por ejemplo, en la misma sesión, José Luis Infanzón, director general de Espacio Público, avanzó que el tramo entre el Paseo de los Melancólicos y San Epifanio de la calle Alejandro Dumas reabrirá al tráfico en febrero de 2020 y que el situado entre las calles Duque de Tovar y Pontones no lo hará hasta septiembre de 2020. En cuanto a las calzadas perimetrales de la actuación, el cálculo pasa porque estén listas en mayo del próximo año y las aceras, finiquitadas en agosto.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

2 comentarios