www.madridiario.es

Crisis económica, crisis sanitaria, crisis laboral

miércoles 30 de diciembre de 2020, 15:31h

Para España el gobierno estima un índice de paro cercano al 17% para el próximo 2021, cifra que el Banco de España sitúa en torno a un 19-20%. El mercado laboral español ha sido el más castigado de Europa por la pandemia, situándose a la cabeza en cuanto a paro juvenil se refiere, con una tasa aproximada del 40% y con un aumento en cuanto a la precariedad que, unido a una aceleradísima digitalización, contribuye al aumento de la desigualdad dificultando la recuperación económica.

Crisis económica, crisis sanitaria, crisis laboral
Ampliar

Implantación del teletrabajo

Uno de los efectos de la imposición de restricciones en el movimiento que la pandemia ha dejado en el mundo laboral es una acelerada digitalización del trabajo, puesto que las empresas han tenido que establecer en tiempo récord estrategias de adaptación del trabajo, lo que ha llevado a una gran parte de los trabajadores a desarrollar el llamado “teletrabajo”, situación que poco a poco tanto empresarios como trabajadores van normalizando. Ésta modalidad de trabajo -para muchos novedosa- supone la posibilidad de flexibilizar los horarios de la jornada laboral, pudiendo incluso adaptarlos para conseguir la tan difícil conciliación laboral y familiar, en función de las propias necesidades del trabajador, lo que podría derivar en una mayor productividad por la mejora en la gestión del tiempo, a la vez que para la empresa también conlleva otra serie de ventajas pues le permite ahorrar en costes de infraestructura.

A pesar de la pérdida de la cercanía entre los compañeros distintas encuestas muestran un aumento en cuanto a la satisfacción laboral se refiere y aunque aún es pronto y habrá que estudiar la evolución de la situación, la flexibilidad horaria parece ser uno de los elementos más valorados del teletrabajo que la pandemia ha provocado, y, según revelan algunas encuestas, el 80% de los empresarios esperan continuar ofreciendo el teletrabajo tras la pandemia, algo que era más común en quienes obtenían sus ingresos por cuenta propia o eran freelancers.

Marketing de afiliados, teletrabajo por cuenta propia

En un momento de extrema digitalización, son muchas las nuevas oportunidades de negocio surgidas por la acuciante necesidad que los confinamientos provocados por la pandemia están generando, entre las cuales encontramos el marketing de afiliados, que consiste en promocionar un producto o servicio a través de blogs, etcétera.

Dentro de estos programas de marketing de afiliados hay gran variedad, por ejemplo, los hay que pagan si se realiza una compra en un marketplace desde un enlace de la página del afiliado, o si el dueño de la página se siente más cómodo con productos financieros o con la economía en general puede decantarse por alguno de los programas de afiliados de Forex incluidos en easyMarkets Partners con los que generar beneficios mediante distintas recompensas para distintos objetivos a cumplir - no se paga lo mismo en el programa CPA, en el que el nuevo usuario que llega desde la página del afiliado se activa, que en el programa CPL, en el que el nuevo usuario se verifica telefónicamente o en el programa CPI, donde el nuevo usuario deberá instalarse la aplicación del bróker-. En estos programas de afiliados del bróker online si el usuario llega más lejos el afiliado gana más, no siempre es necesario concretar una venta, es decir, no es necesario siempre que el usuario captado realice un ingreso en la plataforma del bróker.

La psicología del teletrabajo, ¿una modalidad de trabajo con gran proyección futura?

Por otro lado, recientes estudios vinculan el teletrabajo con sentimientos de soledad y aislamiento y estrés que pueden derivar en problemas psicológicos. En cualquier caso, puesto que esta nueva modalidad parece haber venido para quedarse, el gobierno emitió un decreto el pasado mes de septiembre estableciendo los derechos y obligaciones que lo regulan.

Esta modalidad de trabajo que es relativamente innovadora en nuestro país no lo es, sin embargo, en países como los Países Bajos -donde el 14% de los neerlandeses ejercía el teletrabajo antes de la pandemia- que cuentan con una cultura de “empleo flexible” ya desde tiempos anteriores a la pandemia, siendo líderes en teletrabajo a nivel mundial, seguidos muy de cerca por Finlandia. Cuentan además con una excelente infraestructura, inversión en digitalización y algo de lo que carecen la mayoría de las empresas fuera de ese país, la cultura de la confianza. Los gerentes confían en sus empleados a diferencia de lo que sucede en la mayor parte de las empresas del mundo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios