www.madridiario.es
Cristóbal Oudrid (compositor, 1825-1877)
Ampliar
(Foto: Antonio Castro)

Cristóbal Oudrid (compositor, 1825-1877)

sábado 31 de octubre de 2020, 17:17h

A unos cincuenta metros de la entrada al cementerio de San Isidro una tumba, a la izquierda del camino central, llama la atención. Un medallón con la efigie de un hombre maduro es el elemento principal. Está rodeado por una corona de laurel y acanto. Sobre la lápida un apellido: Oudrid y los años de nacimiento y defunción, 1825-1877. Recuerdo de tu esposa. La lápida está rematada por la figura de una lira. Y es que ahí está enterrado uno de los más prolíficos compositores de zarzuela del siglo XIX.

Cristóbal Oudrid había nacido en Badajoz. Sus padres lo pusieron muy pronto a estudiar música. En 1840 se trasladó a Madrid encontrando una plaza de flautista en el teatro de la Cruz. Pero donde comenzó a destacar fue en el teatro del Instituto, que estaba en la calle de las Urosas (hoy Luis Vélez de Guevara). Él fue uno de los artífices de la resurrección de la zarzuela en los escenarios españoles. El género estaba muy abandonado pero descubrió, con otros colegas, que podía recuperar al público. Compuso a lo largo de su corta vida casi setenta zarzuelas, además de algunas revistas. Hoy están todas fuera de repertorio pero tuvieron mucho éxito, entre otras, El duende, El postillón de la Rioja, El último mono o El molinero de Subiza. En esta última se incluye la popular Salve marinera, que se sigue cantando en festividades relacionadas con el mar. Y todo eso haciendo caso omiso a las malas lenguas que, en sus comienzos, decían que solo sabía componer jotas.

No debemos olvidar que este compositor fue también empresario y uno de los fundadores y promotores del teatro de La Zarzuela. Una sociedad formada por Joaquín Gaztambide, Francisco Salas, Francisco Asenjo Barbieri, Cristóbal Oudrid, Luis Olona, Rafael Hernando y José Incenga había arrendado el teatro del

Circo (plaza del Rey) en 1851. Hernando e Incenga abandonaron esa empresa dos años más. El resto comenzó a gestar a final de 1855 la construcción de un nuevo teatro a la vista del gran rendimiento económico que proporcionaba el género lírico en ese momento. El 10 de octubre de 1856 se inauguraba el teatro de La Zarzuela, levantado en muy pocos meses. Para este teatro compuso su última obra: Los pajes del rey. Dejó escrita otra titulada El consejo de los diez, que no sé si estrenó póstumamente.

Cristóbal Oudrid murió a consecuencia de una pulmonía el 13 de marzo de 1877. Ya se había visto afectado en dos ocasiones anteriores. A pesar de encontrarse enfermo, había acudido a un ensayo lo que, posiblemente, precipitó su fallecimiento. Un día antes había muerto su colega, el también director de orquesta austríaco Johann Daniel Skoczdopole, que también había trabajado en el teatro del Circo y en el Real.

Cristóbal Oudrid

Cementerio sacramental de San Isidro

Patio Cuarto, de la Purísima Concepción

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios