www.madridiario.es

El privilegio de disfrutar Aranjuez

sábado 15 de diciembre de 2018, 09:53h

Esta semana se cumplen 17 años desde que la Unesco declaró el Paisaje Cultural de Aranjuez como Patrimonio Mundial, el tercero de los enclaves Patrimonio Mundial de la Unesco de los que podemos disfrutar en nuestra región.

Tenemos la inmensa suerte de haber heredado, en Aranjuez, un Patrimonio Histórico de extraordinaria diversidad y calidad. Parte de ese Patrimonio es obvio y conocido por todos: el Palacio Real y los Jardines; la casa del Labrador; las iglesias de San Antonio, San Pascual o Alpajés. Otra parte es más sutil: el trazado barroco de la ciudad; la configuración de los edificios del Centro Histórico; la transformación de un terreno cenagoso en una de las zonas más fértiles de nuestra región, las Huertas y Sotos Históricos del Rebollo, Picotajo y Legamarejo.

Nuestra obligación es transmitírselo a nuestros hijos en las mejores condiciones. Es decir, debemos mantener y conservar nuestro patrimonio, al menos, en las mismas condiciones en las que nos lo legaron y, a ser posible, aún en mejor estado.

Es importante concienciar a la sociedad de que esa es una tarea de todos. Los profesionales de la arquitectura suelen comentar que los edificios no se mantienen solos. Y eso también es aplicable a las calles, los jardines, las pinturas o las esculturas. Mantener nuestro patrimonio requiere compromiso político y económico.

El reto es extraordinario. Hablamos de un Patrimonio que fue generado con toda la potencia económica de un Imperio que ocupaba dos continentes, y que llevó siglos y dos dinastías configurar. Pero es un reto asumible para todos los que queremos convertir Madrid en la región más próspera del mundo.

La recompensa es tan extraordinaria como la dificultad. El potencial turístico de cualquier enclave Patrimonio Mundial genera puestos de trabajo en el sector servicios. La rehabilitación de los edificios de su entorno permite mantener empleos cualificados en el sector de la construcción, uno de los más afectados por la recesión y la industrialización. En el caso concreto de Aranjuez, las operaciones agropecuarias que se realizaron en las Huertas Históricas deben ser fuente de inspiración, investigación y desarrollo tecnológico para devolver a nuestra región a lo más alto de la tecnología en la industria agroalimentaria y en el sector primario y lugar donde ensayar los proyectos que desarrollan nuestras universidades.

Pero, por encima de todo, lo más importante es que nuestra historia y nuestro Patrimonio Cultural son la base sobre la que asentamos lo que somos y lo que queremos ser. Si tenemos la aspiración de devolver a Madrid a lo más alto entre las regiones de todo el mundo es porque lugares como Aranjuez, con su Patrimonio Cultural, nos recuerdan que es de allí de donde venimos.

Esther Ruiz

Diputada y portavoz adjunta de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid y portavoz en la Comisión de Mujer

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.