www.madridiario.es

UAX

Dos alumnas hacen prácticas en el recién inaugurado Hospital de Simulación Virtual de la UAX.
Ampliar
Dos alumnas hacen prácticas en el recién inaugurado Hospital de Simulación Virtual de la UAX. (Foto: Kike Rincón)

Hospital de Simulación Virtual de la UAX: equivocarse para aprender

sábado 13 de abril de 2019, 09:00h
La Universidad Alfonso X el Sabio ha inaugurado su Hospital de Simulación Virtual, un centro de más de 2.000 metros cuadrados donde todos los alumnos de Ciencias de la Salud practican con pacientes 'de mentira' antes de enfrentarse a la vida real cuando terminen sus carreras.

¡Empuja, empuja!, grita una doctora en la sala de paritorio. Poco después nace un bebé que no respira pero que tiene latido, como si fuera un humano real. Las sanitarias lo colocan tiernamente sobre su madre y cortan el cordón umbilical. Esta es solo una de las prácticas que los alumnos de la Universidad Alfonso X el Sabio (UAX) llevan a cabo en el Hospital de Simulación Virtual (HSV).

Este jueves numerosas personalidades de la Sanidad madrileña, además de varios políticos - entre ellos los alcaldes de Villanueva de la Cañada y Navas del Rey, Luis Partida y Jaime Peral, respectivamente-, acudieron a la inauguración de estas instalaciones de más de 2.000 metros cuadrados en los que los alumnos de Ciencias de la Salud pueden jugar a ser médicos, enfermeros, fisioterapeutas o podólogos de verdad, entre otras profesiones.

El hospital de mentira simula a la perfección uno de verdad. Los pacientes (muñecos) tienen músculos, huesos, venas, órganos y hasta sangre. Se les puede coger vías, intubar o recoger sus constantes vitales. También se les opera, se les da un masaje o se les realiza una ecogafría. Todo para que los futuros especialistas aprendan a desenvolverse en los escenarios que se encontrarán cuando terminen su carrera.


"Con la simulación construimos experiencias controladas para hacer reflexionar sobre ello y aprender", explicó el Doctor José María Quintillá Martínez, presidente de la Sociedad Española de Simulación Clínica y Seguridad del Paciente (SESSEP), en la ponencia con la que inauguró las instalaciones de la UAX. "Existen suficientes evidencias científicas que demuestran que la simulación es útil para el aprendizaje de las personas", prosiguió.

Asimismo, puso de manifiesto la necesidad de que los alumnos practiquen con pacientes con los que pueden equivocarse para aprender a no cometer errores cuando se enfrenten a la vida en un hospital real. "A todas las personas lo que más nos preocupa es equivocarnos", sentenció. Y añadió: "Si las industrias automovilísticas no lanzan un nuevo coche al mercado hasta haberlo estrellado 300 veces, ¿cómo no vamos a trabajar con simulación antes, durante y después de trabajar con pacientes reales?", se preguntó de forma retórica.

Las cuatro 'Ces'

Después, Quintillá resumió en "cuatro ingredientes" la receta del aprendizaje por simulación: conexión -"la simulación solo tiene sentido si la conectamos con necesidades reales"; curiosidad -"lo que nos permite aprender de los errores y de los aciertos, reflexionar sobre ellos y preguntarse el por qué de las cosas es la curiosidad"-; calidad -"tiene que haber realismo en la simulación para que la gente sienta lo que se siente en la realidad"; y cariño -"lo que no se hace con cariño no tiene sentido y no funciona".

Con ello, insistió en formar a los formadores de la UAX para que garanticen la "seguridad psicológica" de sus alumnos, haciéndoles sentir que "nada de lo que digan o hagan en la simulación tendrá consecuencias" y fomentar que no tengan "miedo a equivocarse". Todo con un fin educativo que no es otro que el de "entender sus errores para no cometerlos luego" pero sin sentirse "dañados" por haberlos cometido.

El Doctor José María Quintillá Martínez, presidente de la SESSEP, inauguró el Hospital de Simulación Virtual de la UAX con la ponencia 'Simulación en la formación clínica. Aprender en la vida antes de que suceda'. Kike Rincón

Ese es el objetivo de las experiencias que los alumnos de todos los cursos de todas las ramas de Ciencias de la Salud de la UAX viven en sus prácticas en el Hospital de Simulación Virtual. Un centro en el que "se emula fielmente la actividad de un centro hospitalario real, desde el ingreso de un paciente hasta su alta médica", explicó el presidente de la Universidad, Jesús Núñez. El HSV es un "centro de alta tecnología", muestra de "la gran apuesta de la UAX por las Ciencias de la Salud", y que fue inaugurado "con gran entusiasmo", según sus palabras.

Al acto de presentación del HSV acudieron también el rector de la Universidad Alfonso X el Sabio, José Domínguez De Posada, y el director del centro, el Doctor Antonio López Román. Éste último ejerció de guía para todos los invitados que recorrieron, sala por sala, las instalaciones sanitarias.

Un hospital casi real

Algunos ponían nota a los alumnos mientras los observaban a través del cristal. Otros, los no sanitarios, incluso sentían la aprensión típica de quienes temen los hospitales. "¡Es virtual y ya me da cosa, si llega a ser real...!", exclamaban algunos. Y es que en el Hospital de Simulación Virtual no solo se realizan trabajos menores como una ecografía, sino que se pueden visualizar otras prácticas más complejas como una laparoscopia o una operación casi real.

Los invitados a la inauguración del HSV de la UAX pudieron ver las prácticas de algunos alumnos durante su visita al centro. Kike Rincón

El HSV consta de habitaciones de planta, consultas, salas de trauma, oftalmología o rehabilitación y hasta hospitalización domiciliaria, pero también hay urgencias, UCI y quirófanos. Porque la simulación, como explicó Quintillá, no solo sirve para atender mejor a los pacientes y saber reaccionar ante situaciones críticas, sino también para medir qué espacio se necesita para cada parte del hospital a la hora de construirlos o reformarlos, fomentar el trabajo en equipo y hasta dar cursos de comunicación para saber cómo dar malas noticias a las familias.

Sin embargo, para López Román, la sala más importante no es aquella que está llena de aparatos médicos, sino las vacías donde no hay más que una mesa, unas cuantas sillas y una pantalla de televisión. Es la sala Debriefing, donde los alumnos -un máximo de 10 por sesión- se sientan a ver cómo lo han hecho en las salas que sí disponen de simulación y que cuentan con varias cámaras para grabar las sesiones prácticas. El objetivo es analizar por qué han hecho lo que han hecho, cómo lo han hecho y cómo lo podrían mejorar. "Hay que ser autocríticos. Lo importante no es hacer cosas, sino reflexionar sobre ellas para que lo que se ha hecho mal, se corrija", concluyó.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.