www.madridiario.es

Del populismo a la mentira, de los bollos al cannabis

lunes 09 de mayo de 2022, 14:59h

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, que en breve se convertirá en ama y señora del PP de la región, afila sus pinceles para parecer que, en vez de pintar su proyecto futuro, apunta al contrario. Desde que el nuevo jefe de los populares de España, Alberto Núñez Feijóo, diese permiso para celebrar ese -tan ansiado por alguna- congreso regional en el que ya se sabía la ganadora, la mandataria madrileña parece obsesionada en parecer más como líder populista que ‘popular’ del PP.

Todo va tan deprisa en el terreno de juego de los ‘populares’, tanto de Madrid como de España, que es difícil distinguir qué se pretende con cada nueva propuesta sorpresa. El que era presidente de la Xunta de Galicia se ha convertido de la noche a la mañana en el sustituto de Pablo Casado, que cayó en desgracia al coincidir sus explicaciones sobre la honestidad necesaria entre cargos y sus familiares y amigos con la denuncia de Ayuso de que había sido espiada. Nada se sabe del espionaje o poco sobre el supuesto caso del hermano de la presidenta regional y lo que se llevó por la cara y las mascarillas del caradura. Casado, del que tampoco se sabe nada, fue el que la puso a dedo la primera vez como aspirante a presidir la Comunidad cuando el que más sonaba era Ángel Garrido. La eligió porque eran grandes amigos de la etapa de las Nuevas Generaciones del PP. ¡Ten amigos para esto!

Siguiendo la estela de Vox, populistas de verdad y sin vergüenza, Ayuso ha dejado bien claro que la izquierda en su conjunto es un conglomerado raro de personas y siglas que, si se les deja gobernar, llevará a los españoles y madrileños a la ruina, al desenfreno sexual, y llenará los colegios de doctrinas que llevarán a nuestros hijos al vicio y al poliamor. Promete llevar la libertad a todos los lugares donde el vicio y la insensatez de la izquierda todavía campen a sus anchas.

Ahora toca señalar a los que consumen alguna droga que ella considera nociva. Coincidiendo con el registro en la Asamblea regional de una iniciativa de Más Madrid para abrir el debate sobre la legalización del cannabis, Ayuso insulta de nuevo a la inteligencia de muchos hablando de estos asuntos miente cuando dice que la izquierda quiere porros y prohíbe que los niños coman bollos. Hace unos días, aparecía para dar caña al Gobierno por recomendar no beber alcohol en las comidas, con una copa de vino en la mano.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) droga es “toda sustancia que, introducida en un organismo vivo, pueda modificar una o varias de sus funciones”. Droga es el vino y el porro, por lo que sus consejos de que bebamos vino rompen con mi libertad de fumar marihuana, de la que, por cierto, no hago publicidad. Ella, que se dice amante de la libertad, por qué no respeta mi libertad y deja de decir sandeces sobre una sustancia que, además de ser legal en numerosos países, la consumen en privado cientos de miles de personas de todas las ideologías y condiciones sociales.

Haga la campaña que quiera y haga lo que quiera en el Parlamento hasta que las mayorías sean otras, pero deje de mentir obligada por el populismo tan de moda en estos tiempos y no mezcle la bollería con el cannabis. Abrase a un debate serio y científico sobre las consecuencias del mercado ilegal y delictivo que arrastra la no legalización de la marihuana. Tendrá amigos que fuman porros y se reirán de lo dice si la escuchan.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios