www.madridiario.es

Constitución 1978: más contenidos y menos símbolos

jueves 06 de diciembre de 2018, 10:26h

Creo que la Constitución está padeciendo la crisis de los 40. También creo que la mejor forma de superar estas crisis coyunturales es hablar para mejorar la situación. Y ese es el trnace, que cada vez hay más problemas para hablar, para dialogar, en un ambiente político envilecido. La Constitución es una herramienta, no un libro sagrado, que requiere de engranajes nuevos porque la situación de España no es la misma que hace cuarenta años. Quienes creen que la Carta Magna es intocable, pueden mirar alrededor. Italia ha reformado su Constitución en 30 ocasiones, Francia y Estados Unidos, en más de 20.

La ruptura con la dictadura, que cometió crímenes espantosos durante cuarenta años, culminó con la aprobación de la Constitución de 1978. La Constitución reformó, no cambió, símbolos del franquismo, como la bandera o el himno; pero como contenido práctico es una Carta Magna muy progresista, que por ejemplo, en su artículo 28 reconoce la libertad a afiliarse a los sindicatos y el derecho de huelga. Sólo ese artículo ya suponía una ruptura radical con la dictadura, que aunque hoy pueda parecer algo irrelevante supuso movilizaciones permanentes, mucha lucha y mucha sangre.

Paradójicamente, con unos movimientos trileros que tan bien protagoniza la derecha española, cada vez más escorada a la derecha, también hoy se quieren apropiar simbólicamente de la defensa de una Constitución que hasta José María Aznar confesó haber votado en contra. Como son tan amantes de lo simbólico, no está de más recordar que el Partido Comunista de España se quedó solo ante la propuesta de que la Fiesta Nacional de España se conmemorara el 6 de diciembre, no el 12 de octubre, que siempre ha olido a “día de la raza”.

La Constitución requiere ajustes basados en el consenso, pero el ambiente está enrarecido y ya los reconquistadores ultras, que empiezan a ocupar escaños, comienzan a reclamar reformas reaccionarias y de calado. Pareciera que quieren reconquistar el Fuero de los Españoles. Ese no es el camino.

La Constitución es mucho más que una bandera rojigualda con un escudo y una casa real. La Constitución es desarrollar su articulado y cumplirlo. Porque la Constitución ni alienta los desahucios, ni colmenas como lugares para dormir, la Carta Magna en su artículo 47, proclama que “todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada”.

La derecha y sus diversas marcas partidistas, avalarían la desaparición del artículo 43, tal como venimos viviendo en la práctica en la región de Madrid donde intentan hacerlo por la puerta de atrás. Es decir, el derecho a la protección a la salud”, competencia de los poderes públicos. Algo similar sucedería con el artículo 27, que se refiere al derecho de todos a la Educación.

¿Por qué hemos tenido que lanzarnos a la calle para defender el derecho a una pensión digna? Con las movilizaciones de los pensionistas se está defendiéndola Constitución y su artículo 50: “Los poderes públicos garantizarán, mediante pensiones adecuadas y periódicamente actualizadas, la suficiencia económica a los ciudadanos durante la tercera edad”.

También defendemos la Constitución, cuando exigimos la derogación de unas reformas laborales que propician que miles de personas engrosen las filas del paro o tengan que sobrevivir en empleos precarios. En este país se incumple la Constitución porque ya hay trabajadores pobres, porque se discrimina por sexo. Y el artículo 35 es muy claro: “Todos los españoles tienen el deber de trabajar y el derecho al trabajo, a la libre elección de profesión u oficio, a la promoción a través del trabajo y a una remuneración suficiente para satisfacer sus necesidades y las de su familia, sin que en ningún caso pueda hacerse discriminación por razón de sexo”.

Pero… los incumplimientos a veces se resuelven como retrocesos El artículo 20 de nuestra Carta Magna ensalza la libertad de expresión y el 21 proclama el derecho de reunión, mientras decenas de sindicalistas han sido procesados por manifestarse, por hacer huelga.

Este 40 aniversario de la Constitución, en Madrid ha tenido declaraciones impresionantes de su presidente, “contento” con los datos del paro o del tristemente alcalde de Alcorcón, que empieza a orbitar en el entorno ultra, sin máscara, de Vox. Este Día de la Constitución ha sido estridente y esas estridencias no son buenas aliadas de consensos.

En mi opinión, este 6 de diciembre también debería pasar por reclamar igualdad y el cumplimiento de derechos que en la Carta Magna se consagran. Las Comisiones Obreras estamos orgullosas de nuestro papel cuando empujamos la aprobación de esa Constitución que fue ruptura con una dictadura asesina.

Tenemos claro que nos opondremos a cualquier aroma, o mejor pestilencia, que nos retrotraiga a tiempos pasados. Estamos por la igualdad, por el progreso, por buscar puntos de encuentro en una España que ya no es la de 1977.

Jaime Cedrún

Secretario general de CCOO Madrid

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.