www.madridiario.es
El adiós de Concha Velasco
Ampliar
(Foto: Antonio Castro)

El adiós de Concha Velasco

miércoles 15 de septiembre de 2021, 17:29h

Ahora parece que sí, que Concha Velasco se retira definitivamente de los escenarios. En las últimas semanas se han publicado muchas noticias sobre este adiós anunciado en Valladolid, su ciudad natal. Hoy la productora de La habitación de María, ha emitido un comunicado anunciando el fin de la gira de este montaje. Será en el teatro Bretón de Logroño los días 20 y 21 de septiembre. En ese momento la actriz habrá realizado 144 representaciones, vistas por más de 31.000 espectadores.

La habitación de María, un monólogo escrito por Manuel Velasco y dirigido por José Carlos Plaza, se estrenó en San Sebastián el 12 de agosto de 2020. En Madrid pudo verse en el teatro Reina Victoria durante tres meses.

En el escenario ya era muy evidente la pérdida de facultades físicas de la popular actriz. Toda la representación la hace sentada. Su delicada salud volvió a causarle problemas durante su reciente estancia en Barcelona. Parece que el cuerpo ya le ha dicho basta.

Su hijo Manuel ha manifestado repetidamente que le ha pedido la retirada de las giras y del esfuerzo escénico, aunque deja abierta la posibilidad de alguna colaboración en producciones audiovisuales.

Concha Velasco cumplirá 82 años el próximo día 29 de noviembre. En 2014, cuando representaba Hécuba en el teatro Español, comenzaron sus graves problemas de salud, obligándola a suspender la temporada. Reapareció unos meses más tarde con la comedia Olivia y Eugenio y, a pesar de su salud, no ha dejado de estrenar montajes teatrales.

El 19 de enero de 1956 (¡65 años!) una juvenil Conchita aparecía por primera vez en un escenario madrileño. Fue el del Maravillas con la revista El águila de fuego, que encabezaba Celia Gámez. Junto a Concha, en un papelito de botones, aparecían también Licia Calderón y Teresita Arcos, ambas retiradas hace tiempo.

Concha Velasco es, sin discusión, una estrella. Con una filmografía apabullante, con casi cuarenta montajes teatrales estrenados, decenas de horas de programas de televisión, tanto de entrenamiento como dramáticos, se puede decir de ella que ha pasado su vida trabajando. Solo así se explica el abultado currículo de su carrera. También hemos conocido casi toda su vida al detalle. Nunca se ha recatado en airear sus problemas, bien sentimentales o económicos. Pero el peso de su trabajo y las decenas de interpretaciones memorables puede con cualquier otra consideración.

Concha renovó el género musical español con dos espectáculos extraordinariamente taquilleros: ¡Mamá, quiero ser artista! 1986, y ¡Carmen, Carmen!, 1988. No dudó en convertirse en productora cuando quiso emprender otras aventuras, como Hello, Dolly!, aunque la llevaran a la ruina.

Pero ¿quién puede olvidar Teresa de Jesús, Tormento, Pim, pam, pum… fuego o Buenas noches, madre?

Los que pudimos verla el pasado otoño en La habitación de María tuvimos la sensación, tristemente confirmada, de que era la última vez que veíamos a la Velasco actuar sobre un escenario. El mismo desde el que recibió, junto a Arturo Fernández, una interminable ovación con el público puesto en pie, en la celebración del centenario del teatro Reina Victoria.

Concha está a tiempo de recibir un gran homenaje del público y de sus compañeros ahora que la situación sanitaria parece que permite una casi normalidad en las salas de espectáculos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios