www.madridiario.es
Biblioteca pública Manuel Alvar
Ampliar
Biblioteca pública Manuel Alvar (Foto: Comunidad de Madrid)

La biblioteca Manuel Alvar, cerrada desde 2019 por unas obras que todavía no han comenzado

Por Fernando Morales
miércoles 06 de octubre de 2021, 07:49h

Se cerró el 22 de abril de 2019 por unas obras que se calificaron de urgentes. Dos años y medio después, todo sigue igual. Ni obreros, ni movimiento en el edificio de siete plantas. La biblioteca Manuel Alvar sigue cerrada, un espacio de 6.580 metros cuadrados, con 288 puestos de lectura y 34 para el uso de Internet que, a pesar del tiempo transcurrido, continúa con las persianas bajadas, dejando a los vecinos del barrio de Salamanca sin este servicio básico.

El problema se ha agravado en agosto, cuando el Ayuntamiento de Madrid cerró la biblioteca David Gistau, más conocida en el barrio como la biblioteca de Buenavista, y a la que acudían los vecinos mientras Manuel Alvar estaba cerrada. “¿Hasta cuándo van a dejar sin servicio de préstamo y de salas de estudio y de lectura a tanta gente del barrio que hacía uso de estos dos centros?”, se pregunta Ángel Goyanes, un vecino de Salamanca que ha presentado ante la Comunidad de Madrid 10.000 firmas pidiendo “abrir ya” la biblioteca “más grande con la que contaba el barrio”.

La biblioteca se acondicionó para su uso como biblioteca tras la rehabilitación de un antiguo edificio de laboratorios en la década de los 80. Con el paso del tiempo, afirman desde la Consejería de Cultura y Deporte de la Comunidad de Madrid, la biblioteca se encontraba "en una situación precaria y que hacía imposible mantener la seguridad de usuarios y trabajadores y presentaba graves deficiencias en materia de seguridad y accesibilidad". Por ello, el Ministerio decidió acometer "mediante procedimiento de emergencia" una obra que la dotara de las medidas contra incendios adecuadas y según normativa.

Goyanes tacha de “enigmáticas” las obras por las que se cerró hace ya dos años un centro que ofrecía no sólo servicio de préstamo, también albergaba salas de estudio, internet, salón de actos, exposiciones y otros servicios básicos. Además, la biblioteca cuenta con el fondo Manuel Alvar y una colección que solo podía consultarse en sus instalaciones: más de 560.000 documentos registrados que por las obras, no se pueden disfrutar.

No es la primera vez que este vecino solicita la apertura del centro. Ya se había puesto en contacto en “varias ocasiones” tanto con la Comunidad de Madrid –encargada de la gestión del archivo- como con el Ministerio de Cultura -titular del centro- y la Junta Municipal del Distrito de Salamanca, pero la solución no llega: “Pasan los meses y siguen ignorándonos. A mí y a otros casi 10.000 vecinos”, denuncia Goyanes.

Lo que está pasando con el centro, según los vecinos, es que no existe interés en tenerla abierta. Unas obras se han encadenado con otras y entre todas las administraciones (estatal, regional y local) “la tienen cerrada”. Y es que, según justifican desde el Ministerio de Cultura y Deporte, en 2019, tras un acuerdo con la Comunidad de Madrid, se realizó una inversión de 1.400.000 euros para la renovación completa del sistema de climatización y la adecuación de los espacios e instalaciones de la Biblioteca a la normativa de prevención de incendios.

Unas obras que llegaron a los usuarios de manera inesperada y sin previo aviso, pero que están aún sin iniciar. Aunque se cerró de urgencia, el Ministerio de Cultura asegura a Madridiario que “se han iniciado los trámites para la obtención de la licencia de obra". Una vez se obtenga, iniciarán el procedimiento de licitación de la ejecución de la obra con el objetivo de comenzar los trabajos en 2022.

Y es que tras la primera inversión, explica el Ministerio, a finales de 2019 se alcanzó un nuevo acuerdo para realizar “nuevas inversiones con la finalidad de rehabilitar totalmente la Biblioteca”. Pero como consecuencia de la pandemia, justifican, la redacción del proyecto de sustitución del sistema eléctrico, la mejora de la iluminación de todo el edificio, la sustitución de los suelos, pintura y “diversas mejorar de la accesibilidad” no se pudo contratar hasta octubre de 2020.

"Sin organización y previsión"

Una de las salas de la biblioteca Manuel Alvar

Por lo que, como explican, a la biblioteca le queda aún tiempo por abrir. El objetivo del Gobierno es poder comenzar las obras en 2022. Un problema que, para Goyanes, pasa porque se han hecho “las cosas sin organización y previsión y ahora están envueltos en una maraña administrativa”. El resultado, prosigue, es que los vecinos de Salamanca llevan más de dos años sin biblioteca.

Mientras, si algún vecino quiere hacer uso de este servicio para estudiar o préstamo de libros, la biblioteca más cercana es la de Francisco Ibáñez, situada a más de dos kilómetros, en el distrito de Chamartín. “Esto ya no se considera un servicio de barrio”, continúa Goyanes al cuestionar la idoneidad de cerrar la biblioteca David Gistau mientras la Manuel Alvar continúa en obras.

No obstante, desde el Ayuntamiento de Madrid defienden que debido al cierre de la biblioteca David Gistau, el pasado 16 de septiembre entró en funcionamiento un nuevo servicio de préstamo bibliotecario en el edificio multidisciplinar del Centro Municipal de Salud Comunitaria Retiro-Salamanca, situado en la calle Núñez de Balboa, para que los vecinos puedan seguir disfrutando de este servicio municipal. Y es que, tal y como aseguran las mismas fuentes, el edificio que también alberga la biblioteca David Gistau está siendo reformado y ampliado, con lo que esperan que las obras terminen antes de que acabe 2022. "Entre unos y otros, denuncia Goyanes, no se preocupan por los usuarios".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

2 comentarios