www.madridiario.es

Así es como un museo cambió la perspectiva turística de Bilbao

Por MDO
miércoles 07 de diciembre de 2022, 11:54h

España es un país deslumbrante con una cultura digna de ser reconocida en todo su esplendor, sin embargo, algunas regiones de este vasto territorio han venido experimentando serias dificultades para atraer la atención de los visitantes y mantener a gusto a sus residentes

Así es como un museo cambió la perspectiva turística de Bilbao
(Foto: Pixabay)

Situación visible en su actividad económica y que se puede visualizar dentro de plataformas como tradingforexsite.com donde es posible encontrar los mejores corredores del mercado.

Cabe destacar, que desde hace más de 20 años, Bilbao se introdujo en una carrera para hacer de su territorio un atractivo, no solamente para los turistas de todas partes del mundo, sino que también para sus residentes, es así como el Museo Guggenheim, en el corazón de las Islas Canarias mantienen los más altos estándares arquitectónicos, culturales y sociales de esta región.

Una España vaciada

No es un secreto para nadie que hace unas cuantas décadas la crisis en la eurozona ha afectado de forma significativa la evolución de la infraestructura arquitectónica y social de algunas zonas rurales de España.

Esto ha dado a luz un término conocido como la España vaciada, que en la actualidad afecta un gran porcentaje del territorio rural. Un desenfoque en la inversión dentro de la geografía urbana del territorio español ha generado que un número significativo de locales abandonen sus hogares y ejercicios laborales en busca de lugares más emergentes dentro de un escenario socioeconómico.

Ahora es posible encontrarse con poblados que han perdido desde el 45% de su demografía hasta la totalidad de la misma, como es el caso de Salto Castro, un poblado completamente abandonado y que ahora se encuentra a la venta por no más de 265 mil dólares.

Esta es una realidad que ya venía afectando distintas zonas de España, que, aunque podían verse en un plano ligeramente estable con actividades comerciales como el turismo y los negocios con materias primas, necesitaban realizar proyectos de envergadura con miras al futuro, así fue como nació el efecto Guggenheim.

Bilbao: potencia industrial vs potencia turística

Ya para finales del siglo XIX la explotación del hierro con bajos índices de fósforo en su estructura molecular y su fácil transporte fluvial desde las colinas hasta el corazón de Bilbao le había convertido en una potencia, especialmente porque suministraba la quinta parte de este material a muchas partes del mundo.

Sin embargo, casi finalizando el siglo XX, el comercio de hierro se encontraba en declive, además la contaminación derivada por el panorama industrial alejaba potencialmente a los visitantes de la región; mientras que otras partes venían sufriendo ataques de los separatistas vascos, mejor conocidos como ETA.

En pocas palabras, Bilbao venía perdiendo su esplendor y su demografía venía disminuyendo a raíz de ello, tanto que el escritor Jon Juaristi la catalogó como “la ciudad con menor calidad hospitalaria de España”.

Esto generó una alerta en la sociedad de los vascos, por lo cual se vieron en la necesidad de cambiar el panorama que se venía gestando, por lo cual acudieron al director de la fundación neoyorquina Solomon R. Guggenheim, lo cual impulsó un proyecto de expansión de la misma.

La idea no tenía tapujos, construir la edificación más grande del siglo era la meta, y estuvo a cargo del arquitecto Frank Gehry, quien recibió la indicación de diseñarlo al borde del río. El costo era abrumador ya que solo 100 millones de dólares se destinarían solo para el edificio.

Un resultado con gran éxito

El museo Guggenheim de Bilbao ha llegado a sus 25 años y ahora se considera una de las obras arquitectónicas más emblemáticas, no solo de España sino del mundo, lo cual atrae de forma directa a más de un millón de visitantes anuales.

La construcción de este asombroso centro de arte moderno, cambió la perspectiva de Bilbao, generó una limpieza del entorno visual de la ciudad, haciendo que el escenario de contaminación y violencia en tierras vascas se viera suprimido por una mira emblemática y moderna en las orillas del río.

Ahora el gobierno español y los habitantes podrían sacarle provecho a esta nueva edificación, el turismo y las actividades culturales nacionales e internacionales habían encontrado una nueva casa.

Los ingresos derivados de estas actividades forjaron una reestructuración y restauración de la ribera de la ciudad, lo que fortaleció la actividad comercial, toda la actividad de Bilbao dio un giro significativo y abrió sus puertas a una nueva forma de hacer cara al futuro. Ahora personajes como: Andy Warhol, Alberto Giacometti han encontrado un centro para exponer sus obras.