www.madridiario.es
Rinoplastia: una de las cirugías estéticas más antiguas y más desconocidas

Rinoplastia: una de las cirugías estéticas más antiguas y más desconocidas

viernes 28 de junio de 2019, 10:36h

La rinoplastia es una de las cirugías que con mayor frecuencia se realizan en el mundo en la actualidad, gracias a los excelentes resultados que se obtienen cuando se lleva a cabo correctamente. Esta cirugía, localizada en la zona de la nariz, modifica su estética de forma parcial o completa.

Aunque la gran mayoría de las personas que se someten a esta puntual intervención lo hacen con el objetivo de corregir imperfecciones naturales y estéticas de la nariz, existen también casos en los que se hace necesario reajustar debido a accidentes que no sólo han afectado la estética, sino también la respiración. Una de las principales ventajas es que la mayoría de las veces no deja cicatrices ni rastros visibles de intervención.

La rinoplastia y sus beneficios

Al ser el objetivo principal de la intervención quirúrgica rinoplástica el de corregir malformaciones o desviaciones en la nariz, el nivel de dificultad de esta cirugía requiere que sea llevada a cabo sólo por profesionales con experiencia. Para someterse a una rinoplastia Madrid es la mejor ciudad que puede elegirse en España. Y más precisamente en la clínica estética del Dr. Castro Sierra, donde sus especialistas de reconocida trayectoria garantizan al paciente los resultados esperados. Una intervención llevada a cabo allí asegura beneficios, entre los que pueden mencionarse los siguientes:

  • Una nariz perfecta estéticamente, gracias a la modificación de su tamaño y forma.
  • La intervención del puente puede ayudar a un cambio positivo en el perfil.
  • También es factible cambiar la forma de la punta de la nariz.
  • La posición de las fosas nasales también puede ser alterada con el fin de encontrar ese cambio que se desea.
  • En algunas ocasiones la rinoplastia logra corregir algunos defectos que impiden el buen funcionamiento de la nariz, que generan consecuencias como el ronquido crónico.
  • También se garantiza la reconstrucción de la nariz en caso de haber sufrido algún accidente que deje marcas o cicatrices.
  • También se pueden remover las marcas de edad que aparecen cerca de la nariz con la ayuda de esta operación quirúrgica.

Los diferentes tipos de rinoplastia

La rinoplastia tiene como propósito intervenir quirúrgicamente en la zona nasal, pero esta cirugía puede variar según el motivo por el que sea necesaria.

Existen diferentes tipos de rinoplastia. En primer lugar se encuentra la rinoplastia abierta, que es la más común, y es realizada dentro de los orificios nasales. A diferencia de la cerrada, la rinoplastia abierta consta de una intervención en la que se remueven la piel y los tejidos que se encuentran en la superficie de la nariz. En la mayoría de las ocasiones esta operación suele ser hecha de manera secundaria.

La rinoplastia estética no tiene otro propósito más que el hecho de arreglar la nariz para lucirla perfecta, eliminando los rasgos que no son deseados, como las desviaciones o cualquier otro aspecto. Pero en el caso de la rinoplastia funcional, la cirugía se realiza con el fin de mejorar la respiración, en caso de que la persona tenga dificultad para respirar.

También existe la rinoplastia de aumento y de disminución, que como los nombres lo indican, modifican el tamaño de la nariz, ya sea para hacerla más grande o disminuirla.

Aspectos colaterales de la cirugía

Dado que el paciente experimentará un cambio sustancial en su rostro, es necesario que el paciente realice primero una evaluación psicológica, en la que se verifique su buen estado de salud mental. Esto es para que esté preparado al ver los resultados de la operación y evitar una mala reacción como consecuencia. El especialista también deberá plantearle al paciente preguntas muy precisas, como sus motivos para hacerse la operación, si tiene algún tipo de dificultad para respirar o algún otro problema con su nariz, y cómo cree que se sentirá luego de la intervención quirúrgica.

Las preguntas y las evaluaciones psicológicas forman parte de un diagnóstico que necesitará el cirujano para que pueda entender a su paciente, y de esta forma realizar una operación exitosa. Aparte de que también necesitará una revisión de la estructura anatómica de la nariz y sus detalles, para su correcta intervención.

Cualquier persona puede someterse a una rinoplastia, siempre y cuando sea mayor de 15 años de edad, debido a que hasta esta edad se desarrolla la estructura morfológica de la nariz.